Sígueme desde tu Email

viernes, 21 de marzo de 2014

Las blancas arenas de Bolonia...

... Alicia, me acercas el garum  por favor ...?
                                 A Alicia, mi amiga de Algeciras, que pasea por esas arenas 


Playa de Bolonia Cádiz. Fuente: VIAJEJET
      
... Que alegría me llevé cuando supe que la Playa de Bolonia fue calificada  como la 4 ª Mejor playa de España, y la 17 ª Mejor de Europa en  los Travellers Choice de este año...
En mi tierra me llamarán traidor, pero reconozco que es mi playa favorita. He tenido la suerte de probar sus aguas, y pisar su arena  fina y blanca. Y como la belleza tiene sus tasas, también de ser quemado por el sol implacable, y la brisa atlántica del Estrecho de Gibraltar.


Playa de Bolonia desde la Duna
      
Es una de las últimas playas vírgenes de España y, al estar fuera de mano, suele haber pocos bañistas. Conocida y deseada por gentes de todo el mundo, por los amantes de las soledades y de la naturaleza, que cuidan escrupulosamente de este lugar privilegiado como de un tesoro. Pertenece al municipio de Tarifa, y tiene la forma de un cuarto de una curva elíptica perfecta. Tiene una longitud aproximada de 4 kilometros por unos 70 metros de anchura, y en su extremo occidental hay una gigantesca duna que sube en ligera pendiente, la Duna de Bolonia, declarada Monumento Natural en 2001. Desde allá arriba se tiene una panorámica fantástica, cuya perspectiva tantas veces he dibujado en los manteles de papel de los bares y sidrerías de mi tierra, cuando se la describo a mis amig@s ...


Playa de Bolonia. Al Fondo La Duna. Fuente: DE VIAJE POR ESPAÑA
      
La amplitud de la ensenada hace que el aire, el deslumbrante sol, el cielo azul, el silencio, el sonido de las mansas olas, y el olor característico del mar, penetre por todos los sentidos ...
Es el lugar donde el viento da la vuelta - diría un buen amigo mío
Qué inmenso placer es pasear por su orilla... ¡¡¡
En Bolonia, notas una sensación de libertad equiparable a la de las grandes, solitarias, vírgenes y paradisíacas playas que podemos ver en Internet, en las revistas de viajes, o en los programas de la 2: Creta, Sicilia, Normandía, Cancún, Phukhet, Bali , Zanzibar, Sudáfrica, Baja California, México, el Caribe, Sri Lanka ...

Bolonia ... que nombre tan hermoso y evocador ...¡¡¡
La limpieza de la arena y la transparencia de sus aguas, es parecida a la de las otras playas vecinas: desde el Cabo de Trafalgar a Tarifa, y a alguna otra remota, de esas que hay por los paraísos perdidos del ancho mundo.
Pero si algo hace diferente esta impresionante playa, es la ciudad romana de Baelo Claudia, cuyas ruinas llegan hasta la misma arena. Ciudad y playa unieron sus destinos y su historia para siempre. Historia de la que nos hablaron Estrabón y Plinio.


 Baelo Claudia y Playa de Bolonia 
 Baelo Claudia y Playa de Bolonia 
      
Baelo Claudia fue una ciudad fundada en el s.II a.C. sobre un asentamiento fenicio más antiguo. Poco a poco fue creciendo, en época republicana, y luego con Augusto, alcanzando su máximo desarrollo en el s. I d.C. cuando el Emperador Claudio le concedió el rango de Municipio. Se estima que tuvo una población estable de + / - 2.000 habitantes. Fue muy conocida en el mundo romano por su actividad pesquera, y por la calidad de su industria del salazón de atunes. Debido a su fama, las exportaciones de salazón se extendieron al resto del mundo romano. 


Baelo Claudia y Duna de Bolonia. Fuente: 20minutos
     
A finales del s.II d.C. la ciudad quedó destruida como consecuencia de un maremoto, y posteriormente entró en decadencia sufriendo el saqueo de pueblos invasores. La ciudad fue abandonada definitivamente durante el s.VII, y sus restos fueron quedando cubiertos por la arena, cayendo en el olvido. A principios del s.XX, el hispanista Francés Pierre París dirigió una campana de excavaciones, sacando a la luz los restos de la primitiva ciudad romana. Actividad arqueológica que sigue hoy dia.


Yacimiento Arqueológico de Baelo Claudia Wikipedia
  
La ciudad tiene un trazado hipodámico ortogonal, tipicamente romano con un Borde amurallado que se adapta a las irregularidades de la topografía. Las calles principales Cardo Máximo y Decumanus Máximo, paralelo al mar, organizan las áreas públicas de la ciudad: Foro, Templos, Basílica, Curia, Teatro, Mercado, Baños ... y las separan de las privadas: viviendas, talleres y pequeñas industrias de sus habitantes. Toda la ciudad estaba bien pavimentada y alimentada con una red de distribución de aguas. Asímismo contaba con red de saneamiento y de alcantarillado público.
Entre la ciudad y la playa existía una pequeña zona industrial y un puerto, que tuvo gran actividad comercial.



En definitiva, una tranquila, próspera y pequeña ciudad de provincias. Con un flujo permanente de mercancías y personas. Cosmopolita y culta, disponía de un teatro capaz de acoger a toda su población. Con una arquitectura blanca, precursora de los maravillosos pueblos blancos de Cádiz, como bien se puede apreciar en estas magníficas reconstrucciones ideales de la arquitectura del Foro, realizadas por foro3d.com.
Tanto la ciudad romana, como su bellísimo entorno natural han llegado intactos hasta nuestros días sin las alteraciones derivadas de la presión urbanística, tanto del desarrollo turístico de los años 60, como de la burbuja inmobiliaria reciente. Su situación alejada de los núcleos urbanos, y el hecho de estar en una Zona Militar protegida, han preservado su configuración, librándose de la especulación y garantizando su conservación para el futuro.


Centro de Interpretación de Baelo Claudia. Google
       
En un emplazamiento elevado se sitúa el nuevo edificio Centro de Recepción, Entrada y Museo de la ciudad romana, diseñado por el Arquitecto sevillano Guillermo Vázquez Consuegra. Un edificio volumétrico, y dotado de aperturas oportunas: grandes terrazas y ventanales que capturan el paisaje y los restos arqueológicos, integrando sus vistas en el magnífico espacio interior. Construido en piedra local y con partes encaladas, su lenguaje hace referencia a los materiales históricos autóctonos. Un edificio modesto en su arquitectura, que no oculta su evidencia desde la atalaya, como construcción "guardiana" y vigilante, y correctamente resuelto, como es habitual en el maestro sevillano.



Qué lugar tan extraordinario ... ¡¡¡... Una ciudad romana al borde del mar ...como me recuerda al Mediterráneo ... ¡¡¡ 

Cantaba Serrat aquéllo de "... desde Algeciras a Estambul ...". Yo añadiría desde Ayamonte, pues todo el Golfo de Cádiz, aunque sea atlántico, tiene ese aroma mediterráneo inconfundible, culto, alegre y luminoso: en sus playas, pueblos, arquitectura, gentes, tradiciones y cultura.

Da igual que sea Baelo Claudia que Selinunte, Paestum, Herculano, Capri, Sunion, Naxos, Solunto, o tantas otras ciudades del mundo romano. 

... Y el mar. Siempre el mar, como testigo mudo del paso de los siglos ...

Y aquí tan generoso. Playas inmensas ... infinitas. Arena, mar y cielo forman un trinomio de apoteosis natural. Se necesita la pluma de un poeta para describir la sublime belleza de estas playas. Lo que daria por que Antonio Gala nos pudiera describir ese punto mágico de convergencia de los tres elementos, allá lejos en el horizonte. 

Desde Ayamonte, Isla Canela, Santa Cristina, Punta Umbría, La Bota, Mazagón, Matalascañas, Doñana, Sanlúcar, Chipiona, Costa Ballena, Santa Catalina, Valdelagrana, Conil, El Palmar, Caños de la Meca, Cabo Trafalgar, Zahara de los Atunes, Bolonia , Valdevaqueros, Los Lances, hasta Tarifa ...

Está claro que faltan estas playas en La Odisea de Homero...

El viaje a Ítaca no está completo sin ellas ...






Y del mar sus "pescaítos", como los llaman por aquí. Placer gastronómico que también comparten en el resto del Mediterráneo, y los romanos desde que Roma es Roma, y ​​antes lo navegaban otros.

- ¿Sabes que se me ha abierto el apetito de hablar tanto ...?



Mosaico de los Peces de Pompeya y el Combinado de pescaítos de Cádiz

      
- Vamos a un bar muy famoso, aquí en El Lentiscal, al lado de las ruinas y de la playa. A ver qué nos aconseja José Manuel, uno de los dueños. Dicen que él mismo sale todos los días a pescar. Así que, tenga lo que tenga, es todo fresco y del día...
- Bien ... o sea que tenemos  de todo: Pargos, Borriquetes, Tortillitas de Camarones, Croquetas de Choco, Acedías fritas, Pijotas, Tapaculos, Brótola frita, Morralla variada, Cazón, Camarones fritos, Boquerones, Salmonetes, Chanquetes, Puntillitas, Dorada, Mojarra, Chirlas, Almejas, Berberechos ... 
-. Ya te lo decia yo, no lo hay como comer al lado de unas cuantas columnas jónicas mirando al mar, y atendido por un buen profesional. Qué pasada ... me siento como Ulises en la isla de los Feacios, cuando le invitaron a comer ...
- Mientras lo pensamos, vete abriéndonos una botella de Manzanilla, bien fría....
- Por Cierto José Manuel, tienes garum ...?
- Mmm ... si me permiten, les recuerdo a los señores que están en la principal factoría de producción de garum del mundo romano desde mucho antes de Cristo ... - lo dijo con una solvencia que no admitía discusión alguna -

Salsa de garum y piletas de salazón
       
- Les recordaré que en Baelo hay unos grandes tanques de forma cuadrada o redonda, enterrados, donde se almacenaba el salazón, que producía el garum. ¿Los han visto? 
- Se trata de una salsa hecha a base de pescado y vísceras de atún, que se dejaban fermentar una semana entre sal y hierbas. Luego se removía durante 20 días. Lo sólido se sacaba a unos grandes cestos, y el liquido a las ánforas. Se embarcaba todo a Roma, y se vendia allí a los ricos. 
- Creian que era afrodisíaco, por lo que era tan caro como el mejor perfume, y mezclado con vino, aceite y otras cosas servia como salsa, o aliño para las comidas.  Rebajado con agua fría, y en calidad inferior, se consumía como refresco para los legionarios. También valía como depilatorio, problemas de piel, mordeduras de perro, cosméticos y medicinas. 
- En realidad lo inventaron los griegos en el s.IV a.C. ... o quizás antes los fenicios... el caso es que los romanos extendieron su producción y consumo por todo el mundo. Con la caída del Imperio Romano, su comercio quedó reducido a las élites de Constantinopla.

- Aunque la forma de la preparación la describe Petronio en "El Satiricón" , la receta exacta llegó a nosotros gracias al cocinero de Tiberio, Marco Gavio Apicio, que publicó el primer libro de recetas de cocina:  "De Re Coquinaria". 
- Apicio era el Ferrán Adriá de la época. Inventó la tortilla francesa ... bueno en aquella época no se llamaba así. También inventó el  foie gras ... Un artista de la cocina.
- Nosotros hacemos nuestro garum casero, pero usamos anchoas como salazón, aceite de oliva, miel, aceitunas negras ... en fin, no les voy a decir el secreto, pero está muy bueno. 
- Pruébenlo
.................................................. ..................................

Vaya si lo probamos, y los pescaítos, y la manzanilla ... y luego las copas 
.................................................. ..................................
Horas después. Casi de noche en la playa ....

... Oí mi nombre varias veces, a lo lejos... 
- ... ¡¡¡Nacho, despierta ... Nachooooo, vamos despierta ... ¡¡¡
Abrí los ojos. Ya no había apenas sol, y tenía la cara llena de arena. Los labios me sabían a sal, y noté que tenia frío. Medio atontado dudé... ¿donde estaba? Me había quedado dormido en la playa ...
- Estabas gritando algo muy raro, como si llamaras a alguien y no parabas quieto ... Debiste de tener una pesadilla ... 
Normal -pensé- la manzanilla y luego los cubalibres, mezclados con el garum,  me sentaron como una bomba. Y eso que tomo Omeprazol  todos los días.  Estaba lleno de arena. Una noche entera durmiendo en la playa, y Bolonia me habría enterrado como hizo con Baelo Claudia.
Si, había teñido un sueño ...

Escena Entre Calipso y Ulises. Playa de Itaca
                    

Si ... soñé con mi playa mítica, con Itaca. La playa que buscó Ulises con tanto esfuerzo, y a la que todos algún día llegaremos, tras el largo camino realizado por la vida. Está siempre en nuestra memoria. Llegar allí es la meta. Pero el poeta Konstantinos Kavafis nos aconseja que no apresuremos el viaje ... Que el camino sea largo, rico de experiencias y conocimiento. Que lleguemos de viejos. 

Ítaca nos regaló el viaje de la vida, el cual no hubiéramos emprendido sin ella. Y aunque la playa la encontremos pobre, llegaremos a su orilla ricos en sabiduría. Y al pisar finalmente su arena áspera, entenderemos lo que significan las  Ítacas.



Y rememoré en el sueño mi encuentro con Ulises ... 
Fue en Nueva York, en Noviembre de 2007 ...
Subíamos por Broadway, desde la Zona Cero, a eso de las siete de la tarde, y apareció desde la esquina con Wall Street como una tromba. No le vi. Me lo tragué directamente. Chocamos ... Y en esa situación estúpida solo se me ocurrió decir: "... Perdón, lo siento ...". Ni sorry, ni leches. Me tiró el mapa y el bolígrafo al suelo, y no caí yo de milagro. Me miro, no sé qué dijo y siguió disparado. Iba con prisa. Era un poco mas alto que yo, y llevaba un abrigo largo gris oscuro con los cuellos subidos sobre una camisa blanca.
- ¿Viste a este tío, Lola .. ¿te fijaste ...? No sé de qué me suena su cara ... 
- No, no lo ví. Fue todo muy rápido ...
Me dí la vuelta y vi que bajaba hacia la Zona Cero caminando a grandes zancadas.
- Jodeeeer ...!!! Ya sé quién era, Lola ... ¡¡¡... Era Armand Assante, el actor. Mi actor favorito. Te lo juro ... ¡¡¡ Era él, el que hizo de Ulises ... ¡¡¡... Espérame aquí, tengo que alcanzarle ... y salí disparado tras él ... Tenía que pedirle un autógrafo, hacerme una foto con él, mirarle, no sé...


Carteles de la Película "La Odisea"
      
Después de una veintena de pasos me di cuenta de que no daría con él. Habia demasiada gente. Era imposible. Se lo habia tragado Broadway ...
Habia chocado con él en aquella maldita esquina ... Todo había pasado en apenas 5 segundos de reloj, y ya nunca más le volvería a ver ...
De repente la ciudad se me hizo grande, inhumana y hostil. Insoportable ...
Y allí me quedé yo, solo y desconsolado como un gilipollas , en medio del tráfico de Broadway, pronunciando su nombre ¡¡¡... Ulisees, Uliseees ... ¡¡¡ Hasta que desperté ...

Armand Assante y Nueva York
            
Las arenas de Bolonia, que me llenaban la cara, me habían hablado en sueños. Tienen vida. Se habian metido en mi mente, y me susurraban desde la historia milenaria que, en el fondo, estamos a merced de los caprichos de los Dioses. 

- Antes de marcharnos, creo que me daré un chapuzón para espabilar ...
- Tiene "su aquello" lo de bañarse casi de noche, aquí en Bolonia, verdad?
Me haré a la idea de que es Ítaca ...
- ¿... Vienes Alicia ...?