Sígueme desde tu Email

miércoles, 27 de agosto de 2014

Sinfonía de mármol para un amor eterno


En un mercado de Agra, La India...
...una mañana de la primavera de 1607



Fue un flechazo. En cuanto la vio, el joven príncipe Khurram, más conocido posteriormente como el Emperador Musulmán Shah Jahan, se enamoró perdidamente de ella. Arjumand Banu Begum, tenía 14 años de edad, nacida en Agra pero de familia persa, era una joven bellísima, y aquel día también sintió la llamada del amor por el Príncipe. Este ya tenía tres esposas, pero no había conseguido tener descendencia con ninguna. Poco tiempo después, y motivado por la urgencia del amor, anunció su compromiso matrimonial.

La Ceremonia Nupcial se demoró cinco años, a 1612,  por consejo de los astrólogos de la Corte. A partir de este momento, la bella Arjumand, pasó a ser la esposa favorita, y tener el título de "Mumtaz Mahal", la Perla de Palacio. Fruto del profundo amor mutuo tuvieron catorce hijos, en sus diecinueve años de matrimonio. Vivieron una relación de amor intenso y apasionado, siendo inseparables, incluso en las campañas militares.
Pero ella falleció en Burhanpur, al dar a luz a su decimocuarto hijo...


Mumtaz Mahal. Fuente: Wikipedia
                                                                                           
En algún lugar de Burhanpur ...
17 de Junio de 1631

"...Sí, Arjumand, amada mía, te prometo dedicar mi vida a construir sobre tu tumba el Monumento más bello e incomparable de cuantos se han construido en el mundo, en el pasado y en el futuro, para que todos sepan hasta el fin de los tiempos de nuestro amor eterno, tanto en la vida como en la muerte..."

( Promesa hecha entre sollozos por el Shah Jahan a su esposa Mumtaz Mahal, momentos antes de su muerte)
                                                    .................................................................

Con Turkish Airlines hacia el Este...
10 de Agosto de 2014


Vuelo a Estambul. Foto: Nacho SM

Otra vez en un avión...Todavía nos queda una hora y media para aterrizar en Estambul, y ya no sé ni cómo ponerme. Lo tengo claro, con lo que queda de espera en tránsito, y luego con las siete horas de vuelo hasta Nueva Delhi. Como son las mismas líneas turcas, la comida será igual de horrible que la que nos acaban de dar, así que me tiraré al pan con mantequilla y a la galleta, para mojarla con el café... Mi teoría es que en los aviones hay que comer y beber lo justo para evitar ir a ese mínimo toilette, siempre tan ocupado. 
Así que la próxima micción intentaré que sea en destino...
¿Os imagináis lo qué pensaría de esto Alejandro Magno, si levantara la cabeza...ir desde su casa en Macedonia hasta La India sin orinar ni una sola vez...? 

Me da la sensación de que este avión es más espartano y estrecho que otras veces. No hay manera de revolverse, ni de moverse para comer. Y no te digo nada si el viajero que va delante reclina el respaldo del asiento...Hay que hacer todo con los brazos pegados al cuerpo, y no hay maniobra posible sin molestar al vecino. Además estas bandejas están tan estudiadas que no sobra ni un centímetro cuadrado. En el momento que empiezas a acumular plásticos es horrible: los cubiertos con un plástico, la galleta con otro, la ensalada con otro, el pollo con otro, las salsas con otro, la servilleta con otro... Al final es un caos, a no ser que seas muy ordenado. En fin... menos mal que tienen vino.
" Red Wine, please..." La azafata me entendió a la primera con una sonrisa de protocolo, lo que parece indicar que mi inglés no es tan malo, por lo menos en las expresiones más mundanas.

Qué gracia... todavía me acuerdo de la cara que ponía el otro día Basilio a propósito de la historia de Shambhala, y los baños multitudinarios en Ganga Ma mientras cortaba cecina... Es un gran tipo. Le tengo mucho aprecio. 
Para matar el tiempo voy a escuchar un poco de música en el Mp3. Pondré el álbum Electric de Pet Shop Boys, el del concierto de Gijón. Como estamos aún encima de Albania, me da tiempo a escucharlo entero otra vez, hasta aterrizar...

5 días después...
14 de Agosto de 2014

"... No tengan prisa en sacar fotos...¡¡¡ Vengan conmigo a hacer el recorrido hasta la entrada al Mausoleo, mientras paramos en tres puntos para las explicaciones...¡¡¡ Lleven agua, pues hace mucho calor y dentro del recinto no hay puntos de venta...¡¡¡ Tendrán tiempo más que suficiente para todo, y recuerden por favor que dentro del Mausoleo deben de guardar silencio, y está prohibido sacar fotos...¡¡¡ Recuerden también que para subir a la plataforma superior de mármol del Tash, y en el interior hay que descalzarse o ponerse unas calzas. Es suelo sagrado...¡¡¡ Repito que disponen de tiempo más que de sobra, y estaremos en el Tash toda la tarde...¡¡¡ Son las 15.00 h. A las 19.00 h, mediada la puesta de sol, los quiero a todos aquí, frente a la entrada...¡¡¡ Les aseguro que recordarán este día el resto de su vida...¡¡¡"

Goudind, el guía de viaje de La India, era extraordinario: hablaba cinco idiomas, era educado, eficiente, muy bien formado, didáctico en las explicaciones, con un castellano más que aceptable, alto, guapo, agradable y sonriente... Sabía de sobra que el Taj Mahal era la visita estrella, y el motivo principal del viaje para casi todos, y organizó el horario para estar toda la tarde. Ha llevado allí a cientos de grupos de todo el mundo...


Puerta de entrada. Foto : Nacho SM

La impresionante Puerta de entrada al recinto del Taj Mahal, o Darwaza, tiene el inconfundible estilo de la Arquitectura Mogola. Está ejecutada con piedra arenisca roja, con caligrafías y motivos florales, con incrustaciones de mármol negro y blanco. 
Una maravilla, aunque se trate de un edificio secundario.


Puerta de entrada. Foto : Nacho SM

A través del arco central, donde se apelotona la gente con la típica urgencia por entrar, se vislumbra el Mausoleo al fondo, con su inconfundible color blanco. Pero conviene disfrutar de este momento previo sin nervios, y pasando con calma por la oscuridad del tránsito de la puerta. En Arquitectura es necesario disfrutar del factor sorpresa.

Puerta de entrada. Foto : Nacho SM

El Taj aparece al fondo, como levitando en su blanca pureza, engañándonos con la distancia real, y como consecuencia con sus proporciones. Es algo fantástico...¡¡¡

Primera perspectiva del Taj Mahal. Foto : Nacho SM

La primera perspectiva, nada más traspasar el arco de entrada, te deja sin respiración. Solo se oyen exclamaciones políglotas de admiración, y peleas por hacerse la foto, o el selfie, que inmortalice el momento, de esas fotos que se ponen enmarcadas en el salón de casa y que te acompañan toda la vida. El Taj Mahal... es increíble estar aquí...desde niño soñando con este momento, y cuando te das cuenta estás riendo de felicidad, incapaz de articular una palabra, al igual que todo el mundo que te rodea allí...

Taj Mahal. Foto : Nacho SM

- Qué te parece Nacho ? - Goudind ya sabía de mis intereses y actividad tras cinco días de viaje. En Jaipur me lo preguntó y tuvimos una interesante conversación sobre la arquitectura moderna de La India, pero eso es otra historia... -
- Me dan ganas de llorar Goudind. Jamás olvidaré este momento... Estoy sorprendido... Sabía que el Taj Mahal era muy bello, sobre todo en esta primera visión lejana, pero la realidad supera lo que me imaginaba. Esta emoción es demasiado fuerte, y necesito quedar aquí clavado unos diez minutos... me vas a dar ese gustazo ?...
- Jajaja...qué bueno Nacho, pero lo dices mal otra vez. No se pronuncia Taj Mahal, sino TashMaal. Vuestra jota pasa a sh muy suave, y la hache desaparece en una aa larga. Aquí en La India somos más suaves y amorosos que vosotros, hablando por supuesto, jajaja... no lo ves delante de ti?  Quién hizo esto por amor a una mujer en tu país...? Jajaja...
- TashMaal... está bien dicho Goudind?
- No está mal, aprendes rápido, jajaja... pero no te preocupes, tendrás todo el tiempo que quieras para disfrutar del Tash. Y te entiendo, porque hay veces que vengo aquí solo, sin grupos de turistas, a disfrutar en intimidad. Es el símbolo de mi país, y ya sabes que ayer fue el 67º Aniversario de nuestra Independencia, no...? Has escuchado el discurso del nuevo Presidente Narendra Modi ? Me ha llenado de ilusión. Es la primera vez que veo a un Presidente de mi pais hablar con tanta energía, y sin leer un papel...
- Lo he visto en la CNN, Goudind, y me ha parecido un buen líder, pero estoy convencido de que con gente como tú, La India será pronto un gran país...

El Taj Mahal es el más bello ejemplo de la Arquitectura Mogola, combinando elementos puros de los estilos islámico, persa, indio y turco. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1983, y es una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno, elegidas por votación popular ( Chichén Itzá, Coliseo de Roma, Estatua de Cristo Redentor Brasil, Gran Muralla China, Machu Picchu, Petra Jordania y Taj Mahal India)

Taj Mahal. Foto : Nacho SM

El Jardín es del tipo Charbagh persa más auténtico, compuesto a base de cuatro sectores principales, que a su vez se subdividen en otros cuatro, por dos láminas de agua divisorias y ortogonales, con surtidores centrales, que se cruzan en el estanque central elevado, de mármol blanco. El exquisito conjunto está diseñado con todo detalle. Es una obra maestra de la jardinería persa, y está cuidado con primor. 

Los paseos son lineales y se duplican respecto a la lámina central que marca los dos ejes principales de simetría. Los pavimentos son de arenisca roja con atractivos despieces geométricos hexagonales y cuadrados. En el estanque central se puede admirar el mágico reflejo vibrante del monumento en el agua. Este del Taj, y el  de la Plaza Abassi, Espejo del Mundo en Isfahan - Iran, están considerados como los mejores Charbagh del mundo. Son diseños de jardinería de origen aqueménida, y su primera referencia histórica es el de la ciudad de Pasargada, en tiempos de Ciro el Grande.

El cielo azul hace de fondo de esta maravillosa arquitectura, que perfila tonos púrpura al amanecer,  blanco puro brillante al mediodía, rosáceo a medida que la tarde avanza, para acabar dorado en el ocaso y luminoso, como si emanara una mágica luz interna, en las noches de luna llena. Es un edificio que palpita y cambia con la luz. Todas las perspectivas tienen su punto de fuga central en el Taj, por lo que la mirada siempre se dirige atraida hacia él. No puedes dejar de mirarlo pues parece que siempre descubres algo nuevo...

El Taj Mahal está flanqueado a ambos lados por dos edificios idénticos y homólogos al de entrada, de tipología mogol, en piedra arenisca roja: la Mezquita y la Posada, conformando un complejo sistema geométrico, y realzando la escrupulosa simetría del conjunto.
El Mausoleo, de planta octogonal, tiene una altura total de 75 metros, de los que la mitad es la cúpula acebollada y su tambor, y es igual por sus cuatro caras. Tiene por tanto un orden simétrico isométrico, es decir, múltiple en todas las direcciones y diagonales.

Taj Mahal. Foto : Nacho SM

La perspectiva opuesta, es decir la mirada hacia atrás, no es menos interesante, pues permite apreciar el magnífico edificio de entrada, la geometría del Charbagh, y sus elementos de composición divididos en sectores y subsectores cuadrados, separados por las láminas de agua, que actúan como espejo.

Perspectiva opuesta al Taj Mahal. Foto : Nacho SM
Perspectiva opuesta al Taj Mahal. Foto : Nacho SM

Perspectiva central inversa, y visión del orden geométrico del Charbagh persa, desde la plataforma base del Taj Mahal, mirando hacia la entrada. Aunque parezca que existe un diálogo arquitectónico, es solo apariencia derivada de la axialidad. En realidad todo el sistema converge hacia el Taj como joya central, planteando así una analogía con Mumtaz Mahal, la mujer más bella del mundo, la "Perla de Palacio", en torno a la que todo y todos orbitaban. Quizás por esta condición, y la delicada sensualidad de sus proporciones, formas, textura y color, al edificio se le atribuyen los más exquisitos valores femeninos. 

Taj Mahal. Foto : Nacho SM
Taj Mahal. Foto : Nacho SM

En el acercamiento, o segunda visión, aumenta la sensación de tamaño. Es mucho más grande de lo que aparenta, entrando en escena otros valores del edificio como la ornamentación de sus elementos arquitectónicos principales, los materiales y su pericia constructiva: despieces del mármol y geometrías secundarias subalternas. 

En esta distancia, en la que aún se aprecian todos los elementos que componen la arquitectura del edificio, destaca la cúpula de unos 35 metros de altura total. Tiene el remate típico de 3 bolas con luna en cuarto creciente, de las pagodas asiáticas, sobre cascada anular esculpida con pétalos radiales, en flor de loto. La cúpula es absolutamente lisa y acebollada, típica del Islam, y que con el tiempo fue utilizada en la arquitectura religiosa rusa. Los árabes prefieren usar el nombre Amrud, por la semejanza a la manzana más que a la cebolla. La cúpula nace de un tambor en friso continuo, que reproduce un pórtico sobre imposta sogueada, y arquitrabe en doble corona de mármol negro incrustado. 4 kioskos exentos en las esquinas de la terraza, con columnas y cúpula, escoltan la cúpula principal. El plano de fachada en que se abre el gran Iwan se eleva sobre el resto de las coronaciones, remarcando así las entradas y las 4 orientaciones

Asimismo, en esta distancia, se comienza a apreciar el trabajo de incrustación de gemas en los mármoles. Estas definen tres tipos de decoración : caligrafía islámica, elementos geométricos abstractos y motivos vegetales.

Primera terraza del Taj Mahal. Foto : Nacho SM
Primera terraza del Taj Mahal. Foto : Nacho SM

Llega el momento de descalzarse, y/o ponerse unas calzas. Subimos al primer zócalo, terraza o base del Taj. Su construcción es entera en piedra arenisca roja, en la que el frente ciego más la balaustrada en celosía, ofrecen una altura de 2,50 mt aproximadamente como primer zócalo, delimitando el Témenos ( por utilizar un término conocido) o área sagrada funeraria ya entera en mármol blanco. A la plataforma superior se accede por una doble escalera simétrica situada en el frente principal del edificio, y oculta a la vista. Nuevamente el factor sorpresa obliga a transitar de un espacio panorámico abierto a otro semejante, a través de un espacio angosto y cerrado.

Zócalo del Taj Mahal. Foto : Nacho SM

El Monumento propiamente dicho, compacto en mármol blanco, consiste básicamente en una plataforma elevada de unos 5 mt de cota sobre la anterior, que tenía pavimentos de arenisca roja. Se delimita el ámbito con sendos minaretes de 40 metros de altura en sus cuatro esquinas. Estos son tronocónicos, de tres plantas con pequeña cúpula en coronación superior, y se levantan sobre bastiones octogonales que sobresalen del muro base, repitiendo en su frente un módulo constante, o patrón ornamental de loto trilobulado en casetón, con rosetones en las esquinas superiores, como se ve en la foto, y todo en mármol blanco. El frente se remata con una balaustrada superior opaca, con incrustación recercada, y dobles líneas de mármol negro. Pequeños pináculos, agrupados en parejas, marcan el ritmo de la estructura modular reticulada.
Es fantástica esta segunda aproximación. La tercera es de contacto con el mármol. Hay que tocarlo...Se aprecia su esmerado pulido en la suavidad de su superficie, y la inercia térmica en su frescor. 
Qué maravilla...¡¡¡

Detalle del Taj Mahal. Foto : Nacho SM

El primoroso trabajo de ornamentación exterior, al igual que el interior, combina elementos de mármol blanco, en diferentes formatos, para definir los huecos del Iwan principal central, de las impostas decorativas, y de los 2 balcones exteriores de cada lado. Todo se va repitiendo en el chaflán, en idénticas dimensiones, hasta sus isométricos laterales, definiendo todo el perímetro con impecable igualdad y precisión modular. Para las incrustaciones decorativas en mármol, se han utilizado: Jaspe, Jade, Cristal de Roca, Turquesas, Lapislázuli, Zafiros, Cornalina... hasta un total de 28 tipos de gemas y piedras semipreciosas.

Esquina isométrica del Taj Mahal. Foto : Nacho SM
Iwan Oeste del Taj Mahal. Foto : Nacho SM

La luz de la tarde comienza a arrojar sombras, que introducen nuevas y sensuales curvaturas a la arquitectura. Emociona contemplar cada detalle, acariciar el fresco material en contraste con el agobiante calor ambiental... Es admirable comprobar que entre las incrustaciones decorativas y el mármol blanco no existe resalto alguno, por la calidad del pulido. Pasas la mano y no se nota la diferencia. Nunca he visto semejante calidad en el trabajo manual, y mimo en la construcción de un edificio. 

Iwan Oeste del Taj Mahal. Foto : Nacho SM

A su vez, sobre el nivel o cota de la plataforma cuadrada delimitada por los minaretes, el edificio principal, que alberga la Tumba del Taj, se eleva medio metro definiendo así el nivel interior del Mausoleo. Es curiosa la secuencia de apoyo simple de unos elementos sobre otros, desde el jardín Charbagh marcando su cota límite propia, su ámbito de influencia. La primera terraza, la segunda y el recinto funerario final. No hay penetración, interacción ni articulación de elementos arquitectónicos superpuestos. Solo apoyos de unos sobre otros. Así se enfatiza la sutil ingravidez del edificio, de una manera sublime.

Edificio Este del Taj Mahal. Foto : Nacho SM
Edificio Este del Taj Mahal. Foto : Nacho SM
Terraza sobre el río Yamuna. Foto : Nacho SM

El río Yamuna bordea por detrás, al norte, el conjunto monumental. Un agradable paseo permite rodear el conjunto y tomar conciencia del emplazamiento y el entorno natural del Taj Mahal. El río desemboca aguas abajo en el Ganges o Ganga Ma, en Allahabad, dando lugar a uno de los lugares sagrados más importantes del Hinduismo. El río Saraswati se suma a esta conjunción sagrada. ( Ver Shambhala, anterior capítulo del Blog "...entre la 42 y la Quinta")

Vista general Oeste del Taj Mahal. Foto : Nacho SM

El Taj Mahal bajo la luz oeste. A esta distancia es difícil notar las entonaciones de color pues prima más la textura concreta. Para notar esta influencia cromática hay que irse a vistas lejanas, en las que el pequeño detalle desaparece, y sdestaca el volumen puro. No obstante aún no se ha inventado la cámara que reproduzca lo que el ojo humano ve exactamente. Y allí sí se aprecian estas sutiles entonaciones.

Llega el momento de entrar al interior de la Tumba. Ya nos dijo Goudind que está prohibido sacar fotos, asi que buscaré información en diversas fuentes, como Wikipedia...
Pero veamos cómo acabó la Historia tras la muerte de Mumtaz Mahal...

                                             ...................................................................

Cuenta la Historia que el Shah quedó desolado. Su salud empeoró envejeciendo prematuramente. No podía soportar su pérdida y durante 2 años no participó en ninguna celebración ni actividad. Todos los Viernes acudía de blanco, color del luto, a pie a visitar su tumba provisional. Tras un tiempo, en 1631, el cuerpo de Mumtaz fue trasladado a Agra, y el Emperador ordenó iniciar el proceso de construcción de un Memorial a su mujer, tal y como le había prometido en el lecho de muerte, en el momento final de su vida. 

Para ello invitó en concurso a los mejores arquitectos del mundo. Se eligió el proyecto del Arquitecto turco Ustad Isa Afandi, aprendiz del gran Mimar Sinán. Una espléndida construcción absolutamente simétrica en mármol blanco de Makrana-Rajasthan sobre una plataforma en arenisca roja de Dholpur y Fatehpur Sikri. El conjunto tendría una gran jardin persa, del tipo Charbagh en su frente delantero. La obra se acabó en 1648.

Sus hijos entraron en conflicto armado por la posesión del trono, alzándose el autoritario Aurangzeb. Rápidamente encarceló a su padre condenándole a cadena perpetua en el Fuerte de Agra. Se cuenta que el Shah Jahan pudo tallar una pieza de mármol de su ventana para poder ver reflejado el fabuloso Mausoleo que había construido para Mumtaz, y pedía continuamente morir, para volver a reunirse con ella. Falleció finalmente en 1666.

Aurangzeb, no le construyó un Mausoleo propio, como era de rigor por su rango. Y quizás como castigo o también por compasión, decidió ubicar la tumba de su padre junto a la de su madre Mumtaz Mahal situada en el centro geométrico absoluto del Mausoleo. El destino quiso que el monumento más perfecto, bello y simétrico jamás construido, rompiera su perfecta simetría con la ubicación ladeada de la tumba del Shah Jahan.

Finalmente Khurram y la bella Arjumand descansaban juntos para la eternidad bajo la Arquitectura sublime. Su amor superó todas las barreras incluidas las del tiempo.

Khurram y Arjumand
                                              ..................................................................  
                                  
Tumba de Mumtaz Mahal en el centro. A su lado derecho tumba del Shah Jahan    

Tras una sofocante cola y aglomeración de personas, conseguimos entrar. Resulta muy difícil ver algo, debido al agobio, el calor y la altura de la celosía octogonal que envuelve los dos enterramientos. Se nota también la falta de luz. La cúpula no es lo que esperaba: se trata de una cúpula rebajada, con decoración en estuco imitando mocárabes, lo que quiere decir que el espacio interior de la gran cúpula acebollada está vacío, es una estructura portante sin más, y no tiene respuesta espacial en el interior del mausoleo. No obstante la abrumadora decoración interior sobre sus 8 muros octogonales de 25 metros de altura, resulta sobrecogedora, y con las piedras semipreciosas y gemas ya descritas, se convierte este espacio en una joya inigualable, de una suntuosidad nunca vista.

Tras un tiempo dentro, conseguimos salir nuevamente al exterior. Estaba empapado en sudor y no tenía muy claro lo que había visto, o casi mejor intuido ver... Necesitaba que me diera un poco el aire, y nada mejor que volver a la lámina de agua en el estanque central del Charbagh

Taj Mahal. Foto : Nacho SM

Confieso que siempre quise hacer esta foto...Estuve un tiempo hasta lograr el máximo reflejo en la lámina. Para ello lo mejor es agacharse todo lo posible. Casi al ras del agua, para que las vibraciones tengan menos efecto en la imagen. Hay que ponerse un poco girado respecto al eje de simetría principal, que viene definido por los pináculos de bronce que están en la mitad del estanque, y que en realidad son surtidores desactivados. 
Hice unas cuantas fotos, y acabé deslomado con la camiseta empapada de sudor, pero feliz. Por supuesto hay colas para hacer esta foto.

Eran las 18,30 h, y dimos por terminada la visita al Taj Mahal.
Me dolía la cabeza, me temblaban las rodillas y notaba... como mareos. 
Debía de ser el Síndrome de Stendhal del que habla mi amiga Sira Gadea...

Al día siguiente...
15 de Agosto de 2014

Antes de despedirnos de Agra, el guía Goudind quiso obsequiarnos con una panorámica inolvidable. Nos llevó a la orilla opuesta del río Yamuna. Estaba poniéndose el sol...


Taj Mahal desde la orilla opuesta del Yamuna. Foto : Nacho SM

Otra vez sin habla... Qué barbaridad...¡¡¡ No puede ser más hermoso...Es imposible dejar de hacerle fotos. De conjunto, de cerca, de detalles...y siempre cambiante de tonos...

Vista Norte del Taj Mahal. Foto : Nacho SM

- Si queréis estar un rato para despediros del TashMaal, no tenemos prisa. Hemos acabado la visita a Agra y hasta la cena no tenemos nada mejor que hacer que admirarlo, verdad...? - Goudind sabía donde nos dolía, y lo decía con su sonrisa pícara...-

Decidí alejarme un poco de los demás. Caminé hacia el Oeste  y saqué mi blog de dibujo. Tenía que hacerlo. Era como un Doctorado en Dibujo... Cuando alguien me pregunte qué cosas importantes hice, les diré:  " ...dibujé el Taj Mahal...allí ".
Quizás sea lo más importante de mi vida como dibujante y quizás como arquitecto.
Entre el calor, las moscas y los críos, que llegaron como ídem, tirándome de los pantalones y pidiéndome caramelos, lápices, etc, apenas logré configurar un boceto rápido. Algún día este apunte a lápiz estará pegado por detrás del que algún día será un buen cuadro. Os lo aseguro, porque el Tash se lo merece, mi chica Lola también, yo también, y mis profesores de Análisis de Formas, que me enseñaron a dibujar en la Escuela de Arquitectura...esos también...porqué no?

Taj Mahal. Foto : Nacho SM
Dibujo a lápiz del Taj Mahal. Autor: Nacho SM

Dedicado a Sira Gadea, especialista en Arquitectura y aquellas Artes Plásticas materializadas por el ser humano bajo inspiración sin duda divina, y que por su extrema belleza provocan al común mortal, entre otros efectos perturbadores psicosomáticos, el llamado Síndrome de Stendhal.