Sígueme desde tu Email

martes, 16 de diciembre de 2014

La Tumba del rey pastor


" Oh hombre...¡¡¡ Soy Ciro el Grande, quien dio a los persas un imperio y fue el Rey de Asia. Recordarme por ello, no por este monumento..."


   Tumba de Ciro el Grande. Pasargada-Irán. Foto Carmen Pérez Fuente

Mamen sabe de mi interés por la Tumba de Ciro desde que nos conocemos hace más de 20 años. Le contamos el viaje a nuestro regreso, y cada vez que lo recordamos acabamos hablando de la carrera que eché allí para sacar las fotos sin gente. Hace breves semanas que llegó de Irán, y allí hizo una serie de fotografías que me ha cedido generosamente para publicarlas en "... entre la 42 y la Quinta", y poder hacer este humilde homenaje a Ciro... 
Estoy convencido que se acordó mi cuando sacaba estas extraordinarias fotografías, y que se armó de paciencia para que no saliera nadie. 
A ella le dedico, por tanto, con todo agradecimiento y cariño este reportaje.
Gracias amiga Mamen...¡¡¡



A principios de los 80 compré una revista de Historia y Arte en la que vi esta foto. Me impactó...y decidí que algún día tenía que intentar ir a ese remoto lugar de nombre Pasargada, en Irán. La Tumba de Ciro. Esta imagen caló en mi más de lo que imaginé...quizás por su dramatismo visual por el contraste de luces y sombras, los cielos, la erosión de sus enormes piedras, la contundencia de su forma arquitectónica, las montañas del fondo, la soledad, el halo de misterio del pasado...tantas sensaciones...

Quise conocer esa cultura, su historia, religión, guerras, arte, arquitectura, etc. Compré libros de arqueología, guías de viajes, y novelas sobre los persas...y sigo en ello hasta hoy.

En 1998, coincidió la posibilidad de ir con un tiempo político favorable, y sin pensarlo dos veces, y pese a las advertencias de familia y amigos, sobre el riesgo de ir a un pais integrista, Lola y yo decidimos hacer un viaje por Irán.
La Presidencia del Gobierno iraní, con Mohammad Jatami ( 1997- 2005) marcó una interesante etapa reformista, tras la revolución de Jomeini. Aquel contexto de cambio potenció una cierta relajación de las rígidas costumbres, y la apertura al turismo occidental.

Aqueménida

2.500 años atrás, el Rey Ciro plantearía, en el mismo territorio, otro tipo de cambios sociales de gran trascendencia...
Arranca la historia a principios del s.VI a.C. siendo Faraón de Egipto Necao, en la XXVI Dinastía. Nuestro personaje vió cómo caía derrotado en Karkemish por Nabucodonosor. También había caído Josías de Judá, y el pueblo hebreo era conducido cautivo a Babilonia.

Ciro ( 600/575-530 a.C.) ( en su lengua Kuras, que significa pastor de ovejas) se crió en las montañas que rodeaban un fértil valle llamado Pasargada, situado a 1.800 mt de altitud, el campamento habitual de los persas. Cambises, su padre, ordenó que se edificaran altares de fuego a su alrededor. Agua, fuego y montañas altas como murallas, llenas de cuevas y manantiales, eran garantía de seguridad por su difícil acceso. Este paradisíaco valle de las alturas, bueno para caballos y hombres, se consideraba lugar sagrado. 

    Anahita ( Izqda Jarrón Cleveland Museum. Dcha British Museum)

Cuando Ciro cumplió 10 años juró devoción a Anahita, la hermosa diosa de los manantiales y cascadas de las montañas de Pasargada, que se manifestaba a través del sonido del agua y de los reflejos multicolores que la potente luz del sol, en aquellas alturas, producía en los saltos de agua y las gotas del rocío.
Ciro acudía con frecuencia a los torrentes... a escucharla. La tenía idealizada. Anahita vivía en la región de las estrellas, en los cielos puros de Pasargada.
En la religión zoroástrica, Zarathustra su profeta considera a Ahura Mazda como el creador, y Anahita era la personificación del planeta Venus en su pureza sublime y guardiana de todo lo creado. Fue asimilada a otras diosas en culturas vecinas, Lidia y Armenia, como Artemis y Afrodita.


    Imperio Persa

Ciro inició, desde Pasargada, la expansión persa que llegaría hasta La India por el Este, y por el Oeste hasta el mismo Mediterráneo, como recoge el episodio bélico de la historia de Creso, Rey de Lidia, iniciado tras una consulta al Oráculo de Delfos. Sus conquistas fueron, en la mayor parte de los casos, una genial combinación entre el arte militar y la diplomacia. Inteligencia, tolerancia, tacto y saber escuchar fueron virtudes reconocidas en Ciro. El respeto a la cultura, idioma y religión de los pueblos sometidos fueron sus armas. 
Así se conformó el Gran Imperio Persa Aqueménida.

Ciro fue un liberal, y el primer rey que abolió la esclavitud, el cautiverio y la opresión. Para él todas las naciones y personas, eran iguales en derechos. Creó un Imperio formado por 25 naciones, de tipo federal, gobernados por sus propios reyes menores, o sátrapas, y poblado por hombres libres, y enriquecidos en la pluralidad de religiones, idiomas y culturas.

El federalismo hizo fuerte a una Persia unida. Cada nación era libre para gestionar sus propios asuntos, tenía su ejército para guardar las fronteras, asegurando que los pueblos pudieran prosperar en economía, derechos y libertades. Ciro estableció una eficaz red de comunicaciones imperiales y civiles, construyendo caminos y estableciendo el sistema de postas, adaptado posteriormente por los romanos. Construyó acueductos y embalses. Reforzó las fronteras con amurallamientos y fortalezas. La única condición para los pueblos sometidos era, aparte del tributo, el reclutamiento, y el asentamiento de una guarnición militar permanente, la obediencia absoluta en cuestiones internacionales que afectaban a las naciones del Imperio, y que se decidían en Consejo de Palacio, bien en sus desplazamientos diplomáticos, en las campañas militares, o bien en Pasargada. 

La Historia lo califica como líder de hombres, hábil estratega militar, buen gestor y diplomático. Pronto le llamaron " El Padre", " El Grande", y el Shahan-Shah o "Rey de Reyes". Se ganó el respeto y admiración en todo el mundo: griegos, judíos, egipcios, etc...

    Tumba de Ciro en Pasargada. Alzado posterior. Foto Carmen Pérez Fuente

Recuerdo aquella mañana como si fuera ayer. Fui corriendo desde el autocar para llegar antes que nadie, y poder hacer las fotos sin gente, pues llegamos a la vez que un grupo de turistas japoneses y otro norteamericano. El equipo fotográfico se balanceaba en mi cuello de un lado a otro, dificultando la carrera. Llegué jadeando y empapado, pues en Pasargada hace muchísimo calor... 

Por fin lo tenía delante de mi... habían pasado 17 años desde que había comprado en Oviedo aquella revista... Qué momento increíble...¡¡¡ Llevaba varios carretes de diapositivas por si acaso, y al final gasté uno de 36, solamente en la Tumba (tengo que buscar una solución para digitalizarlas...)

   
    Tumba de Ciro en Pasargada. Fotos Carmen Pérez Fuente

Al fondo, a la derecha en la foto superior, se ve a lo lejos la explanada de aparcamiento. Ahora han hecho una carretera asfaltada hasta el monumento, que no había cuando yo estuve... Por tanto, según se entra, lo que vemos es el alzado posterior del monumento.
Pero bueno...esta es la fabulosa visión de la Tumba del Gran Ciro, uno de los personajes más sobresalientes de la Historia. 

Ciro el Grande tomó Babilonia el 539 a.C. liberando a los 50.000 judíos de la cautividad, permitiéndoles regresar a Jerusalen. Asimismo les ayudó a reconstruir su templo, financiando la obra con fondos del Imperio Persa y del tesoro real. El edicto marcó un antes y un después en la historia del pueblo judío, que consideró a Ciro como un mesías enviado por Yahvé para su liberación. Estos hechos están recogidos en el Antiguo Testamento.

    Tumba de Ciro en Pasargada. Foto Carmen Pérez Fuente

Tras un reinado de casi 30 años, repleto de viajes y campañas militares, el Rey Ciro murió en el campo de batalla, en 530 a.C. herido por una flecha envenenada durante la campaña bélica contra los Masagetes, en Asia Central. Luchaba al lado de sus soldados, como uno más de su ejército. Su último deseo fue ser enterrado en su tierra, en el hermoso valle de Pasargada. Fue sucedido por su hijo Cambises II, y el Imperio Persa que él creo, se expandió aún más, durando 200 años, hasta la campaña de conquista de Alejandro Magno.

Pude disfrutar a placer de este Monumento, Patrimonio de la Humanidad desde 2004, rodearlo y fotografiarlo a mi aire, sin interferencia de nadie. Cuando llegó toda la gente de los grupos ya había terminado de hacer las fotos, y pude disfrutar con calma de las explicaciones del guía, un solvente historiador iraní especializado en Pasargada. 

Un podium de seis escalones de grandes sillares, cuya altura desde la base es doble según la proporción 1 a 3, y 3 a 6, sirven de basamento perfectamente escuadrado, a modo de zigurat, de un edículo simple con cámara funeraria única, construido con grandes sillares labrados a cara vista, que parece inspirado en la arquitectura clásica funeraria de Anatolia, en Asia Menor. Dispone de frontón con imposta de doble curvatura, conformando un alero continuo, sin decoración, y con cubierta a dos aguas, alcanzando una altura total de 11 metros. Como única decoración tiene un orden arquitectónico adintelado muy erosionado, enmarcando la entrada. El cuerpo de Ciro fue colocado en un sarcófago de oro, y la tumba lleva la inscripción en escritura cuneiforme, que encabeza este reportaje.

Derechos Humanos


Pero Ciro ha trascendido hasta nuestros días por ser el autor de la primera Declaración de los Derechos Humanos, anterior a la Carta Magna en casi dos milenios. Naciones Unidas publicó en 1971 su traducción en todos los idiomas de los países de la ONU. Está grabada en el célebre "Cilindro de Ciro" ( esquina superior ), una de las piezas más valiosas de la Historia de la arqueología, que se conserva en el British Museum de Londres...Y una réplica exacta, en la sede de Naciones Unidas en New York.

La Carta de Ciro está grabada en escritura cuneiforme sobre un cilindro de barro cocido. Fue descubierto en 1878, en las excavaciones del Templo de Marduk, en Babilonia. En él, se describe el tratamiento a los habitantes de la ciudad conquistada por los persas.

" Mis numerosas tropas se movían por Babilonia...No permití que nadie aterrorizara a la tierra de Sumer y Acad...Miré por las necesidades de la ciudad y sus santuarios para su bienestar...levanté su yugo, restauré sus viviendas y puse fin a sus desgracias..."

El día 29 de Octubre se celebra en todo el mundo el día de los Derechos Humanos. Es el día de la Coronación de Ciro, en el que puso fin a la esclavitud, a las costumbres de opresión y explotación humana. El texto del Cilindro de Ciro, que fue redactado en el 539 a.C. está recogido en el capítulo de "Antecedentes" de la Declaración Universal. Al hacerlo, los persas se convirtieron en los pioneros en la libertad de religión y cultura. En la Carta, después de presentarse y mencionar los nombres de su padre, primero, segundo y tercer antepasados, Ciro expresa que él es el Rey de Persia, Babilonia y las naciones de las Cuatro Direcciones.


El 29 de Octubre de todos los años, numerosas personas acuden a Pasargada, y frente a su tumba, honran su memoria.

"...Ahora que puse en la cabeza la corona del reino de Persia, Babilonia y las naciones de las Cuatro Direcciones, con la ayuda de Dios (Ahura Mazda) anuncio que respetaré las tradiciones, costumbres y religiones de las naciones de mi Imperio, y nunca permitiré que  mis gobernadores y subordinados miren con desprecio o insulten a nadie... No impondré mi monarquía ante ninguna nación... Cada uno es libre de aceptar o rechazar, y no resolveré reinar en guerra... No permitiré que nadie oprima a otros, respetaré el derecho de regreso y castigaré al opresor... Mientras sea monarca no dejaré que nadie tome posesión de los bienes de otros por la fuerza o sin compensación... Mientras yo viva evitaré el trabajo forzoso no remunerado, y anuncio que cada uno es libre de elegir una religión... La gente es libre de vivir en todas las regiones y tomar un trabajo siempre que no violen los derechos de otros... Nadie podrá ser sancionado por faltas de sus parientes...Prohíbo la esclavitud, obligo a mis gobernadores a prohibir el intercambio de hombres y mujeres. Estas tradiciones se deben erradicar de la tierra...Le imploro a Dios (Ahura Mazda) que me haga tener éxito en el cumplimiento de mis obligaciones con las naciones de Persia, Babilonia y las de las Cuatro Direcciones."

Jardín de Persia

Éste es el significado del nombre Pasargada. 
Y aunque lo que hoy vemos es un terreno yermo, desértico y arrasado, con unos escasos restos reconstruidos, poblado por fantasmas de la historia, fue un fértil valle, y luego el campamento de los persas. Fue transformado en un bellísimo lugar, con pulcros y coloristas edificios públicos: Palacio, Sala de Audiencias o Apadana, jardines con abundancia de exóticas especies, estanques, acequias.. y la Tumba de Ciro.

Los mejores arquitectos e ingenieros, formados en Asiria, fueron llamados para aplicar en Pasargada los modelos de la arquitectura, la jardinería y la hidráulica de Nínive y Babilonia, que eran famosos y admirados en todo el mundo civilizado. Cuando Pasargada entró en decadencia y abandono, tras la muerte de Ciro, su arquitectura y trazado urbano fueron la inspiración para la construcción de la inigualable Persépolis, a unos 50 km de distancia. La capital del Imperio Persa durante casi 200 años, y que, al final fue tomada y parcialmente destruida por Alejandro Magno en el 330 a.C. poniendo fin al Imperio Persa.

    
    Palacio de Ciro - Pasargada. Fotos Carmen Pérez Fuente

Hay que señalar que el mismo Alejandro Magno acudió a Pasargada a presentar respetos ante la Tumba de Ciro el Grande, y cuando llegó se horrorizó por el estado en que se hallaba, ordenando inmediatamente su restauración. En aquel tiempo la tumba ya había sido saqueada. 

Pero uno de los restos más interesantes de Pasargada es el llamado "Guardián de las 4 Alas", situado en la Puerta R, y que representa al mismo Rey Ciro, en el mejor estilo asirio, vestido con túnica elamita hasta el tobillo, pose y corona tipo egipcio Hemhem, o triple Atef de dos cuernos, que representa el triunfo del sol. 

Ciro entra en Pasargada, ciudad de coronación de los reyes aqueménidas. Allí viviría una experiencia mística de investidura en el interior del Templo de Anahita. Un ritual mistérico de encuentro con Ahura Mazda, dirigido por los Magi, los veladores del fuego sagrado. Los Magos, los intermediarios del dios. 


    Guardián de las 4 Alas -  Pasargada. Fotos Carmen Pérez Fuente

La Puerta R constaba de dos piezas, trabajadas en bajo relieve, con un gran dintel en el que rezaba la inscripción 
" ...Yo soy Ciro...el Rey...el aqueménida..." 
( la pieza se ha perdido).
Es una manera simbólica de representar la permanencia del rey en el valle...


    Apadana de Pasargada. Foto Carmen Pérez Fuente

Pasargada...
Cuanta fantasía despertó en mi ese nombre. La imaginé como una explanada vacía bajo un sol abrasador, solitaria, en absoluto silencio... llena de hierbajos y pequeñas piedras antiguas rotas, con unos pocos restos reconstruidos...que aún quieren dar testimonio orgulloso del brillo de antaño, que nunca volverá... Un lugar rodeado de montañas lejanas donde había cascadas y manantiales...donde habitaba Anahita, la diosa adorada, y adonde el joven Kuras acudía con frecuencia, por si algún día lograba ver su rostro en los brillos del agua. 
Verla, sentirla, acogerla entre sus brazos...fue toda la vida su sueño ansiado, y también que un día conquistaría el mundo.

En aquel momento era un pedregal yermo y desértico...pero lleno de presencias y rumores que yo oía en aquel silencio.
Me agaché y cogí un puñado de tierra con la mano, que dejé escurrir despacio entre los dedos mientras pensaba...
Es un ritual que hago siempre...

Pasargada era tal como la había imaginado... 
Miré hacia las montañas...quizás al final, el joven pastor había logrado ver a Anahita... y pensé que quizás estaba con ella en la región de las estrellas...

Hacía muchísimo calor...Con la otra mano me quité el sudor que me entraba en los ojos, y me fijé en una piedra grande cercana, a un par de metros, al lado de ella vi una lagartija quieta al sol... 


Homenaje Oficial

    Acto 2.500 aniversario. Fuente Mani - Persepolis.nu

El 12 de Octubre de 1971 Irán celebró el 2.500 Aniversario de la Fundación del Imperio Persa por Ciro. El entonces Shah de Persia Mohammad Reza Pahlevi, en acto solemne delante de la Tumba, habló:

"...Oh Ciro, Gran Rey, Rey de Reyes, Rey Aqueménida, el Rey de la Tierra de Irán. Yo, el Shahan-Shah de Irán, te ofrezco mis saludos de mi mismo y de mi nación. Descansa en paz, porque estamos despiertos, y siempre vamos a estar despiertos...Ciro el Grande, descansa en paz. Que Dios (Ahura Mazda) siempre ilumine tu camino y te bendiga..."

    Reconstrucciones ideales. Fuente Mani - Persepolis.nu


                              ..........................................................