Sígueme desde tu Email

viernes, 10 de enero de 2014

Tablas de Daimiel

Luz verde a la ampliación...

Hoy es un día histórico. El Consejo de Ministros ha aprobado la Ampliación del Parque Natural de las Tablas de Daimiel, de 1.928 Hectáreas que tiene hoy, a 3.030 Hectáreas. Comprenden un encinar sobre calizas con su sotobosque, y una dehesa manchega. Nuevos ámbitos de flora y fauna pasan, por tanto, a enriquecer el Parque

                                                                                                               Tablas de Daimiel. Foto Nacho SM

Las Tablas de Daimiel están situadas en Ciudad Real - Castilla La Mancha, entre las localidades de Daimiel y Villarubia de los Ojos. El ecosistema se denomina de tablas fluviales, y se origina por el desbordamiento de las aguas de los ríos Guadiana, con aguas dulces, y Gigüela, con aguas salobres, en una gran llanura de inundación, mezclándose con un importante área de descarga de aguas subterráneas procedentes de un acuífero de gran tamaño. La planeidad de la zona inundable ha creado una cubierta vegetal riquísima y excepcional para el hábitat de la fauna y flora, ligadas al medio acuático. Las Tablas de Daimiel han sido colonizadas por el hombre desde la Edad del Bronce.


                                  Panel didáctico en el Centro de Interpretación de las Tablas de Daimiel. Foto Nacho SM


En 1325 el Infante D. Juan Manuel destacaba las cualidades de la zona y más tarde, en 1575  el Rey Felipe II ordenó en las Relaciones Topográficas que la zona  "se guardase muy bien". Cazadores ilustres como el General Prim y el Rey Alfonso XII, entre otros, cazaron en estos parajes.

Las Tablas fueron declaradas Parque Natural en 1973 por su importancia para la conservación de las aves. En 1981 fueron declaradas Reserva de la Biosfera por la UNESCO, y en 1988 Zona de Especial Protección para las aves. Pero en 2009 sufrió una alarmante degradación progresiva debida a la sobreexplotación de los Acuífero 23 para regadío, por lo que la UE abrió expediente sancionador a España, y la UNESCO planteó retirar la declaración de Reserva de la Biosfera por las denuncias de Greenpeace, Ecologistas en Acción, BirdLife, WWF... y otras organizaciones ecologistas.

A esta desesperada desecación se añadieron los incendios espontáneos subterráneos de turbas. El Gobierno de España aprobó un trasvase urgente de aguas del Tajo que, afortunadamente, coincidió con abundantes lluvias.

En 2010  todos respiramos aliviados al comprobar que se habían recuperado los niveles de inundación y sofocado los incendios subterráneos. Hoy día, y tras las lluvias de este invierno, los niveles de inundación están al 100%


                          Pasarelas en las Tablas de Daimiel. Foto Nacho SM

El recorrido por el Parque Natural es un paseo a través de pasarelas de madera, a escasa altura sobre las aguas. El elegante serpenteo de la estructura de madera se acentúa con las tablas planas que hacen de pasamanos, el peculiar diseño de los barrotes de las barandas van marcando la perspectiva, y la franja en sombra sobre las aguas, sugiere una sensación de flotabilidad aérea sobre el agua. Me sorprendió la elegancia de este diseño, ya antiguo y anónimo, máxime viendo propuestas idénticas en la arquitectura actual. La proximidad del agua permite apreciar su alta calidad biológica, aunque es difícil ver de cerca las diferentes especies de aves, pues levantan vuelo cuando se acerca algún visitante. 


Pasarelas en las Tablas de Daimiel. Foto Nacho SM

Pasarelas en tierra firme. Foto Nacho SM


En el Parque hay una red de senderos en tierra forme, resuelta como un pasillo elevado en tablas de madera colocadas en sentido transversal, y separada mínimamente del suelo, sugiriendo la misma flotabilidad que sus homólogas sobre el aguan, y provisto de rodapiés de borde que definen su geometría con claridad, con la intención de informar que no se debe pisar el terreno natural. El serpenteo sigue la misma línea estilística, sutil y elegante de las pasarelas aéreas, y a veces se rompe el trazado paralelo para crear ensanchamientos que sugieren perspectivas interesantes del Parque, que se resuelven siempre en poligonales irregulares quebradas. 

Dependiendo qué camino se siga de los varios propuestos en las guías, la visita puede durar una mañana entera o 2 horas. Para un turista normal, con la más abreviada ya es suficiente para admirar este maravilloso espacio natural, las aves, y cómo se han habilitado los recorridos y su diseño, a fin de valorar la belleza del paisaje.

Como en todos estos ecosistemas, hay que ir con ropa y calzado cómodos, provisto de agua mineral, repelentes para los mosquitos, llevar prismáticos para ver a las distintas especies, crema bronceadora para evitar las quemaduras del sol, ir sin prisas y tener el oído bien abierto para escuchar el silencio absoluto

Fotos Nacho SM

Aparte del atractivo de las Tablas de Daimiel, la región bien merece un largo fin de semana en el que podemos visitar Almagro y su impresionante Plaza Mayor ( Foto Izqda), el Corral de Comedias, etc. También Daimiel, Malagón, Fuente el Fresno, El Campo de Calatrava : Torralba y Bolaños con su fabuloso Castillo de Doña Berenguela ( Foto Dcha), Villarubia de los Ojos, Puerto Lápice, Manzanares, Arenas de San Juan...

Para mitigar las fatigas del viaje no hay como probar las riquísimas Berenjenas Aliñadas en Almagro, los Duelos y Quebrantos, el Tiznao (bacalao en salazón), el Somallao ( cazuela de pimientos secos, ajo y patatas), el Asadillo Manchego ( pimiento rojo al horno), las Gachas, el Pisto Manchego, Carnes, Caza, Migas con panceta y uvas, los extraordinarios quesos curados... 

Y todo  ello regado con los excelentes vinos tintos de Castilla La Mancha ( digo tintos porque son mis favoritos) 
           Duelos con Quebrantos : sartén de huevo revuelto con chorizo y tocino de cerdo. 
Uno de los platos preferidos de Don Quijote de la Mancha...que de estas cosas del buen yantar dicen que entendía algo.

Terminamos este viaje con un recuerdo para el gran Arquitecto Miguel Fisac ( 1913-2003), Hijo  Predilecto de Daimiel, y figura clave en la Arquitectura Europea del s.XX. 

Decía que "... Una sociedad culta, con el máximo respeto a la ecología, cuya meta sea la felicidad, debería de ser el camino  que hemos de recorrer si no queremos que nuestra civilización se disuelva en el caos...". 
Su última obra fue la rehabilitación del Mercado de Abastos de Daimiel. 
Hoy se llama "Espacio Cultural Fisac"

Miguel Fisac, Arquitecto