Sígueme desde tu Email

viernes, 14 de febrero de 2014

La Arabia Feliz

¡¡¡...No soy una mujer, soy todo un mundo...¡¡¡

Dialogo entre la Reina Bilqis de Saba y Antonio el Eremita ( Las Tentaciones de San Antonio- Gustave Flaubert)



Claudio Ptolomeo lo llamó Eudaimon Arabia. Los romanos Arabia Feliz en oposición a la Arabia Pétrea del Norte. Los árabes lo llamaron Al -Yaman que deriva de Al-Yumn, que significa bendición, prosperidad, etc. Nosotros lo llamamos República Árabe del Yemen, pero la leyenda, el mito... incluído el Antiguo Testamento, lo llamó el Reino de Saba.

7 de Septiembre de 1.997..................

El vuelo de Amman a Sana´a está retrasado...ya empezamos... Tenía que salir a las 17.00 h... Tras largas horas de espera, paseos contínuos por el aeropuerto y alguna cabezada, nos avisan para embarcar a eso de la 1.00 de la madrugada. Sin cenar nada, sin dormir, qué horror...¡¡¡ 
Subimos al avión y viendo a la gente del pasaje, me invade un sentimiento ya conocido de otras veces:  "...qué leches se nos habrá perdido aquí, ¿no estaríamos mejor en Benidorm, por ejemplo, tomando copas a estas horas en la discoteca Penélope...?" 
Pero allí dentro los raros éramos mi chica Lola y yo, y ya no había vuelta atrás, por muchas dudas que nos entraran...
Una de nuestras máximas es que cuando un problema no tiene solución deja de ser un problema, y se convierte en dato para otro futuro problema, así que pensé..."olvídate de todo, pon buena cara, y abróchate el cinturón que nos vamos al Yemen. Y ésta es una hora tan buena como cualquier otra de las 24 del reloj..."
El avión es un vetusto y espartano Tupolev, de las líneas aéreas yemenís, que parece de rally por el ruido que mete... y no te digo nada de las vibraciones...¿ quién dijo miedo?
...........................................

A Bab el-Yemen...¡¡¡
Llegamos a Sana´a aún de noche. Tras la insoportable lentitud del trámite de maletas, pasaportes, visados, etc, llegamos al hotel. En el trayecto ya me di cuenta que este país no tenía nada que ver con los otros países árabes que conocíamos... 
Después de un rápido desayuno, y atender al responsable de la agencia sobre las recomendaciones, seguridad, advertencias, y normas básicas de comportamiento que un occidental debe de respetar en una sociedad como aquella, salimos a coger uno de los muchos taxis que rondan por los hoteles de turistas ( me refiero principalmente al turismo árabe, pues es difícil ver occidentales por el Yemen). Tras negociar el precio, sin experiencia con el regateo de allí, le dijimos que nos llevara a la Puerta del Yemen, la entrada a la ciudad vieja. Viendo luego el cambio de dólares a riales yemenís, es fácil que le pagara al taxista el sueldo del mes.

Bab el-Yemen. Puerta de entrada a la ciudad vieja. Foto Wikipedia
     
Aquello es otro mundo...es como viajar al pasado varios siglos...la gente vestida de esa manera tan diferente...con esa fantástica arquitectura...el profundo olor ambiental a especias (es común en todos los países árabes y del oriente asiático, y ya se notaba desde la mismísima escalerilla del avión, en el aeropuerto), el ruido de los cláxones de un caótico tráfico de coches destartalados, música árabe, los altavoces de los tenderetes ofreciendo lo del día, burros y camellos cargados de mercancías, motos con familias enteras a cuestas, vocerío... Me encanta el bullicio de las ciudades de los países árabes...!!! Estábamos otra vez en la puerta de un nuevo mundo...¡¡¡
Aquel primer día en Sana'a no teníamos previsto nada especial, pues con el retraso del avión nos alteraron el programa dejándonos el día libre. Sin más, y a eso de las 9.00 de la mañana, ya en plena vorágine, con un calor pegajoso y la guía de Lonely Planet en la mano, cruzamos la puerta de entrada a la vieja Sana´a sin saber muy bien a donde ir...

No hay palabras para describir la fascinante magia de la ciudad de Sana´a. Dicen que fue fundada por Sem, el hijo mayor de Noé, tras el Diluvio Universal. Significa "la bien fortificada". Tiene una muralla espléndida, cuya restauración fue Premio Aga Khan de Arquitectura. Su interior es un laberinto de estrechas callejuelas y plazoletas, mercados de especias, carne, pescado y artesanía, mezquitas, y torres de adobe entre 5 y 8 plantas de altura, con fachadas decoradas con cenefas, filigranas, molduras de estuco, yeso y vidrios de colores. Todas las casas tienen azoteas que se usan por las tardes, cuando amaina el calor, para tomar el té, o disfrutar del panorama. La ciudad es una obra maestra de la arquitectura urbana islámica, única en su género y declarada Patrimonio de la Humanidad en 1984. Enamora a quien la ve, por su originalidad y belleza plástica.

Tengo que decir que quien va a Sana´a suele ir informado de que al atardecer tiene que subir a la azotea del vetusto Hotel Old Sana´a Palace, en el centro de la ciudad vieja. Allí sirven el té, mientras que los muecines de las 103 mezquitas de la ciudad, a nuestro alrededor, convocan a gritos desde los minaretes a "Magrib", la 4ª oración del día, en la hora de la puesta del sol.
El fenómeno acústico, el efecto de los ecos y la reverberación superpuesta de todos los cantos truena sobre toda la ciudad, resultando una experiencia sobrecogedora, que dura varios minutos. Jamás lo olvidaré. En nuestra estancia subimos allí dos días, el primero y el último como despedida. Cada vez que lo cuento a alguien se me vuelve a poner la carne de gallina.

Vista de Sana´a. Foto Aden Tribune

Mientras oscurece, toda la ciudad se va tiñendo de un color rosado de la luz oeste, característico de Sana'a, creando una atmósfera mágica única en el mundo árabe. Un antiguo poema beduino dice "... aunque el camino sea largo, aunque el camello esté fatigado, hay que ver Sana´a...". 
Definitivamente todo es diferente desde arriba. Nos produce una fascinación magnética. No interesa tanto el detalle concreto sino lo que nos evoca una gran ciudad a nuestros pies. Como decía el gran Arquitecto Rafael Moneo, "la ciudad es el mejor invento del hombre, es el triunfo de la vida humana organizada en sociedad". 

 The Empire State y Downtown de NYC, desde la terraza del Rockefeller Center. Foto Nacho SM
   

No puedo evitar ahora el recuerdo de las fantásticas puestas de sol desde las terrazas superiores del Rockefeller Center y del Empire State Building de New York. Dos culturas diferentes, dos mitos, y dos centros, cada una de su mundo. Es oportuno recordar aquella reflexión de Paul Eluard "...hay otros mundos, pero están en éste"
.......................................................................................

14 de Septiembre de 1.997

Tras una semana por el Yemen, ya nos habíamos acostumbrado a casi todo. Es un destino muy duro para un turista. Se requiere mente abierta y una cierta preparación, no solo cultural sino también psicológica, pues es un país muy pobre.

- Sabah el Jer... Mahmud ( Buenos días, Mahmud)
- Sabah el Nur... As Salam Aleicom ( contestó) 
- Aleicom as Salam...( contesté a su salutación ritual de buenos deseos)

Mahmud era el taxista que nos llevaba por todo el país. Su coche era un poema: tenía todos los pilotos del salpicadero en rojo : aceite, temperatura del agua, gasolina y no le funcionaba el velocímetro aunque de vez en cuando le daba un buen golpe por si acaso.  Decía siempre "...no problem...". 
El interior del taxi tenía tantos adornos colgados del espejo, techo, volante, palanca de cambios y freno de mano, como los que lleva un camello enjaezado en día de fiesta. En realidad, para él, el taxi era un camello actualizado. Debía de tener unos cuarenta y pocos años, pero aparentaba setenta. Era un tipo bajo, muy flaco, de cara huesuda, arrugada y quemada por el sol. Siempre llevaba la barba mal afeitada, como de varios días y un bigote marrón de nicotina, pues no paraba de fumar. Estaba continuamente haciendo graciosadas mientras conducía, sacando con un rápido movimiento de lengua su dentadura postiza de color indefinible, al exterior, y la castañeteaba volviendo a meterla en su sitio con otro ágil movimiento de lengua. Operación que era seguida de una sonora carcajada. 

Pese al espanto de sus bromas, nos reíamos mucho con él. Era etíope, y no callaba diciendo: "... Haile Selassie, morto, finito, kaput... -y apuntaba al cielo diciendo- Allah...". (Selassie fue Emperador de Etiopía, fallecido en 1975, y dicen que era el último descendiente de Salomón). Por seguirle el juego, a partir del tercer día, y con la confianza, ya le preguntaba yo por Selassie, para que él soltara la retahila, y nos reíamos a carcajadas todos en el taxi.
Debajo de su asiento, y en el espacio hasta los pedales, estaba lleno de bolsas con ropa de repuesto, cajetillas de tabaco, botellas con té, alpargatas, y unas tarteras de comida que le preparaba su mujer cada día. El habitáculo del taxi, en realidad, era una despensa y él se sentaba encima, rodeado de todo tipo de jaeces, colgajos y adornos. Yo, que iba de copiloto, no me explicaba cómo podía conducir... no daba crédito.

Era muy temprano, las 6.30 de la mañana. Ibamos camino de Ma´rib, el Reino de Saba, a unos 180 km al este de Sana´a ( ver mapa inicial), pero nada más arrancar el coche, tras media docena de intentos fallidos, y a un par de kilómetros, Mahmud paró en un tenderete de la cuneta para hacer unas compras...

Venta de Qat. Foto Google
     
El Qat (Catha Edulis) ,es una planta de hojas verdes euforizante y relajante a la vez, consumida de forma generalizada por toda la población del Yemen (incluidas mujeres y niños), y los países del Cuerno de Africa: Eritrea, Somalia, Etiopía, Djibuti... es decir el antiguo Reino de Saba. El rito comienza después de comer, para formar una gigantesca bola en la boca, cuya masticación dura unas 4 horas. Se vende por todas partes...
Mahmud paró a comprar su ración del día, más un extra de varias bolsas, que siempre vienen bien, y sobre todo en la carretera de Ma´rib...


Check Point en carretera de Ma´rib. Foto Google y Nasser Nasser AP
     
La carretera de Ma´rib está plagada de check points militares, cuyo control se delega en ciertos puntos en las tribus de los Señores de la Guerra. Es una zona frecuentada por grupos incontrolados, que han secuestrado ocasionalmente a turistas occidentales. En aquellos tiempos acababan de liberar a unos italianos. Pero estos controles son más ágiles con la oportuna aparición de unas bolsitas de Qat. Cuando llegamos al primer control, Mahmud les "agradeció" su amabilidad. Desde allí, por radio, ellos avisan al siguiente control, que ya te está esperando con una amabilidad sobresaliente, que ya sabía cómo había que agradecer

En el Yemen, todos los hombres van armados con la yambiya, una espada curva con un vistoso cinto, que muestra el valor y espíritu guerrero de los hombres. El adolescente sueña con hacerse adulto para llevarla, y su riqueza decorativa, incluso su inclinación en el cinto, son proporcionales al status social del individuo. Se castiga severamente por sacarla de la vaina sin justificación. Yo también tengo una, pero colgada de la pared.


Mi Yambiya, y un grupo de jóvenes. Fotos Nacho SM y Google
                      
Tienda de venta de armas. Foto Google
     
Asimismo, y en cuanto se sale de Sana´a, es normal ver a los hombres armados, principalmente con fusiles de asalto Kalashnikov. Se pueden adquirir en cualquier pueblo o cruce de caminos a partir de 20 $ USA ( una fortuna allí) incluyendo un cargador repleto. Pese a ser uno de los países con más armas del mundo, también es uno de los más seguros. Por su propia idiosincrasia, no se concibe el robo ni la agresión. Los yemenís son extremadamente amables, generosos, hospitalarios y simpáticos. Paran a ayudarte por la calle, y agradecen sobre todo si les regalas mecheros y bolígrafos para sus niños.

Ma´rib...
Capital del  legendario Reino de Saba y paso obligado de las caravanas que unían la India con Africa y las culturas del Mediterráneo. El comercio de oro, incienso, mirra, telas, piedras preciosas, especias, etc  enriqueció el reino, permitiendo construir la gran presa de Ma´rib, de la que quedan restos del imponente dique. El valle se convirtió en un admirado vergel, considerado como la octava maravilla del mundo antiguo. El Templo de la Luna, recién restaurado, y el trono de Mahram Bilqis completan los míticos restos arqueológicos.
La fama del Reino de Saba alimentó la leyenda en los albores del s.X a.C.. La belleza de su reina ( no hay datación para su existencia) fue celebrada a lo largo de los siglos: Makeda para los etíopes y Bilqis para los árabes... En el Antiguo Testamento ya se habla de ella ( Reyes y Crónicas). 


Los romanos dieron en hueso en la Arabia Feliz : el emperador Augusto envió en el 26 a.C. un ejército comandado por Cayo Aelio Galo, para tomar Ma´rib y el reino de Saba, terminando la empresa en estrepitoso fracaso, a pesar de haber destruido la flota sabeana en la costa de Aden. La leyenda ha construido, sin base histórica ni arqueológica, un amor apasionado entre el sabio Rey Salomón ( 970-930 a.C.) y Bilqis. Salomón fue el constructor del Templo de Jerusalen, y supuestamente, le dedicó a su amada el Cantar de los Cantares bíblico. Fruto de este intenso amor nació Menelik I, luego Rey de Etiopía, y al que se atribuye la salida del Arca de la Alianza de Jerusalén. La literatura y el cine han contribuido a difundir y engrandecer la leyenda.

¡¡¡...Qué maravilla...¡¡¡ Siempre pasa igual :  Nefertiti, Nefertari, Thais, Cleopatra, Bilqis, Helena, Hipatia, Zenobia, etc, etc...gracias a la machista visión judeocristiana del pasado, el mundo antiguo está lleno de femmes fatales. Y en contrapartida, los sucesivos reyes, hombres castos, puros y limpios de corazón, han caído enredados entre sus lujuriosos brazos, víctimas de la pasión y las intrigas femeninas. Gina Lollobrigida, Liz Taylor y otras colegas suyas 20 siglos después, también han engrandecido el mito con Matrícula de Honor ( el bueno de Yul Brynner  repite curso, no quedó bastante escaldado con Nefertari en su interpretación de Ramsés II en "Los 10 Mandamientos", para volver a caer con Bilqis...)
.....................................................................

Pero hoy Ma´rib es el Yemen, y nada más llegar nos dan un folleto que pone en primera página : " In the Name of God, The Merciful and The Compassionate". 
Las cosas han cambiado en el Reino de Saba, sé en que tiempo vivo, y lo respeto...



No me importa cruzar el mundo para agacharme y coger un puñado de arena del suelo. Palparlo, ver cómo se escurre entre los dedos, y entender qué representa.... En realidad, es lo que buscaba. Siempre busco lo mismo. Pisar suelo de Ma´rib, aquel día, y con aquel calor, era como estar... entre la 42 y la Quinta. 
El aire cálido hablaba de tiempos remotos, de Salomón, de Bilqis... Estábamos solos, no había nadie. El silencio sólo era roto ocasionalmente por la presencia de los de ahora: los Señores de la Guerra que protegían el lugar. Ellos, con sus Kalashnikov, pero yo saqué dos armas más poderosas: la cámara de diapositivas y el cuaderno de dibujo. El momento lo pedía...



Fragmento de dibujo de Maharm Bilqis. Dibujo Nacho SM
     
Sobre una pequeña duna de arena pedregosa, una furgoneta Toyota con una ametralladora controlaba el yacimiento arqueológico. Eran los Señores de la Guerra que vigilaban la Historia. Una garantía para nuestra seguridad. Tengo que reconocer que el trato que nos dieron fue muy amable y cariñoso.

Fragmento de dibujo de Maharm Bilqis. Dibujo Nacho SM
.    
En la hondonada, emergían de la arena pilares cuadrangulares rotos y erosionados, con huellas evidentes de haber practicado tiro cuando llegaron los primeros fusiles al Yemen. Lo mismo que hicieron en Petra o con la Esfinge de Guiza. También se veían restos ornamentados del Palacio, algunos con inscripciones en lenguaje sabeano. Hoy, el silencio, el viento, la arena y la ruina se contraponen desde el olvido con aquel pasado en que todo esto era un admirable y rico vergel de felicidad. Estas piedras mudas es todo lo que queda del Trono de Bilqis, la Reina de Saba...

Fragmento de dibujo de Maharm Bilqis. Dibujo Nacho SM
     
El tiempo pasa despacio allí. Está parado... El adolescente, aun sin yambiya, aprende del experto adulto, ya con Kalashnikov, barba y mascando Qat. Es su modelo. 
Ambos ven pasar el tiempo, la Historia: No sé si la entenderán, si sabrán qué significado tiene este lugar, pero forman parte de su paisaje. El crío se acercaba a mi de vez en cuando. Sonriente miraba cómo dibujaba.  Era muy guapo y con unos ojos negros limpios y brillantes. Tan cercano a mi y tan lejano a la vez... No sé qué me decía...pero yo le entendía. En el fondo le estaba diciendo que, con el dibujo que estaba haciendo, él ya formaba parte de Ma´rib...y de mi vida. Al final le regalé el lápiz

 Fragmento de dibujo de Maharm Bilqis. Dibujo Nacho SM
    
Más lejos, donde están las 8 columnas del pórtico, un grupo de yemenís adultos armados, parientes de los que estaban en el Toyota con la ametralladora, descansaban a la sombra de las milenarias columnas, que en su día asombraron a Salomón y a Aelio Galo. Hablaban a voces, riéndose... quizás se reían de lo que este turista infiel estaba haciendo. 
Estuve allí dibujando casi una hora. Nunca sentí tanto respeto por un lugar histórico, ni tanto placer dibujando...A veces un dibujo vale más que mil fotos y palabras...
Jamás olvidaré aquella mañana de Septiembre, que no cambiaría por nada del mundo. Estaba haciendo, con orgullo y seguridad, lo que mejor sabía hacer, en el momento y el sitio adecuados... En el filo que separa, o une, la leyenda con la realidad.
Hay veces que cuando estoy solo, tomando copas  en el bar debajo de casa, le digo con la mirada a mi querido amigo Basilio, el camarero que bien me quiere, que no me hable, que no me dé la paliza con el Barça, ni con Ferrari... que se esté callado... porque estoy lejos, soñando y dibujando un mundo olvidado...
Mi mundo...

Maharm Bilqis - Ma´rib - Yemen. Dibujo Nacho SM.
    Original  realizado allí, a lápiz carboncillo, el 14 Septiembre de 1997. 
    Cuadro definitivo realizado en Oviedo un par de meses después 
    ( 50 x 32 cm.Técnica: Lápiz de color)
    
Epílogo...


¡Oh, Si tú quisieras! ... Poseo un pabellón sobre un promontorio, en medio de un istmo, entre dos océanos. Se halla recubierto de placas de cristal, tiene el suelo enlosado con escamas de tortuga y se abre a los cuatro vientos del cielo. Desde lo alto, veo cuándo vuelven mis flotas, y a las gentes de mi pueblo que suben la colina con fardos a la espalda. Dormiríamos sobre plumones más mullidos que nubes, beberíamos bebidas frías en cortezas de frutas y miraríamos el sol a través de las esmeraldas....
¡Vente conmigo...!
Antonio se echa para atrás. Ella se le acerca y le dice en tono irritado:
¿Cómo? ¿No te gusto rica, ni coqueta, ni enamorada? No es eso lo que tú necesitas, ¿eh?, sino una mujer lasciva, gruesa, con una voz ronca, los cabellos color de fuego y carnes abundantes... ¿Prefieres acaso un cuerpo frío como la piel de las serpientes, o unos ojos grandes y negros, más oscuros que las cavernas místicas? ¡Míralos bien, mis ojos!


Antonio los mira a pesar suyo.

Todas aquellas con quienes tropezaste, desde la prostituta que canta bajo su farolillo hasta la patricia que deshoja unas rosas subida en su litera, todas las formas que vislumbraste, todo lo que tu deseo haya imaginado, ¡pídemelo! No soy una mujer, soy todo un mundo. ¡Basta con que deje caer mis vestiduras y descubrirás en mi persona una sucesión de misterios!
A Antonio le castañetean los dientes...

Si acariciaras mi hombro con tu dedo sentirías como un reguero de fuego en tus venas. La posesión del más ínfimo trocito de mi cuerpo te llenará de un gozo más vehemente que la conquista de un imperio. ¡Dame tus labios! ¡Mis besos tienen el sabor de una fruta que se derritiese en tu corazón! ¡Ah! ¡Cómo vas a perderte por entre mis cabellos, cómo aspirarás mi pecho! Te embelesarás con mi cuerpo y abrasado por mis pupilas, entre mis brazos, en un torbellino...
Antonio hace la señal de la cruz...
....................................................................................

Dialogo entre la Reina Bilqis de Saba y Antonio el Eremita
( Las Tentaciones de San Antonio- Gustave Flaubert)