Sígueme desde tu Email

jueves, 16 de octubre de 2014

Templos del Cielo pasado futuro

Nîn hâo, Beijing...

Como suponía, Liu el taxista, no entendía ni palabra de inglés ni de español. Tampoco nosotros de chino mandarín. Así que teníamos un leve problema. En previsión, había imprimido en Oviedo la imagen 3D de Google Earth de cada edificio que queríamos ver, y ahora le señalaba el de la Sede de la Televisión China CCTV, para que nos llevara allí.

-Go Here Liu...¡¡¡... Aquí, el CCTV.. entiendes?... - y venga ponerle el dedo en la fotocopia a la vez que describía con las manos la forma del edificio, y luego le hacía el gesto universal de ponernos en marcha...
Los gestos siempre suplen al idioma en cualquier rincón del mundo, pero en este caso él no acusaba recibo. Solo sonreía dándonos los buenos días...
- Nîn hâo... - no paraba de repetir-
- Nîn hâo Liu, yes... sí, pero...... CCTV, ok?  - insistía con la foto
Después de repetírselo varias veces usando gestos y mezclas de idiomas, me dedicó una amplia sonrisa acompañada del gesto oriental de saludo, juntando las manos frente a la nariz, mientras hacía un gesto afirmativo con la cabeza. 

- Por Diooos... qué estrés a estas horas de la mañana...¿creéis que lo habrá entendido? - pregunté a mis compañeros de viaje, girando la cabeza hacia los asientos de atrás mientras Liu arrancaba el motor del taxi -

    Emplazamiento Sede CCTV en Beijing. Google Earth


Por fin íbamos a ver el célebre edificio de Rem Koolhaas. Habían pasado casi seis años desde que habíamos visitado las oficinas centrales de OMA ( Office for Metropolitan Architecture), en Rotterdam -Holanda. 
Fue en un viaje cultural, a principios de 2004, para ver la arquitectura moderna de Holanda desde los años 80, hasta aquel momento. Un recorrido paliza como siempre, pero muy completo.

- Hola...¡¡¡ Bienvenidos a OMA...¡¡¡ Soy Mettela encargada de mostrar las instalaciones a los arquitectos visitantes españoles. Mr. Koolhaas está de viaje profesional en China, y les transmite un afectuoso saludo. Lamenta no poder recibirles personalmente, pero me ha encargado que les enseñe todo. 
- Muchas gracias Mette. Qué suerte estar aquí, no?...sois muchos?... cual es tu trabajo en OMA ?...cuéntanos
- Yo estoy en la última planta, en el desarrollo de concursos y presentaciones. Allí somos más de 100 arquitectos de todo el mundo. En la planta de abajo están las oficinas de administración, relaciones públicas, sala de prensa, reuniones, archivos, etc. Y aquí, en la planta baja, además del Salón de Exposiciones y de Conferencias, está la sala de desarrollo de los proyectos de ejecución. Allí trabajan unos 100 arquitectos de varios países. En este momento están con la elaboración continua de planos de obra y detalles, del edificio para la Televisión China CCTV. Se trabaja a tres turnos, sin interrupción y en conexión on line con los estudios gemelos de Beijing y New York. De esta manera el proyecto nunca se para.


    Maquetas de trabajo. Proyecto CCTV - Beijing (Fuente OMA)

- ¿ Y Rem Koolhaas está mucho tiempo con vosotros...?
- Lo vemos poco porque viaja continuamente, pero cuando está en Rotterdam viene a cualquier hora del día o de la noche, a supervisar lo que hacemos. Se implica en todos los detalles, y es muy amable con todos. Tenemos una estructura piramidal perfectamente organizada, de tal manera que él está puntualmente informado de todo, esté donde esté. 

- Por favor, les ruego que no hagan fotos en las áreas de trabajo, pues son concursos en desarrollo, o trabajo especializado reservado. Además de OMA, también trabaja aquí AMO, nuestro laboratorio de ideas, estrategias de sistemas actuales de comunicación gráfica, análisis cultural, social, político, diseño corporativo, ropa de moda... Y también los ingenieros de ARUP en el desarrollo técnico de modelos estructurales aplicados, y de instalaciones especiales.


    Maquetas CCTV - Beijing. Exposición "Content" (Fuente OMA)

Era impresionante... Nunca había visto unas oficinas de arquitectura tan evolucionadas como OMA. En la planta baja un ejército de arquitectos trabajando en los ordenadores y maquetas, de todas las edades y razas vestían mono negro con el escudo corporativo en el pectoral. El trabajo que allí se hacía tenía que contagiar forzosamente a estos jóvenes (y no tan jóvenes), con una vocación a prueba de bomba... 

Mette hablaba con un entusiasmo no disimulado del sistema de trabajo en OMA, de la implicación de todos, de la pasión contagiosa del trabajo en equipo con gente de todo el mundo, y aunque implicara tener muy poco tiempo libre para la vida personal, la compensación era muy grande...



El Concurso internacional de diseño de la Sede de la Televisión China CCTV fue ganado en 2002. Todas las revistas de arquitectura del mundo dedicaron sendos reportajes al proyecto. A partir de ese momento, el singular edificio acaparó la atención de todos los arquitectos y estudiantes del mundo.

Desde los años 80, a través de sus proyectos y organización, OMA había calado rápidamente entre las nuevas generaciones de arquitectos, convirtiéndose en una especie de religión. Sus edificios, siempre concurridos, eran lugares de peregrinación. Sus teorías y publicaciones constituían el fundamento cultural del que estaba naciendo una nueva arquitectura. 

Brillantes profesionales y firmas reconocidas, que hoy triunfan por los cinco continentes, han pasado por las oficinas de Rotterdam como becarios, heredando su metodología de trabajo, procesos, análisis y sistemas de representación, e incluso sus formas plásticas finales.

OMA ha creado escuela desde su fundación en 1975, por Rem Koolhaas y Elia Zenghelis, a los que posteriormente se fueron añadiendo nuevos socios. 
Ríos de tinta se han escrito sobre las poderosas figuras geométricas de los proyectos, y en concreto de este edificio, con especulaciones estéticas y teóricas de todo tipo. Sobre las implicaciones técnicas, sociales, urbanísticas, políticas, etc... publicadas en libros propios y de la élite crítica.

                  
                  Arriba. Modelos comparativos Eisenman / Koolhaas
                  Abajo: Reflexiones gráficas del grupo Manifesto


    Maqueta CCTV. Fuente Dezeen-OMA

El CCTV se convirtió en un icono de la Arquitectura de principio de siglo XXI. 
Un objeto preciado, sagrado, un numen con energía propia, y con unas leyes estructurales distintas, por lo que su realidad solo se entiende parcialmente, guardando celosamente una parte de su misterio. Por su forma aparentemente inestable y su textura de extrañas líneas, desprende una atracción especial, magnética... y abre nuevos caminos a la geometría aplicada a la Arquitectura. También a la integración del mundo audiovisual y de las nuevas tecnologías. Por lo tanto es un hito, un nuevo miliario de nuestro tiempo, una genialidad...



Para China, fue la ocasión de ofrecer una imagen de modernidad al mundo. El momento de actualizar la percepción que se tenía del régimen comunista. El orgullo de la nueva y gran China, como potencia mundial, asumió el difícil reto constructivo que suponía su novedosa forma. 

En OMA quisieron evitar la verticalidad del rascacielos como expresión moderna, pues la altura por si misma no aportaba nada nuevo, salvo señalar el lugar. Y se pierde su liderazgo en cuanto se levanta otro más alto. Por otro lado, estaba muy reciente el atentado de las Torres Gemelas en New York, y el rascacielos como concepto, estaba por aquel tiempo en entredicho...

Además en Beijing se estaban levantando unos cuantos... sin embargo hacer un bucle en las alturas, significaba añadir una forma sorprendente y novedosa al skyline, y de paso se creaba un lugar exterior común, al abrigo del edificio. Éste pasaba a convertirse en un gran palio urbano bajo las torres inclinadas, un nuevo espacio para la ciudad, y un símbolo.


    Maqueta de trabajo. Fuente OMA

Para potenciar el bucle, el proyecto incluye un recorrido panorámico a través de sus espacios interiores, en los que se plantea una decidida interacción entre lo privado y lo público, siendo todo accesible : salas de grabación y trabajo, directos de programas, platós de entrevistas, salas de exposiciones, museos, cafeterías... participan del paisaje del nuevo Beijing, y del concepto de trabajo compartido. Una red de sucesivos miradores y áreas públicas van trazando un camino diseñado, hacia las alturas que, cruzando el bucle, lleva a la otra torre.

Un paseo arquitectónico, por otra parte habitual en los edificios públicos de OMA, concepto heredado de Le Corbusier, y que permite cruzar de una a otra torre por el bucle volado, disfrutando de las vistas de Beijing: la Ciudad Prohibida, el Templo del Cielo, etc... para bajar y volver a enlazar por el bucle opuesto de su base. Los espacios públicos de la planta baja interactúan con los exteriores, extendiendo a la calle su ámbito de influencia.

                            Cartel exposición "Content". Foto Nacho SM

En pleno debate sobre la novedad conceptual del CCTV, OMA potenció la vocación china de modernidad, incluyendo su diseño en el cartel de su gran exposición antológica. "Content" recogía el trabajo y metodología desde su fundación. Todos sus proyectos y realizaciones desde su origen, ya muy conocidos, estaban expuestos con un amplio despliegue gráfico, audiovisual y de series de maquetas de trabajo. 

Como hilo conductor y a lo largo de la muestra, la obra arquitectónica repartida por todo el mundo, se alterna con collages y montajes alegóricos al tiempo sociopolítico, cargados de ironía. En ese contexto surgen sus propuestas, apareciendo China en el mapa mundial como faro, que ilumina desde el Este, del nuevo orden económico y de la arquitectura del futuro.


    Exposición "Content". Fuente OMA


La muestra, de gran repercusión mundial y no exenta de polémica, mostraba la mejor arquitectura de la firma, su evolución en los tiempos de cambio, y su papel como catalizador de una globalidad social convulsa. Se inauguró en el Kunsthal de Rotterdam, precisamente el primer edificio emblemático de Rem Koolhaas ( Premio Prirzker de Arquitectura en 2000). La visita de la exposición "Content", del propio edificio Kunsthal, y de las oficinas de OMA, fueron el pretexto de aquel viaje a la nueva Arquitectura de Holanda, que como viene siendo habitual, se adelanta al tiempo siendo precursora de las vanguardias.
.........................................................

Cielo futuro

De la sorpresa casi me da un vuelco el corazón...
- ¡¡¡ Para aquiií, Liu...¡¡¡ Stop Heeere...¡¡¡ - le grité en cuanto vi el edificio, justo al doblar la esquina del cruce anterior -
Liu frenó, y miró a la izquierda al edificio que le señalaba. Paró unos metros más adelante, bajo el viaducto, y mostrando el reloj le dije que en algo más de una hora estaríamos de vuelta.


    Edificio CCTV- Beijing. Foto Nacho SM

Allí delante lo teníamos. Ya sabía que aún estaba en obras, y además el edificio complementario TVCC, que también formaba parte del conjunto proyectado por OMA se había incendiado hacía poco, a causa de unos fuegos artificiales, quedando arruinada la fachada. Por tanto solo podíamos verlo parcialmente por el exterior. Estaba vallado por dos lados...pero era lo que había. 

Qué diferencia entre la impresionante maqueta que habíamos visto en OMA, y que no nos permitieron fotografiar. Recuerdo que estaba en una sala anexa de la planta baja. Como una obra de arte estaba expuesta en una sala negra con iluminación museográfica. Era bellísima, parecía que flotaba... Medía dos metros y medio de altura, a escala 1/100, y representaba el edificio con todos sus detalles más característicos, incluso con iluminación interior. Pero aquí estaba la realidad construida de aquel proyecto que había dado la vuelta al mundo.


                      Edificio CCTV- Beijing. Foto Nacho SM

Un desafío a la técnica... 
234 metros de altura en 54 plantas con un bucle volado 75 metros por cada lado, enlazando dos torres inclinadas 6º, y encima en zona de alto riesgo sísmico, es un reto estructural jamás ejecutado. Las dos torres se construyeron a la vez hasta igualar sus forjados, en el voladizo, con milimétrica precisión. 

Su piel exterior es un exoesqueleto autoportante, de grandes perfiles de acero en rejilla diagonal asimétrica, que expresa con mayor o menor densidad el patrón de estrés mecánico en las zonas de máxima deformación, absorbiendo las tensiones diagonales, para que la estructura sea elástica al seísmo, y convirtiendo su función técnica en lenguaje arquitectónico, sin más elementos de composición. 

La trama gráfica, que nos remite inevitablemente a las formas de la caligrafía geométrica, se rellena con muros cortina de vidrio color gris plateado, ofreciendo un aspecto neutro y sutil. Sus líneas horizontales modulan y definen las plantas completas interiores, que en el bucle alcanzan las 13 plantas. Se establece así un orden ortogonal secundario, que suaviza la agresividad de su rotunda forma.


                            
                         

    Edificio CCTV- Beijing. Fotos Nacho SM

El paseo panorámico interior no podía renunciar a la contemplación del vertiginoso abismo, pisando un suelo de vidrio especial sin juntas. Para eso estaban los tres orificios circulares del bucle volado, que llaman la atención desde abajo. Aunque no pudimos acceder al interior del edificio, reproduciré esta instantánea de Google, donde se aprecia el efecto, y la zona verde urbana, a los pies del edificio.


                    Miradores verticales del bucle. Foto Iwan Baan

Poco más pudimos ver aquel día, pues todo estaba cerrado, y con personal de seguridad cortándonos el paso en cada callejón. Los aledaños de la obra estaban colonizados por casetas, palés con material, maquinaria, etc... Las obras son iguales en todo el mundo.

    Edificio CCTV- Beijing. Foto Nacho SM

Al final, y aunque la fachada se acabó en 2009, el edificio no se pudo inaugurar hasta 2012. Pasaron 10 años, y se transformó China. Al mismo tiempo el edificio transformó la imagen de Beijing, y se transformó también el mundo de la Arquitectura. En Google hay centenares de fotografías del edificio ya terminado y reluciente, perfilado contra el cielo azul. 

Había nacido una nueva joya para la Arquitectura, un nuevo icono y un símbolo para Beijing... y también un nuevo Templo del Cielo, el templo del que salen las ondas que llevan el conocimiento, la cultura, las noticias y el entretenimiento a la nueva y poderosa China. Las ondas que se transmiten por el cielo azul... 
OMA tuvo mucho que ver en ello...


    Edificio CCTV 2009. Foto Dmitri Fironov-Wikipedia

Liu nos miró sorprendido por llegar antes de tiempo...lamentablemente son cosas que pasan en los viajes... Pero lo importante era haber estado allí delante en aquel momento, y también seis años antes en OMA, en plena gestación del proyecto, viviendo la historia de este fascinante edificio desde su creación en Rotterdam, su presentación en sociedad en la sorprendente exposición "Content", y su realización material en Beijing
Tras una última mirada regresamos al taxi con los zapatos llenos de barro, aunque aquel no era un barro cualquiera...

Y mirándolo bien, lo positivo es que teníamos 20 minutos más para la siguiente visita, que en cuanto se la señalé a Liu, no hizo falta insistirle. 
Esa sí la conocía.
-¡¡¡... Come on Liu, jajaja...¡¡¡ - eso lo entendió, y a la primera -

Cielo pasado

    Templo del Cielo- Beijing. Foto Nacho SM

Ya imaginaba que habría multitudes. Era de esperar...
Un largo y precioso corredor, conducía a la entrada de la explanada donde estaba el famoso Templo del Cielo, uno de los Monumentos más importantes de China, declarado Patrimonio de la Humanidad por UNESCO en 1998.


               Esquema de circulaciones.Templo del Cielo

Lo primero, como siempre, es saber donde está uno para no perderse. El recinto es un gigantesco parque, y conviene saber qué direcciones hay que tomar. 
(Las anotaciones han sido hechas posteriormente)


                  
    Corredor de acceso.Templo del Cielo. Fotos Nacho SM

El Corredor cubierto mide 300 metros de longitud, y 5 metros de anchura.
Su cubierta es de tejas verdes vitrificadas. La estructura es a base de columnas circulares pintadas de rojo, y vigas con motivos vegetales y geométricos en verde, azul y blanco. Tiene partes cerradas en su lateral debido al viento, y otras partes totalmente abiertas a unos jardines primorosamente cuidados. Cuando aprieta el calor, la gente se alivia sentándose en la baranda norte.


    Estructura del Corredor de acceso. Foto Nacho SM

El tramo final del corredor es en rampa. Se cruza un portal de entrada, para provocar el ritual del factor sorpresa, y se entra en la explanada elevada. Allí de frente se levanta el impresionante Templo del Cielo elevado sobre sus tres terrazas circulares concéntricas.


    Pabellón de la Plegarias para las Buenas Cosechas . Foto Nacho SM

El Templo del Cielo es el complejo arquitectónico, formado por varios grupos de edificios, dedicado a la adoración del Cielo. Es el más grande del mundo dedicado a este culto, que los chinos han mantenido desde tiempo inmemorial. El Cielo era Dios gobernando el mundo, y el Emperador era su Hijo. Las ceremonias de su culto eran dirigidas por ellos en este lugar.

Fue construido en 1420, reinando la Dinastía Ming ( 1368-1644), y tras sucesivas remodelaciones a lo largo de la Dinastía Qing ( 1644-1911), principalmente la promovida por el quinto Emperador Qianlog (1711-1799), el Templo adquirió su forma actual. 
Un total de 22 emperadores de ambas dinastías, presidieron más de 600 ceremonias de culto al sol en este fabuloso templo. 
La finalidad de los rituales era la petición de buenas cosechas.


    Pabellón de la Plegarias para las Buenas Cosechas. Foto Nacho SM

El conjunto, emplazado en unos impresionantes jardines, ocupa una extensión de 280 hectáreas. El recinto rodeado por una doble muralla, tiene forma circular por el norte y cuadrada por el sur, simbolizando la creencia china de que el cielo era redondo y la tierra cuadrada. El edificio principal, al norte es el Templo más conocido. En realidad es el Pabellón de las Plegarias para Buenas Cosechas.

Hacia el sur parte una senda de 360 metros de longitud llamada Puente de la Escalera Roja. Conduce hasta la Bóveda Imperial del Cielo, un grupo de templos rodeados por el Muro Circular de los Ecos. Un espacio con interesantes efectos acústicos. A continuación se accede al gran Altar Circular Sur. 
Allí finaliza la visita.


         
    Pabellón de la Plegarias para las Buenas Cosechas. Fotos Nacho SM

Toda la cultura china y su rico simbolismo, está representada en esta bella construcción: la filosofía, astronomía, pintura, música, rituales y calendarios. La estructura portante de columnas de madera sigue una simbología numérica precisa. Las 4 centrales del Altar representan las estaciones. A continuación un anillo de 12 columnas representa las horas diurnas, y el último anillo de 12 columnas en fachada, simboliza los meses del año. 
Otra relación numérica, respecto al Universo : constelaciones, estrellas, etc, se repite en las medidas y modulaciones de las tres terrazas circulares de su base. 
El Universo y las Leyes del Cielo regulan, por tanto, la armonía entre el Hombre y la Naturaleza. Y en consecuencia esta Arquitectura la representa con fidelidad.

El Pabellón era el lugar donde los emperadores rezaban para pedir una buena campaña agrícola. Esto pasaba cada año, en el primer mes lunar. 

Elevado sobre 3 terrazas circulares de mármol blanco, el Pabellón tiene 32 metros de diámetro y 38 metros de altura. Se desarrolla en tres cuerpos cilíndricos, que van disminuyendo su diámetro con la altura, separados por grandes aleros troncocónicos. La cubierta tiene forma cónica curvada, casi hiperbólica, con tejas esmaltadas azules, en alegoría al color del cielo. El conjunto está coronado por una punta redonda dorada y brillante, como un sol. 


        
     Pabellón de la Plegarias para las Buenas Cosechas. Fotos Nacho SM

Su espacio interior exhibe el complejo entramado estructural : columnas, vigas, pontones, etc, y los sucesivos retranqueos, enriquecidos por una fantástica policromía.  Está construido entero en madera de Namu, sin usar ni un solo clavo. Y su estructura está soportada por las 28 columnas de madera citadas.


    Interior Pabellón. Fotos Nacho SM

No está permitido el acceso al espacio interior del Templo, y al tener que guardar turno, resulta difícil obtener imágenes de esta maravilla de la arquitectura china. No obstante la extraordinaria fotografía de Skiena ilustra todos los detalles del simbolismo numérico y la policromía de esta obra de arte.

    Imagen cúpula. Foto Skiena

Desde hace dos años, el Gobierno de China ha decidido celebrar oficialmente la entrada de la Primavera, y del Año Nuevo en este Templo, organizando grandiosos espectáculos musicales y luminotécnicos. Anteriormente no había un espacio asignado a estas multitudinarias celebraciones, pero en adelante veremos competir a Beijing y el Templo del Cielo, con Sidney, New York, Berlín, Madrid, Paris, Moscú... en estos impresionantes acontecimientos.



Nuestro camino hacia el sur nos lleva por la Senda de la Escalera Roja al recinto de templos de la Bóveda Imperial del Cielo construidos en 1530, donde destaca el pequeño Templo levantado sobre sobre una base circular de mármol. Tiene cubierta cónica única, y su tipología constructiva, al igual que el espacio interior son homólogos al del Templo de las Buenas Cosechas. 


    Bóveda Imperial del Cielo. Foto Nacho SM

El recorrido por este bellísimo conjunto termina en el extremo Sur, en el Altar Circular. Fue construido en 1530 Dinastía Ming. Es el lugar en que el Emperador ofrecía sacrificios al Cielo, por lo que es el principal de todo el conjunto.


    Altar Circular. Foto Nacho SM

Esta formado por tres terrazas circulares superpuestas en mármol blanco que se elevan más de 5 metros sobre la cota de acceso. Según la cosmogonía china el Yin es la tierra y el Yang el cielo. Los números pares son la tierra y los impares el cielo. El número 9 es el más alto de la escala de los Yang, y por tanto el número símbolo del Cielo y del Emperador. El Altar del Cielo dispone de tres escalinatas de 9 peldaños cada una.

    Altar Circular. Foto Nacho SM

Cada terraza mide 9, 15 y 21 zhang (medida china, 1 zhang = 3,33 mt). El número de pilares que modulan la balaustrada de mármol es múltiplo de 9. La terraza inferior tiene 180, la intermedia 108, y la superior 72. En total 360 columnas, el número de días del año chino. 
Como consecuencia de la precisa cosmogonía numérica, situarse en el centro del Altar Circular es como estar en el centro del mundo....



    Vista del CCTV de OMA desde el Altar Circular. Foto Nacho SM

Y si miramos desde el Altar Circular hacia el Este, al sol naciente, veremos por encima de las copas de los árboles, y perfilando el skyline de Beijing, el nuevo Templo del Cielo del Futuro. 
La inquietante y magnética arquitectura, creación de OMA... 
  
A su lado, enhiesto, como señalando el lugar, se yergue el nuevo rascacielos China World Trade Center, proyectado por la oficina norteamericana SOM Architecture ( Skidmore, Owings & Merrill). Uno de los edificios más elegantes y esbeltos de Beijing, sobre todo de noche por su iluminación. 

No sé si dialoga o rivaliza con el CCTV....prefiero pensar que quizás sea su pareja ideal de baile para siempre...
Algún día pensaré en ello...


    Lápiz en una terraza de Wangfujing Street. Boceto Nacho SM