Sígueme desde tu Email

lunes, 13 de enero de 2014

Siempre nos quedará París...

Un paseo matinal por Rue du Docteur Blanche

Qué bien sienta madrugar en París y darse un paseo por Bois du Boulogne, recorrer sus senderos al borde de los Lagos Superior e Inferior, su cascada, pasar por delante del fantástico Hipódromo, incluso llegar hasta Rolland Garros, que está al Sur del Parque, no muy lejos...

Por cierto, tengo que acordarme de volver a ver la célebre película "Les Dames du Bois  du Boulogne", esa obra maestra de 1945, de Robert Bresson y Jean Cocteau...Qué historia tan increíble tiene este precioso parque...

Pero nada más salir de Boulogne, y cruzar Boulevard Suchet y Montmorency, entramos en Rue du Docteur Blanche, y nos encontramos con la Fundación Le Corbusier, metida dentro de un tranquilo, encantador y discreto parque interior, perpendicular a la calle y que apenas se ve desde ella.
                             
Entrada a la Fundación Le Corbusier. Foto Google
                                                                          

Un pequeño callejón privado, Square du Docteur Blanche, nos introduce en un mundo aislado de la gran ciudad. Se respira paz y hay un perceptible silencio solo roto por el trinar de los pájaros, y huele a jardín recién regado. El conjunto parece construido de hace poco tiempo, pero Ville La Roche-Jeanneret, como así se llamaba, se construyó entre 1923 y 1925. O sea, que hace 90 años estaba en construcción. En realidad son dos viviendas adosadas: casa residencia con galería de exposición, encargada por Raoul La Roche, coleccionista de arte de vanguardia europea s.XX, a su amigo el genial Arquitecto suizo, y casa para Albert Jeanneret y familia, hermano del Arquitecto.

Hoy es la Sede Permanente de la Fundación Le Corbusier, y alberga un Centro de Documentación con miles de dibujos originales, museo de objetos personales, exposición de cuadros, maquetas, planos de proyectos, biblioteca, fototeca y tienda de venta de publicaciones. Organiza seminarios, conferencias, viajes de visitas a edificios, y otras actividades culturales, en torno a la figura de Le Corbusier ( 1888-1965).

Entrada a la Fundación Le Corbusier. Fotos Nacho SM 
                                                                                         
Para los amantes de la Arquitectura, sean profesionales o estudiantes, esta imagen es icónica. El pabellón curvo de la Galería de cuadros, sobre pilotes y planta baja libre, los huecos rasgados. "fenêtres en longueur", la gran cristalera sobre la entrada y la famosa "chaise longue"...En Ville La Roche ya se venían anunciando los 5 puntos de la Nueva Arquitectura, que Le Corbusier expresaría con rotundidad en Ville Savoye en 1929.

Espacio de entrada. Foto Nacho SM
                                                                                                     
Espacios a doble o triple altura, que obligan a mirar en las tres direcciones del espacio, balcones prismáticos, pasarelas con barandilla tubular... son palabras del vocabulario racionalista de Le Corbusier, encaminadas a enriquecer el paseo por el edificio: "la promenade architectural". No sé cuantas veces habremos dibujado, los de mi generación, este espacio en la Escuela de Arquitectura. Recuerdo que de estudiante me lo sabía de memoria, y lo dibujaba a ojos cerrados... Por fin lo tenía delante de mi.

Lo bueno de ir a primera hora es que no hay nadie, y verlo allí, solo y en intimidad, me llenó de una emoción  difícil de describir. A media mañana comienzan a llegar autocares con alumnos de arquitectura de todo el mundo, que vienen en peregrinación, y ya es imposible verlo con tranquilidad.

Espacios interiores. Foto Nacho SM
Espacios interiores. Foto Nacho SM  
Espacios interiores. Foto Nacho SM
                                                                                                         
El vestíbulo de triple altura separa la zona pública de exposición, biblioteca, etc, de la zona privada residencial, y está bañado por la luz que penetra por la amplia cristalera, integrando visualmente el paisaje del jardín en la arquitectura interior. La escalera, sin embargo, permanece oculta a la vista, obligando a un recorrido físico y visual diferentes, a lo largo del cual se descubren nuevas perspectivas. La pintura cubista del Maestro es un elemento más en su arquitectura, adquiriendo calidad de paramento, e integrado en un grupo de huecos que sugieren, en segundas luces, otros espacios de la promenade. Hay que leer este espacio como una intersección limpia y minimalista de planos horizontales y verticales, donde no cabe lugar para el adorno, ni marcos ni puertas, ni descuelgues....

Espacios blancos abiertos, abstractos, desnudos, conceptuales y puristas definían el hábitat del nuevo hombre del s.XX. Su libro " Vers une Architecture" es una radical declaración de principios de la modernidad que caracterizó su obra arquitectónica y, posteriormente el Movimiento Moderno Europeo.

Pabellón curvo. Museo Le Corbusier. Fotos Nacho SM 
Pabellón curvo. Museo Le Corbusier. Fotos Nacho SM 
Pabellón curvo. Museo Le Corbusier. Foto Nacho SM 
                                                                           
El Pabellón curvo, o Galería es una de las salas dedicadas a exposición de objetos personales, cuadros, dibujos, etc. En realidad el museo es el propio espacio, que habla de los principios arquitectónicos de Le Corbusier. Introduce aquí la paleta de colores tierras, azules, grises... y diferentes conceptos de iluminación natural cruzada que modifica el espacio según la hora del día, y artificial: lineal y puntual. Aquí estamos en un espacio desarrollado en longitud, con unas largas circulaciones que invitan a leer la arquitectura desde distintos ángulos, a través del paseo arquitectónico. Recordemos que la rampa es el elemento de comunicación favorito de Le Corbusier, que luego repitió en tantos edificios paradigmáticos de su obra. Un espacio sublime de la arquitectura del s.XX

 Universo Le Corbusier. Foto Nacho SM 
                                                                                                    
Con gran dolor del corazón hay que despedirse. Me costó salir, pero me despido con la última fotografía de la arquitectura integrada en la naturaleza en este juego de reflejos, y la Chaise Longue...  (un monumento del diseño de muebles del s.XX, qué bonita es así, con la piel de vaca...algún día la compraré)

Pero París siempre tiene sorpresas, y un poco más abajo de la calle nos aguarda la segunda. Una calle en fondo de saco que guarda todo un manifiesto urbanístico de la arquitectura racionalista. Rue Mallet-Stevens comprende una serie de 5 edificos diferentes, pero de estilo común, que son un ejemplo construido de lo que pretendía aspirar a ser la ciudad moderna del s.XX. Distintos niveles y escalonamientos, volúmenes cúbicos, cilíndricos, azoteas y jardines en cubierta... es la obra más importante del Arquitecto Robert Mallet-Stevens (1886-1945), inaugurada en 1927, como modelo de futuro, ante las más altas autoridades de la République.

Casa Mallet-Stevens ( 1927) Rue du Docteur Blanche. Foto Nacho SM
                                                         
Robert Mallet -Stevens y Le Corbusier, están considerados como los arquitectos modernos más importantes del período entre las dos guerras mundiales, que desarrollaron su carrera en Francia. Robert uvo que huir de París en la ocupación nazi, al estar casado con una mujer judía. Ordenó que sus archivos fueran destruidos a su muerte, por lo que se perdió una valiosísima documentación, y su memoria cayó en el olvido. Su obra y aportación a la Arquitectura fueron, no obstante  restauradas en una gran Exposición celebrada en el Centro Pompidou en 2005.

Casa Mallet-Stevens ( 1927) Rue du Docteur Blanche. Fotos Nacho SM
                                                        
Y nos despedimos con un homenaje a este gran Arquitecto que vivió un tiempo muy difícil. Tuvo mala suerte por morir joven tras vivir las dos penosas guerras mundiales. No fue muy conocido fuera del ámbito francés, pero dejó un importante trabajo, sobre todo intelectual, e influencia artística, que quiero reconocerle.
Un Paseo de 4 minutos por su calle de París. Ahora no parece una propuesta tan radical, pues la arquitectura, aunque sigua siendo moderna se ha "humanizado" con intervenciones y complementos de los usuarios : toldos, plantas, etc, y las construcciones vecinas, muy posteriores, han ido igualando el panorama visual. Pero cuando vemos las imágenes de  modernidad de esta arquitectura, en el contexto del tiempo de los años 20 cuando se inauguraron los edificios, nos damos cuenta del valor vanguardístico de la arquitectura de Mallet-Stevens. Un adelantado de su tiempo, como Le Corbusier...
El Video "Paris: Espacio racionalista, morada de la vanguardia", es de Alfonso De Lucas


                                    
                                      

Creo que va siendo hora de ir a tomar un aperitivo. Saldremos tout en face de la calle, y ya que estamos en París, tomaremos un Pastis, que como bien sabéis se sirve en vaso alto. La mezcla óptima es 1 unidad de Pernod ó Ricard, y 5 de agua muy fría ( otros dicen que 7 de agua... pero para mi que queda muy encharcado). 
Tiene un sabor anisado y entra solo, por lo que vale más pensar en repetir, y el color bueno es éste. 

¡¡¡...À votre santé...¡¡¡