Sígueme desde tu Email

jueves, 5 de junio de 2014

Fluye Cefalino...

...Hagas lo que hagas ámalo, como amabas la cabina del Paradiso cuando eras niño...
              
Palabras emocionadas de Alfredo a Totó en su despedida (Cinema Paradiso 1988)


                      
Cuando vi esta preciosa escena del beso de amor entre Elena y Toto ( Salvatore), bajo la lluvia en el cine de verano del pueblo, mientras ponían la escena entre Ulises y Polifemo, quise averiguar donde era...En aquella época no había Internet, así que tardé bastante en descubrir que el pueblo era Cefalú, en Sicilia.



Para oir hablar de Cefalú hay que retroceder hasta el s.IV a.C. y a Diodoro Sículo, que el s.I a.C. la llamó Kephaloidion, es decir, con forma de cabeza. Un museo natural de la Historia y del Arte sobre el Mar Tirreno, y un bellísimo pueblo donde se concentran las más genuinas tradiciones de Sicilia. Su fama se ha extendido por todo el mundo no solo por su belleza, también por la célebre y emotiva película "Cinema Paradiso", del Director Giuseppe Tornatore, de 1988 ( Premio Festival Cannes, Globo de Oro, 1 Oscar, etc...)

Cefalú ( Foto Nacho SM)

Griegos, cartagineses, romanos, árabes, bizantinos, normandos, aragoneses....pasaron por aquí dejando su huella física, cultural, arquitectónica y toponímica. No contaré su densa y atropellada historia, en la que figuran personajes que van desde Aníbal, Cicerón, Herodoto, multitud de reyes y nobles, algunos muy próximos a nosotros como los Anjou, Borbones... y hasta Sthendal, Borges... Prefiero que la investiguéis por vuestra cuenta en el relax del hotel mirando al mar. Yo os contaré las sensaciones, el aire que se respira...


Acceso a Cefalú ( Foto Nacho SM)

Lo bueno que tienen los pueblos del Mediterráneo es que a los fotógrafos "del montón", nos salen fotos aceptables, y a veces hasta buenas postales. El camino de entrada a Cefalú es por un paseo muy agradable, al lado de la estrecha carretera que bordea la costa, entre árboles, con pequeñas "ventanas" donde se puede admirar el hermoso panorama con el mar, el cielo, el pueblo... y respirar el aire puro marino, con el olor característico a pinar. Hay que pararse cada poco para saborearlo, y sacar fotos...

Calles de entrada a Cefalú ( Foto Nacho SM)

Las primeras casas del pueblo nos anuncian su tipología arquitectónica. Largas calles con casas de baja y dos plantas, con terrazas áticos superiores, y a veces tres plantas. Balcones con ventanas de dos hojas, y salientes en estructura simple de ménsulas de hierro. La bandeja volada consiste en pequeñas losas de hormigón, o en piezas enteras de mármol blanco. Barandillas variadas de forja, y toldos con franjas verticales en todos los balcones. El resto de la decoración mural de las fachadas es lo de siempre : cables, equipos de aire acondicionado, pantallas parabólicas y ropa colgada a secar...


Balcones de Cefalú ( Foto Nacho SM)

Es interesante tratar de analizar el aparente caos de las cosas, como cuestión general. En particular, cuando uno se fija en las fachadas de los pueblos italianos del sur, y clasifica los diferentes elementos que las componen, se aprecia una cierta coherencia, una ley, un modo de entender la vida, que es el primer paso hacia el orden.


Calles de Cefalú ( Foto Nacho SM)

Por extensión del modelo, y en la repetición sucesiva de los elementos conocidos, más otros eventuales como señales de tráfico, bancos, plantas, etc, surge la calle típica, llena de atractivo encanto. Si, por fin, añadimos los compases de alguna napolitana o tarantela que sale de algún balcón, y alguien dando voces en el interior de las casas, como banda sonora de fondo, no habrá ninguna duda de donde estamos. Conocido el medio, y ubicados en el contexto, avancemos por la sombra, saquemos el abanico para el sofocante calor, la cámara de fotos, y disfrutemos del paseo por Cefalú...


Piazza del Duomo - Cefalú ( Foto Nacho SM)

Tras el largo paseo por el Corso Ruggero, aparecemos en la Piazza del Duomo. 
Sentarse en estas terrazas, a la sombra, y tomar un "Brioche con Gelato", es un placer de dioses. Mientras tanto podemos admirar las fachadas de la Piazza, con palacios como el Piraino del s.XVI, el gótico de María, la fantástica Catedral normanda, el Palacio Episcopal del s.XVII, y el promontorio en forma de cabeza que da nombre a la ciudad, dominando el conjunto.


Piazza del Duomo - Cefalú ( Foto Nacho SM)

Apetece quedarse horas en estas tranquilas terrazas, charlando a la sombra, de las cosas de la historia y la vida, de Italia, tratando de imaginar qué pensó Borges cuando se la describieron... observar el trasiego de los pocos y selectos turistas que, concentrados, se detienen en la ejecución de cada foto, intentando captar el mejor enfoque y detalles posibles. 
Pero tras el descanso, toca seguir la visita...Vamos al Duomo...¡¡¡


Duomo de Cefalú ( Foto Nacho SM)

Tras subir 33 peldaños, los de la edad de Cristo, entramos en el recinto sacro cruzando la puerta flanqueada por los Santos Pedro y Juan, testigos de la Transfiguración.

En 1063, el Conde Roger I de los Normandos conquistó Cefalú a los árabes, tras un duro asedio. La Basílica Catedral comenzó a construirse en 1131, dentro del programa de reconstrucción iniciado por el Rey de Sicilia Roger II, su hijo. Fue consagrada en 1268, y dedicada a la Transfiguración de Jesucristo Salvador, reinando Carlos de Anjou. Como es lógico, por la duración de la obra, el proyecto original sufrió modificaciones e influencias de la arquitectura preexistente, y de los posteriores estilos.

Como dato contextual, mencionar que el Rey Roger II de Sicilia ascendió al trono con 16 años de edad, se casó en primeras nupcias con Elvira de León, hija de Alfonso VI, Rey de León, Castilla y Galicia. Vivieron al modo musulmán, profesándose un reconocido amor. Roger fue un hombre culto y adelantado a su tiempo. Promovió la cultura, teniendo en su corte al célebre cartógrafo Al-Idrisi, que elaboró la "Tabla de Roger", el mejor Mapamundi de su tiempo. Roger y Elvira no tuvieron descendencia, y ella falleció por enfermedad al cabo de 18 años de feliz matrimonio.


Duomo de Cefalú ( Foto Nacho SM)

La estructura compositiva es la misma que la de sus parientes normandas, las Basílicas Catedrales de Monreale y Palermo, muy próximas a Cefalú. La fachada, del s.XIII está enmarcada por dos poderosas torres, ligeramente distintas en dimensiones, remates y coronaciones, levantadas con distintos aparejos de sillería, y aligeradas formalmente por los ajimeces de las sucesivas plantas. El cuerpo central retranqueado muestra un orden superior apilastrado con un pórtico de pequeños arcos ciegos, y orla de polígonos quebrados, y otro inferior de arcos entrelazados de inspiración musulmana, enmarcando el ventanal apuntado central, con vidriera. 

El pórtico principal o nártex, enrasado con las torres, es de la segunda mitad del s. XV. Consta de arco central de medio punto y dos laterales apuntados, que apoyan sobre esbeltas columnas y capiteles de inspiración gótica. Su techo, con tres bóvedas de arista, construye la estructura soporte de la terraza superior.


Duomo de Cefalú - Interior ( Foto Nacho SM)

El Duomo tiene planta basilical de tres naves, divididas por columnas de granito con capiteles del tipo corintio romano, y que sirven de descarga para elegantes arcos ojivales de influencia árabe. Las naves laterales son simples muros de carga desnudos, sin decoración ni capillas. Dispone de crucero con los transeptos elevados tres peldaños, a los que se abren las dos capillas que conforman el Pastoforio : Prothesis a la izquierda, y Diaconicón a la derecha. Ambas se comunican con el Presbiterio, el cual está sobre elevado cuatro peldaños respecto al resto de las dependencias. La ornamentación bizantina se concentra en este espacio. 

El techo de la nave central es a dos aguas, en madera, y con vigas policromadas de influencia árabe. El pavimento de la zona sacra elevada, es un taraceado de mosaicos normandos, geométricos o figurativos, alguno de los cuales está en proceso de restauración. 

El tema central de la semicúpula absidial es el Cristo Pantócrator en típica actitud de bendición, con la Virgen, Apóstoles y Arcángeles en los tambores inferiores. En las paredes de la Tribuna se representan los Patriarcas, Profetas y Santos. Todo según el estilo canónico, idéntico a las Catedrales de Monreale y Palermo.


Duomo de Cefalú - Interior ( Foto Nacho SM)

Técnicos responsables del Organismo "Tutela e Restauro del Patrimonio Culturale Siciliano" se ocupan de la resturación de los diferentes elementos arquitectónicos y mosaicos. También del Claustro, homólogo a los otros Duomos sicilianos, y que estaba en aquel momento cerrado, por trabajos del equipo de Restauro.


 Vista aérea Duomo Cefalú ( Foto Oliver Bonjoch- Wikimedia)
                                                                        
Cefalú... qué foto maravillosa de Oliver Bonjoch, sacada desde la Roca. 
El día que vi Cinema Paradiso, por primera vez, quise venir aquí...
Da gusto salir al exterior, y quedar ciego momentáneamente de la luz mediterránea...
Sigamos... hacia abajo siempre se llega al mar... 

Lavadero Medieval de Cefalú ( Foto folleto turístico)
                                                                                        
Los vecinos llaman al Lavadero Medieval  "U ciumi", que significa río. Habla de él Bocaccio, y el escritor y poeta Vincenzo Auria dice:... " Aquí Cefalino fluye más puro que cualquier río, más puro que la plata, más frío que la nieve..."


Lavadero Medieval de Cefalú ( Foto Nacho SM)

El Lavadero medieval está en la desembocadura del riachuelo Cefalino, y consiste en varias pilas excavadas en la roca por las que fluye el agua cristalina. Por el tipo de ingeniería, la construcción es árabe-normanda, es decir del s.XII, pero los arcos góticos apuntados nos remiten a intervenciones más tardías. Se ha utilizado como lavadero público hasta hace bien poco, y ahora es un concurrido lugar al que van los turistas a refrescarse... los que dan con él, pues no es fácil. Nosotros mismos pasamos de largo varias veces
- Is there...- nos señaló la entrada un caritativo turista inglés, mientras observaba divertido nuestro despiste

Es de esos típicos lugares italianos que parecen sacados de alguna película de Fellini. Está cargado de inspiración, poesía, literatura, arte, sonido, vida.. 
Pero aquí quería llegar, al barrio de pescadores, donde se rodó la escena de la película...


Barrio pesquero de Cefalú ( Foto Nacho SM)
Barrio pesquero de Cefalú ( Foto Nacho SM)
Barrio pesquero de Cefalú ( Foto Nacho SM)
Barrio pesquero de Cefalú ( Foto Nacho SM)

Es un lugar entrañable. Pese a que el pueblo niega el mar, pues sus fachadas son las traseras de las casas de la calle donde está el Lavadero Medieval, y que muestra todo tipo de ventanas, ventanucos, bajadas de saneamiento, etc, en un delicioso caos imposible de analizar estéticamente desde la individualidad, pero en la agrupación me parece un conjunto urbano, que conforma una estampa italiana llena de encanto y atractivo. Apetece dibujarlo...En la mínima playa conviven los bañistas con las barcas de pesca. Y todo está escrupulosamente limpio, la arena, el muelle y las transparentes aguas azules.

Barrio pesquero de Cefalú ( Foto Nacho SM)

Cefalino fluye mansamente por los mechinales del muro tras el gran arco apuntado de ladrillo en el centro del alzado, y la arquitectura se amontona en su frente marino con abultado y arbitrario desorden de volúmenes, superposiciones, retranqueos, añadidos, tejadillos, ventanas, balcones, etc, y con una coherencia formal tras siglos de evolución urbana, sobre lo que seguramente, en origen, fue una muralla defensiva de los ataques por mar.


Barrio pesquero de Cefalú ( Foto Nacho SM)

¿Cuantas historias se habrán escrito desde este mágico lugar? No lo he visto por la noche, tiene que ser bellísimo... pero lo puedo imaginar como en la película de Cinema Paradiso. Podría ser uno de los muchos pueblos de pescadores perdidos en las islas del Mediterráneo, que han inspirado a tantos artistas...

¿Cuantas promesas de amor habrán nacido aquí, buscando las caricias entre las sombras nocturnas de las barcas en la pequeña playa, al abrigo de las miradas indiscretas desde los pequeños ventanucos.... ? 
Ahhh, el amor...y tan sublime en este rincón del mundo...

Decía Jorge Luis Borges...
" Estar contigo o no estar contigo es la medida de mi tiempo..."
¿Cuantas Elenas y Totos se habrán jurado amor eterno aquí con hermosas palabras, entre prisas de besos apasionados, con esta arquitectura como fondo, bajo la luz de las estrellas de verano, con el sonido de las mansas olas y quizá alguna napolitana a lo lejos, y el olor del Mediterráneo como testigos, mientras unas casas más allá fluía Cefalino...?

Quizás eran aquellos besos censurados de las películas del Cine Paradiso, cuyos recortes empalmó y guardó Alfredo para que Toto los viera tras su muerte...