Sígueme desde tu Email

martes, 20 de mayo de 2014

Final en Pulchra Leonina

Sor Maria Dolores ¿...tienen Virutas de San José...?


El río Esla, llamado Astura en la antigüedad, es el mayor afluente del Duero. En su curso existen numerosos espacios de gran valor paisajístico, que conforman un ecosistema muy rico en flora, con bosques de encinas, álamos, olmos y robles, y fauna: corzos, zorros, lobos, etc. además de etnográficos, gastronómicos, etc.  También se ha desarrollado una rica cultura etnográfica y arquitectura popular. El municipio de Gradefes, en las proximidades de León, tiene además, otros importantes tesoros, entre los que destaca el Monasterio de Santa María la Real. Alli reside la comunidad de las Madres Contemplativas de Gradefes.



Nada más ver el Monasterio desde el exterior, y analizando la geometría de los accesos, es fácil darse cuenta que está restaurado, y además muy bien. Efectivamente, se percibe el respeto a los materiales locales y su cuidada utilización. La escala de los tapiales y su definición constructiva en adobe y mampostería de bolos; las tejas reutilizadas y cuidadosamente colocadas; las franjas de césped, sendero del tipo opus signinum, y bordes drenantes en regodón, que conducen a la entrada; el ciprés señalando poéticamente la primitiva portada románica de entrada, etc, apuntan a que detrás de esta operación hay un gran profesional que ha estudiado el Monumento hasta el último detalle. 
A finales del s.XII, en 1168, Teresa Petri, tras enviudar, funda con sus bienes el Monasterio de Santa María la Real, siendo ocupado por la primera comunidad de monjas cistersienses de España. La iglesia se inauguró en 1177. Salvo en el s.XVII, y en tiempos de la Desamortización de Mendizabal y la supresión de las órdenes del s.XIX, la vida monástica ha sido contínua, y el conjunto arquitectónico ha ido creciendo y transformándose con sus lógicas vicisitudes históricas
Del conjunto original se mantienen la cabecera de la Iglesia de s.XII-XIII  -con el último tramo de s.XIV - parte del Claustro Reglar, y la Sala Capitular. En el s.XVIII se construyeron el coro, y el resto de dependencias. Lo que vemos hoy es el fruto de la intensa restauración realizada en los años 80 y 90
Aparte de la Iglesia, los edificios conventuales y el precioso huerto, existe una pequeña hospedería para que los seglares puedan compartir con la pequeña comunidad de 20 monjas el silencio, la soledad y la oración.



La Iglesia es sorprendente y muy original. No tiene fachada principal al estar integrada en el monasterio, y ser de uso interno. Románica con elementos góticos. Casi todo el templo es el deambulatorio o girola, con cinco capillas, de las que las tres centrales son de planta semicircular, y tienen bóveda semiesférica, iluminación con tres huecos del tipo saetera con abocinado conopial, y con remate absidial al exterior. Da la impresión que se pensaba en un templo de mayores dimensiones, y se vió reducido de manera inusual, pero ingeniosa, por economía de medios. Integrado en la girola, sin distinción alguna salvo por el arco de medio punto en vez de apuntado, se dispone un estrecho crucero sin desarrollar. La sensación que se tiene allí, en el interior, es de espacio central, en vez de basilical de tres naves.
El resto de la Iglesia lo completa una crujía, que en prolongación del muro del evangelio, conduce a la actual puerta de entrada, en el muro de la epístola al claustro, y el espacio del coro enfrente de la Capilla Mayor, no accesible y separado del resto por una verja. A la izquierda de la actual entrada ( foto izqda) se puede apreciar un enterramiento en arcosolio, cegando la primitiva entrada a la Iglesia, que aún se aprecia en el exterior junto al ciprés.


La capilla mayor presenta dos órdenes de arcos: los inferiores abiertos a la girola y los superiores con cinco ventanales en arco de medio punto. La bóveda descansa sobre nervios que apoyan en capiteles, que descargan sobre las altas columnas entre los arcos de división que definen la girola. El centro está presidido por la imagen sedente de Nuestra Señora de Gradefes, talla gótica policromada del s.XIII, que tiene una manzana en la mano derecha, y con la otra sostiene al niño, que está en actitud de bendecir. Es una copia, y la original se encuentra a buen recaudo.



La luminosidad y desnudez de sus fábricas de cantería realzan esta peculiar estructura, que tiene una gran armonía, esbeltez y proporción, ensalzada por el efecto de los claroscuros. La atmósfera de este espacio es vibrante, pues cambia a medida que el sol va variando su posición. Es un interior dinámico, ya que cambian las luces, las sombras y su intensidad...
Los motivos ornamentales, geométricos y vegetales de capiteles, impostas, así como los enterramientos, laudas, etc, son mínimos en su expresión artística por la exigente austeridad cistersiense. Son casi testimoniales, y pasan prácticamente desapercibidos ante la fuerza de la arquitectura que los contiene, la cual se expresa con el lenguaje de los elementos de su estructura portante, románica de transición al gótico.




Desde la Iglesia se sale al Claustro a través de una primitiva puerta, en el muro de la epístola, es decir en el lado opuesto a la entrada. Su precioso alzado desde el Claustro, bañado con una fantástica luz matinal degradada, dispone de un tímpano liso y arco apuntado con arquivoltas y boceles que apoyan en dos columnas con capiteles. El proceso de restauración ha dejado al descubierto las cicatrices históricas del edificio así como las imperfecciones y las diferentes fases en sus sillerías y aparejos, revelando a través de la sinceridad constructiva la historia del monasterio.



Lo primero que llama la atención al entrar en el Claustro es la portada de la Sala Capitular. Esta ejecutada con sillería de mejor calidad que el resto, y enmarcada con una moldura llamada guardapolvo. Se compone de siete vanos sobre zócalo bancada, siendo el central de entrada el de mayor altura y diámetro de arco. Los tres arcos de cada lado apean alternativamente en parejas o tríos de columnillas con capitel campaniforme y sutiles motivos vegetales, mientras que el central apea en seis columnas por cada lado. Todas las dovelas, y a ambos lados, están recorridas por una orla en altorrelieve, una línea quebrada en zig-zag. El conjunto es original del s.XII, y posee una gran unidad formal.



Asimismo se aprecia la profunda restauración a la que fue sometido el conjunto del Claustro Reglar respetando absolutamente la ambientación monacal de sus cuatro diferentes pandas: forjados nuevos de madera en techos o restauración de los existentes aprovechables, paramentos de mamposterias, arquerías y elementos ornamentales de piedra, suelos, etc. Es notable la solución de saneamiento de suelos al introducir una franja drenante de árido de rio en el arranque de muros, solución que evita las humedades por capilaridad, y define una zona central de tránsito con un acogedor pavimento de grés rústico. El lugar inspira una profunda paz y sosiego, y la intensidad de la luz leonesa hace que el paseo íntimo, sea toda una experiencia, para nosotros arquitectónica, religiosa para las monjas. 
Y en aquel silencio estábamos hasta que apareció desde nosedonde Sor María de los Dolores. Hasta aquel momento no habíamos encontrado a nadie, ni en la entrada, ni en la iglesia... pero ya se sabe que en estos sitios hay ojos por todas partes, y se conoce que alguna monja había dado la alerta de turistas...



Ella es la encargada de enseñar las zonas visitables del monasterio. La relaciones públicas, por llamarlo de alguna manera.... Conoce la historia del cenobio como si hubiera estado en la inauguración, y lo explica todo: historia, arte, arquitectura, cotilleos, etc. 
Aunque sean monjas contemplativas de clausura, tienen página web y hasta un blog: http://contemplativasengradefes.blogspot.com.es/
Sor Dolores es una mujer que seduce poco a poco, y lo controla todo. Nada más saludarnos ya dedujo nuestra procedencia y profesiones. Aparte de su agilidad mental, gracia natural y vitalidad, es muy comercial pues cuando te das cuenta te ha vendido el libro del Monasterio y varias cajas de "Virutas de San José", unas pastas de hojaldre fritas rebozadas con azúcar, que hacen las monjas allí. Con ella completamos la visita a las zonas públicas.
A continuación recorrimos el jardín interior del Claustro Reglar, donde pudimos apreciar los diferentes ambientes, rincones, y características de la restauración de los años 80-90



El ángulo sureste del jardín está reservado para humildes enterramientos de religiosas históricas. Hoy día lo llaman el "Claustro del Cementerio". En el huerto hay otro cementerio de mayor tamaño para las monjas. 
Me parece interesante recordar que en la primitiva entrada al monasterio figuraba la siguiente inscripción del s.XIII  
Tú que entras por estas puertas  
detén el paso y advierte 
que este sitio te convida 
a que mueras en la vida 
para vivir en la muerte...
Ya no existe esta inscripción, pero la recogió Aurelio Calvo en su obra "El Monasterio de Gradefes" León 1936-1945




Desde el claustro se sale al huerto, o prado del monasterio. Una amplia extensión de terreno que incluye zonas con diferentes cultivos, arbolado y el cementerio del monasterio. También perfecto no solo para ver la cabecera de la Iglesia y todos los elementos de la arquitectura románica incluidos los diferentes canecillos, sino también el mimo restaurador ante el desorden aparente de todas las fases históricas y constructivas del conjunto.  

Un remanso de paz solo roto por el crotoreo del pico de las cigüeñas que han colonizado todas las esquinas de la cubierta de la Iglesia. Un curioso golpeteo rítmico del pico, que a veces parece el sonido de una ametralladora lejana.

              


Quiero felicitar desde aquí a la Arquitecta Susana Mora Alonso-Muñoyerro, responsable del Proyecto y Dirección de Obra de la Restauración, por el excelente trabajo realizado hace ya más de 20 años, en el que ha puesto siempre como prioridad el carácter del edificio, interviniendo desde el respeto, el cariño a la obra, la humildad y la sabia pericia del buen arquitecto.
El Sueño de la Luz...
¡¡¡Qué diferente es la luz en León...¡¡¡ y cómo destaca la arquitectura con ella... en el interior de las iglesias... a través de las mínimas saeteras o vidrieras... en las sombras de los acogedores claustros románicos...No hace falta ir a las islas griegas para entender lo que Le Corbusier quería decir sobre que la arquitectura era el juego de los volúmenes bajo la luz.
- Estaréis de acuerdo conmigo en que todo respira con la luz, que es color y por lo tanto vida... En el fondo seguimos adorando al dios Sol, como Akhenaton y Nefertiti adoraban a Atón en el Antiguo Egipto. Y para entender estos conceptos, antes de ir a la Catedral de León, vamos a hacer una parada previa muy interesante... os parece? 
> Hoy la cosa va de sol, además para eso salimos de Asturias, no? para ver el sol...
> A ver chicos, no hace falta que pongamos ese GPS diabólico a funcionar, que sé llegar al Museo de Arte Contemporáneo MUSAC. Está detrás del Hotel San Marcos, mi pariente lejano, jajaja...
- ¿ Es esa cosa tan rara de colorinos...? - preguntó alguien-
- La misma...



- Sabéis que el edificio fue Premio de Arquitectura de la Unión Europea Mies Van der Rohe del año 2007 ¿verdad...?
> Está diseñado por los Arquitectos Emilio Tuñón y Luis Mansilla (DEP). El exterior es como un faro para el barrio, motor de la renovación urbana, arte y cultura. Algo parecido a lo que supone el Guggenheim para Bilbao...A medida que vamos hacia la entrada, el edificio nos va envolviendo en grandes planos con diferentes alturas, revestidos en vidrios de colores que proceden de la digitalización de fragmentos de las vidrieras de la Catedral de León. Por lo tanto el edificio nos habla, mientras entramos, de la historia, vida, luz, color y arte de León. Emilio y Luis, convierten la arquitectura en un juego en el que hay que atrapar las ideas, que siempre están ahí para descubrirlas. Caminar por dentro del MUSAC es seguir un camino laberíntico romboidal, que discurre entre muros que hacen zig-zag, en clara alusión a las teselas de los mosaicos y al pasado romano de León.
> Pero solo quiero que veáis el Hall, la tienda y la cafetería, porque dentro con las exposiciones temporales, instalaciones contemporáneas, performances conceptuales y demás... como que no a estas horas...
- Ay sí, mejor. Menudo rollo... Pues está muy bien por afuera, y con este sol los colores están vivos- oí comentar por detrás-
-Oléee, así se habla...¡¡¡- exclamé-... ya veréis que gozada es la vista desde dentro de la cafetería. Es como llevar gafas de sol, el mundo es del color del cristal con que lo miras...



-Siempre pensé que la visita a la Catedral comienza aquí en el MUSAC, porque el milagro de la luz de las vidrieras y sus increíbles efectos sobre la arquitectura, se pueden ver aquí a modo de prólogo, de aperitivo...y no lo digo solamente por la pixelación de los colores de las vidrieras, que se podría entender como un recurso metafórico, sino por el impresionante juego geométrico y de luz de los techos del Hall principal. 
Tuñón y Mansilla te obligan a estar mirando hacia arriba contínuamente. Ponen en blanco lo que siempre tiene luz y en negro lo que siempre tiene sombra. Por fuera es en color, y por dentro en blanco y negro. Los ángulos de este sorprendente techo son los del edificio, es decir, es la ley geométrica de los rombos de los mosaicos romanos por la que se rige esta arquitectura, y la luz va cambiando y modificando el espacio con el movimiento del sol, al igual que pasa con las vidrieras de la Catedral, y pasaba con el espacio de la Iglesia de Gradefes.
> Además, el Proyecto Cultural Catedral de León, que dió como fruto la restauración de todas las vidrieras, se llama "El Sueño de la Luz", y para mi, ese sueño empieza aquí porque la luz inunda los espacios, llenándolos de vida, mientras que las sombras parece que tallan el edificio con violentas líneas rectas y quebradas. No hay más que fijarse en estos techos o en la sombra exterior arrojada sobre la entrada al museo.



- Os confieso que este Hall siempre me ha fascinado. Cada vez que entro en este museo, estoy deseando salir para volver al Hall. Ese inquietante punto central donde intersecan seis planos, dos negros horizontales y cuatro blancos verticales, y que es diferente según desde donde lo mires, me hace quedar aquí mirando arriba hipnotizado, como un tonto...si pudiera me quedaría horas aquí, tumbado en el suelo...  
> Emilio y Luis tenían que haber hecho un suelo giratorio...- dije como si pensara en voz alta-
- Pues de eso nada...- cortaron todos empujándome - Hala, arreando para la Catedral, y luego nos cuentas esas cosas tomando vinos por el Barrio Húmedo...te voy a dar yo a ti, dos tintos y cuatro blancos...venga, vamos...!!!
- ¿Os hablé alguna vez del Síndrome de Stendhal...?...( nada, ni maldito caso...)


Dives Toletana
Sancta Ovetensis
Pulchra Leonina
Fortis Salmantina

-Pues aquí la tenemos...Pulchra Leonina. Iniciada en el s.XIII. La veo más limpia que otras veces ¿o es una sensación por la luz?...esta perspectiva me parece fantástica. Que me perdonen en otras ciudades que tienen catedrales góticas, como en mi Oviedo..., pero el espacio interior gótico de la Catedral de León me parece el más impresionante de España...ojo, no me refiero al retablo, ni al alzado exterior: alturas, trabajo de sillería, relieves, rosetones, pórticos, etc... me refiero a la atmósfera interior: la luz, el espacio, el aire, la magia del color de las vidrieras...no sé si me entendéis...
- Perfectamente...me recuerda a las grandes catedrales francesas: Reims, Chartres, Rouen, Le Mans, Notre-Dame...-apuntó Lola -
- Vamos a acercarnos poco a poco - dije-... para estas cosas me gusta seguir un ritual, al gótico hay que acercarse mirando siempre hacia arriba...


- Si os fijáis hay un espacio exterior delimitado por pilastras y reja, un exonartex. No es habitual, y dentro del ámbito vemos un primer pórtico separado un poco de la fachada, compuesto por tres grandes arcos ojivales de los que el izquierdo es más bajo, y dos pequeños intermedios muy estilizados ¿lo véis...? Es uno de los más bellos del arte ojival español...El rosetón y el triforio inferior, con las cuatro ventanas de tracería apuntadas, nos anticipan lo que pasará con la luz en el interior... 


-Si nos colocamos en el eje de simetría veremos que las dos torres son diferentes, en forma, acabados y altura. Son las cosas que tiene un templo gótico que lleva varios siglos de obra. Si leéis la historia de la construcción de la catedral veréis que pasó de todo. En realidad todavía no se terminó, pues a medida que se iba acabando comenzaban las restauraciones por problemas de todo tipo, incluidas los típicas patologías recientes de la piedra. Eso lo pone todo más interesante...
> Os recomiendo leer el libro "Pulchra Leonina" de Raimundo Rodriguez Vega. Se lee muy bien, y allí se cuenta todo, desde su origen hasta nuestros días.


-Pero vamos un poco más cerca. Me gusta percibir la descomunal escala del gótico en su área de influencia más próxima, aquella en la que aún se ven los pináculos de coronación... el espacio bajo torres. Como en toda la arquitectura la visión tiene un "efecto muelle", de acercamiento hasta tocar las fábricas, y de alejamiento hasta ver la relación con el entorno, el espacio social de influencia que incluye la distancia lejana o skyline urbano. Es decir que una catedral comienzas a visitarla desde kilómetros de distancia, y terminas la visita cuando te plantas delante del mismísimo sagrario, haciendo por supuesto todos los "muelles" intermedios. 
> Además a esta distancia aprecias, si te fijas, que los arcos apuntados son diferentes, las saeteras de las escaleras de caracol que suben a las terrazas superiores no son simétricas, los cambios en los tipos y calidad de la piedra de cantería...


> Y vemos hasta las criaturas zoomorfas de las gárgolas, que son los "gremlins malos" que inspiraron a Steven Spielberg en la célebre película...¿ a que nunca os habíais fijado...? - dije sabiendo que estas cosas les iban a encantar-
- A ver...¡¡¡ Déjame mirarlos con el zoom de la cámara...¡¡¡...es verdad...¡¡¡ - exclamaron uno detrás de otra...-
- En el gótico ponían esculturas de pequeños monstruos para proteger el templo de los pecadores, y hay de todo por Europa. Un auténtico zoológico... Me gustan mucho las gárgolas de Notre -Dame de Paris. Son unos monstruos realmente feos. Si recordáis, salen también en la película de Batman, cuando muere Jocker, el alcalde malo, agarrado a una gárgola. Me encantan...Vamos a entrar...


Nada más entrar, la vista se dirige necesariamente hacia las alturas. El espectáculo es grandioso. Los claroscuros se mezclan con las luces multicolores, por la refracción de los rayos en las vidrieras. La proporción interior no es la esperada: la nave central es sorprendentemente alta y estrecha, lo que le da una esbeltez extraordinaria. A través de unos auriculares que te dan en la entrada, vas escuchando la historia de la catedral.


Es imposible dejar de mirar a las alturas. La arquitectura gótica en su mayor esplendor, pureza, levedad...parece ingrávido, sin peso... como si el aire lo sujetara todo. La luz que entra a raudales por todas las vidrieras, y que cambia de minuto en minuto por el movimiento del sol, hace que este espacio tenga pulso, vibre, respire. No hay palabras para describir esta arquitectura sublime sin verla allí...


La planta es de cruz latina con tres naves en el brazo mayor, tres en el crucero y cinco en el ábside. A la girola se abren siete capillas: las dos de arranque de planta rectangular y las cinco intermedias hexagonales. La superficie total es de 2.650 mt/2 y tiene cabida para 12.000 personas. La nave central tiene 75 mt de longitud por 10,50 mt de anchura, y 30 mt de altura. Las vidrieras son el alma de la Catedral, y son las más amplias e importantes de España, con un total de 737 vidrieras y más de 1.800 mt/2 de superficie. Han sido recientemente restauradas y devueltas a su colorista esplendor original, en el contexto del Proyecto Cultural Catedral de León, llamado "Sueño de la Luz". Solo son superadas por la Catedral de Metz con 6.500 mt/2, y Chartres con 2.600 mt/2.
Ante un espacio tan sublime, los detalles históricos pasan a segundo plano, por lo que dejaré esta cuestión en manos de los profesionales de las disciplinas respectivas.
- Impresionante ¿verdad chicos...? -observé al salir al exterior-
- De quitar el hipo. Me recordó a la de Chartres por dentro - dijo Jose-
- Y ahora vamos a rematar la jugada al Claustro, que quiero que veáis una cosa...


El espléndido Claustro es de planta cuadrada de 40 mt de lado y sus pandas de 5 mt de anchura. Su construcción comenzó en el s.XII y terminó a mediados del s.XV. Los amantes del gótico encontrarán aquí la simbiosis perfecta entre arquitectura y escultura. Arquerías, capiteles, dovelas, tímpanos y abundantes restos de pintura mural del Maestre Nicolás, s.XV se añaden al programa escultórico que narra minuciosamente el Nuevo Testamento.


- Esto es lo que os quería enseñar, jajaja...
> El Pabellón Didáctico para actividades educativas y talleres de Arte del Proyecto Cultural " El Sueño de la Luz". En él se muestra el proceso de Restauración de la Catedral y sus vidrieras. Y para ello han buscado el diálogo con el MUSAC. El Pabellón mantiene su geometría zigzagueante inscrito dentro de la ortogonalidad del Claustro gótico. Es maravilloso...De esta manera los dos conjuntos arquitectónicos más importantes de León aceptan su hermanamiento funcional y formal, asumiendo su destino cultural compartido, dándose un memorable abrazo histórico... ¿ no os encanta la historia?
> Por eso os decía que la visita a la Catedral empezaba en el MUSAC, y no me creíais...
- Pero... ¿qué hace esto aquí? No pega nada...¡¡¡ -álguien protestó-
- Pues queda genial, ya sé que si hacemos esto en el Claustro de la Catedral de Oviedo, nos crucificarían, pero allí no tenemos un museo como el de Tuñón y Mansilla, y además hay que tener amplitud de miras, jajaja...Hala, ya podemos ir a tomar vinos... Esta visita se acabó


MUSAC vs Catedral vs MUSAC vs Claustro...y yo atrapado tras el vidrio verde, como Alicia en el País de las Maravillas, por perseguir al conejo de colores...
Pero dicen que todo es según el color del cristal con que se mira...y os aseguro que es verdad...
Fin de la Historia...
> Perdón...¿Quién me dijo que me invitaba a dos tintos y cuatro blancos...?