Sígueme desde tu Email

martes, 8 de diciembre de 2015

Casa eterna en las tierras de Sokar

           En memoria de Khaled Al-Asaad ( 1933-2015), que dio su vida por Palmyra
    
                                                       
----------------------------------------------------------------------

Necrópolis de Menfis*
Año 866 ab urbe condita**

* Necrópolis en la orilla occidental del río Nilo, llamada Ker Neter y también Imentet. Tierras consagradas a Sokar, el Dios del Inframundo, el Guardián de su puertadivinidad que comparte atribuciones con Osiris, y Ptah. Los tres están asociados a la muerte, a la oscuridad y son adorados en Menfis. 
Actualmente se conoce como Necrópolis de Saqqara ( nombre derivado de Sokar).
** El calendario romano estaba referido al año de la fundación de Roma : 753 a.C. Por tanto, el año 1 de nuestro calendario cristiano sería el 754 ab urbe condita. En este caso la acción se desarrollaría en el año 112 d.C.

Mira Elio...¡¡¡ - Matidio señaló en dirección a las tres lejanas pirámides al norte, cogiéndole por el hombro - Son las pirámides de la Necrópolis de Wsir. Los sacerdotes de Amón decían que allí estaba la Casa de Osiris. Pertenecen a los Faraones Sefres*, Rathures* y Neferqueres*. Fíjate si serán antiguas que tienen 2.500 años. Ni Grecia, ni Roma, ni nuestros dioses existían... 

Pirámides de Abusir desde Saqqara ( Foto Nacho SM)

El joven Elio Sabino salía por primera vez de Roma, tras ser investido con la toga virilis de adolescente. Aquel año, que tenía libre, antes de incorporarse al ejército, le habían ofrecido acompañar al senador Matidio, comisionado a Egipto en viaje comercial, para negociar la compra y suministro de unos bloques de granito de las canteras de las Montañas Rojas de Heliópolis, al norte de Menfis, destinados a los pavimentos y zócalos de los nuevos accesos imperiales al Circo Máximo.

Matidio estaba casado con Marciana, hermana del César Ulpio Trajano, y gracias a su influencia, Elio se incorporaría, a la vuelta del viaje, a los talleres del Damasceno, el famoso Arquitecto Apolodoro de Damasco. Era el arquitecto de moda en Roma, y  su admiración por las grandes pirámides de Egipto era conocida por sus aprendices. En aquel momento estaba enfrascado en el proyecto de la ampliación de los graderíos del Circo Máximo, espacios anexos y nuevos accesos. Elio, que gozaba de facilidad para el dibujo, la aritmética y buena visión espacial, tenía que aprovechar la oportunidad que el destino le brindaba.

- Ya sé que hace mucho calor, Elio... estamos en las tierras desérticas de Sokar, el Dios Halcón de la Necrópolis, y el aire quema, pero tienes que esforzarte y trazar unos esbozos de la Gran Pirámide Escalonada. Además, te aconsejo que le regales al Damasceno el mejor de los dibujos que hagas hoy. Tienes que caerle bien.

Matidio le tomó del brazo comenzando a caminar despacio y en silencio procurando dar solemnidad al momento 
-Ven, vamos a acercarnos... y aunque nuestros sirvientes han instalado la tienda con sombrillas, flabelos para mover el aire, cojines y refrescos, debes de acostumbrarte a las dificultades. Vas a dibujar la primera pirámide construida con la técnica y las artes de la piedra pulida, la más grandiosa y revolucionaria del mundo antiguo. Fue levantada hace 2.700 años por el Divino Arquitecto y Médico Imouthes** para descanso eterno del Faraón Tosorthros*. Tu mano te guiará y será el vehículo de tu mente. Comprenderás su innovadora arquitectura y llegarás a pensar como pensó su autor, mientras la dibujas desde diferentes ángulos, aquí, al sol y de pie - Elio puso cara de sorpresa y fastidio -. Cuando acabes beberás todo el agua que quieras, pero hoy nacerá en ti otra sed insaciable: la del conocimiento y práctica de la Arquitectura, que le dará sentido a tu vida...

El joven Elio Sabino, un muchacho buen estudiante y aplicado, que tenía tanta vocación como amor propio, desenrolló un papiro limpio sobre la tabla. Lo fijó, eligió de su caja un fino estilete de punta de plomo, y tras observar un largo rato la pirámide, concentrado y con ojo analítico, comenzó a dibujar...

* Nombres asignados por el historiador y sacerdote egipcio Manetón ( s.III a.C.), y que corresponden a Sahure = Sefres, Neuserre = Rathures, Neferirkare = Neferqueres, Djoser Netjery-Khet = Tosorthros
** Imouthes = nombre griego de Imhotep

Necrópolis de Saqqara 
Año 1988 d.C. Primer viaje a Egipto

Necrópolis de Saqqara desde Memfis ( Foto Kennetgarret.photoshelter)

Es increíble. Qué bien se aprecia desde el autocar. Parece mentira... 
Es la primera pirámide de todas, más o menos del 2650 a.C.
Se dice pronto, pero veintisiete siglos antes de Cristo es una cifra que da vértigo.
Todavía nos quedan más de 500 años para estar en la simetría de la Historia, respecto al año 0. Me gusta hacer estas cuentas para mesurar mejor la antigüedad.

Ayer en Giza, y delante de la Esfinge se lo escuché decir a un árabe que iba con un grupo de escolares: "Las pirámides son el tiempo, y Saqqara está en el principio..." 
Sí, Saqqara está en la noche de los tiempos. Es otra cosa...

Pensar que los egipcios ricos de la época de Ramsés II ya venían de viaje de turismo aquí. Incluso su cuarto hijo, el Príncipe Khaemuast investigó su construcción y simbolismo. Ellos veían estas pirámides de las primeras dinastías como algo de los tiempos antiguos, pero eran más modernos, y enterraban a sus faraones en innovadores, coloristas y funcionales hipogeos en el Valle de los Reyes, en su Tebas, nuestro Luxor, jaja...

También para los refinados romanos esto era un mundo arcaico. Veían las Pirámides con una  perspectiva de más de dos mil años atrás. La misma con la que ahora los vemos nosotros a ellos cuando vamos a Roma... 

Herodoto las visitó y las describió en el s.V a.C. Y luego tantos otros : Diodoro de Sicilia, Estrabón... el Reverendo Pococke, Von Motuoli, Napoleón Bonaparte, Segato, Howard Vyse, Caviglia, Perring, Lepsius, Mariette, Petrie, Barsanti, Cecil Firth...mas todas las del s.XX hasta nuestros días. Hoy me toca a mi ver esta maravilla de la historia de la Arquitectura y rendirles homenaje a todos ellos.

Saqqara tiene el misterio de ser la más antigua de todas, por eso siempre tuvo turistas...
¿A ver que sume... ? 2650 a.C. + 1988 d.C. = 4.638 años. Casi nada...

Complejo Funerario de Djoser Netjery-Khet. Saqqara.(Fuente Centro de Estudios Elba)

Pero lo que más me llama la atención es que la ciudad donde se ubica la Necrópolis de Saqqara, Menfis, haya sido la ciudad más poblada del mundo antiguo hasta el año 2250 a. C. con más de medio millón de habitantes. Es difícil de imaginar esta vega tan fértil, comprendida entre el Nilo y el desierto, y en los 15 km que separan Giza de Saqqara, convertida en una populosa ciudad de intensa vida comercial, con división por barrios según las nacionalidades de origen, etnias y religiones, con un trazado urbano reticular, plazas, templos, edificios públicos... 
Parece una paradoja del destino.

Pues sí. 
Sin pensar en lo que pudiera haber antes, la historia de Egipto comienza con Osiris, en la aurora de los tiempos. El dios rey y hombre instruye al pueblo en el control de regadíos y aprovechamiento del agua de las crecidas del Nilo. En el conocimiento de la agricultura, la metalurgia, la escritura y las artes. Así nace el país de las Dos Tierras: el Alto y el Bajo Egipto, con diferentes reinados, que no siempre convivieron en paz. 
Osiris, Isis, Horus, Seth...qué historia tan apasionante...

Tras los reyes predinásticos Escorpión y Narmer, Menfis fue fundada por Menes en el 3050 a.C. y consagrada al Dios Ptah. Como primer Faraón de Egipto, inaugura la I Dinastía o tiempo protodinástico. Menfis fue la ciudad más importante de Egipto, su motor económico y capital, hasta la VIII Dinastía en que decayó, aunque luego repuntó en tiempos ramésidas con Horemheb, Seti y Ramsés II

Su posición geográfica era estratégica, pues estaba emplazada en la región donde se unen (o separan) el Bajo y el Alto Egipto, muy cerca del nacimiento del Delta del Nilo. Por ello la ciudad tuvo el gran valor simbólico de representar la unión de los dos países.  

La región menfita fue muy rica en agricultura por el control del agua del Nilo, y sus buenas comunicaciones propiciaron un espectacular crecimiento. Las inhumaciones reales pasaron de estar compartidas con Abidos en las primeras dinastías (allí estaba enterrada la cabeza de Osiris), a celebrarse en su necrópolis. 
El Faraón Djoser Netjery-Khet, segundo soberano de la III Dinastía, fijó la capital en Menfis, por lo que como centro político, económico, religioso y funerario adquirió enorme importancia, como lo atestiguan los numerosos restos arqueológicos, que aún hoy siguen sorprendiéndonos bajo sus arenas.

Acaba así el tiempo protodinástico dando paso al llamado Imperio Antiguo. Con Djoser* y corriendo el año 2668 a.C. comienza el tiempo de las grandes pirámides. 
*(Su nombre de coronación como Horus es Netjery-Khet, que significa "Cuerpo Divino". En las Listas Reales de Saqqara, Abidos y el Cánon de Turín aparece como Djeser. Manetón y Julio Africano lo llaman Tosorthros, y Eusebio de Cesarea lo llamo Sesortros. Zoser es el nombre actual por el que es más conocido)

En el año 2000 a.C. (nuestra simetría histórica), Menfis perdió la capitalidad a favor de Tebas, pero siguió manteniendo su influencia económica, religiosa y simbólica. El protocolo de coronación de los faraones siguió haciéndose en el Templo de Ptah de Menfis. Entre todos sus monumentos destaca la Pirámide Escalonada. Un reto de la Arquitectura y la Ingeniería, en los albores de la civilización egipcia, y que ha llegado hasta nuestros días.

Pirámide Escalonada de Djoser Netjery-Khet 2650 a.C. (Fuente Footage.framepool.com)

Es impresionante cuando se distingue desde lejos.
Parece como si la bruma del arcano protegiera la Gran Pirámide, desafiando el tiempo. Su imponente forma escalonada, con la arena milenaria acumulada, desprende un halo de misterio impenetrable, hablándonos de un mundo desconocido y ajeno al nuestro. 

En contraposición al bullicio turístico multitudinario de Giza, Saqqara es la tierra del vacío, la soledad y el silencio. Sokar, el Dios del Inframundo, está en sus dominios y nos envía un viento abrasador como el fuego, arrojándonos al abismo de tiempos mucho más remotos y desconocidos, más allá de la barrera del 3200 a. C. establecida como límite para el desarrollo de sociedades con organización avanzada, como Sais, Metelis, Buto, Heliópolis, Abidos, Naqada, Nekhen, Hierakompolis, Coptos...que nacieron antes, en los umbrales del 4000 a.C. o incluso más atrás en el tiempo.

¿Cómo es posible que a mediados del tercer milenio antes de Cristo, hubiera una civilización con un corpus político, social, económico, religioso y técnico, tan desarrollado como para construir estas grandiosas obras, en la orilla occidental del Nilo, y en una ciudad como Menfis, bien planificada urbanísticamente, y capaz de albergar una población de medio millón de habitantes? 

Pienso que la sociedad egipcia es más antigua de lo supuesto, y que el mundo de la III, IV y V Dinastías estaba más desarrollada de lo que imaginamos hoy, no hay más que ver la maqueta del conjunto arquitectónico de la Pirámide de Djoser.

¿Que Menfis fue una ciudad próspera, cosmopolita, hermosa e impresionante ?
¿Que el desierto no estaba donde lo vemos ahora, sino bastante más atrás?
¿Que estos grandes complejos arquitectónicos estaban cuidadosamente urbanizados, pavimentados, con paseos, bellos jardines, estanques, etc.? 
Desde mi perspectiva, y tras recorrer el recinto de Saqqara en dos viajes separados 11 años en el tiempo, y conocer el proyecto de conjunto, estas cuestiones tienen respuesta.

Maqueta del Complejo Funerario de Djoser Netjery-Khet 2650 a.C.
Museo Imhotep (Fuente: Amigos del Antiguo Egipto))

Opino que no tiene demasiado sentido construir las Grandes Pirámides de Saqqara, Giza, Abusir, Abu Roash, Dashur, El-List, Meidum, Hawara...sobre la meseta occidental, la del sol poniente asociado a la muerte, estando invadida por las arenas del desierto, con los problemas que ocasionaría de accesos, mantenimiento, limpieza y conservación.  Aunque estamos acostumbrados a la imagen romántica de estas gigantescas ruinas, rotas y abandonadas en el desierto, cuya potencia visual es fuertemente evocadora, opino que la realidad en el tiempo de su construcción debió de ser muy diferente.

En otros parajes ha pasado lo mismo. El implacable paso del tiempo, la acción depredadora de la naturaleza y el hombre, el expolio, destrucción, y aprovechamiento de los materiales abandonados como cantera, han convertido los lugares históricos, que en su día fueron maravillosos e idílicos, en terrenos yermos y desérticos. 
No obstante, imaginarlas perfectas y en entornos urbanizados, quizás sea solo una ilusión producto de mi deformación profesional, o un hermoso sueño personal... 

Tampoco es la primera vez que discuto estas hipótesis en diferentes foros o con algún amigo historiador, sin ponernos de acuerdo, pues la mente del arquitecto, proclive a la idealización, la literatura y la fantasía, se opone a veces al rigor histórico de la realidad actual verificada y contrastada.


Pasaje a la eternidad

Pirámide Escalonada de Djoser Netjery-Khet 2650 a.C. ( Foto Nacho SM)

¡¡¡...Bufff, qué calor...¡¡¡ Y eso que son las 9.00 h de la mañana... Voy a reventar en esta subida...malditos Ducados...tengo que dejar de fumar. Quizás después de las vacaciones...
¡¡¡...Mira... qué buena es esta perspectiva...¡¡¡

Voy a parar a hacer un par de fotos, y dejaré la cámara preparada aunque la lente coja algo de polvo, porque eso de andar abriendo y cerrando es un rollo. Además el equipo fotográfico y la bolsa pesan ladediós. Uno se queda sin maniobra cuando hay que hacer alguna foto, y hay que posar la bolsa en el suelo porque si no, es imposible.

Entre las guías, el bloc de dibujo, la caja de lápices, el agua, los papeles del visado y pasaporte, los dólares, las pesetas, las libras egipcias, las gafas de sol, las de ver, el gorro, el fluflú para los mosquitos y picaduras, el equipo de emergencias (papel higiénico, fortasec...en Egipto la llamada "maldición faraónica" puede asaltar en cualquier momento), la crema de protección para la cabeza, que ni me eché ni me echaré, pues con la sudada que tengo puedo armar una muy gorda...y claro, habrá que pensar en comprar algo, como ayer en Giza: un par de libros o más, recuerdos, un poco de arena, alguna reproducción... en fin que a las Pirámides hay que venir bien equipado.

Accesos a la Pirámide Escalonada de Djoser Netjery-Khet ( Foto Nacho SM)
Puedes haber leído todo sobre Saqqara, textos antiguos, escritos, tesis, biografías de exploradores del s.XIX, vida y obras de Petrie, Mariette, etc...resúmenes de campañas arqueológicas, novelas...que lo imaginado no tiene nada que ver con lo que sientes subiendo hacia la puerta de acceso, con el sudor entrándote por los ojos, quemado por el aire, cegado por la luz y resoplando del esfuerzo, por esa empinada cuesta invadida de restos, escombro arqueológico y arenas de aluvión, arrastradas durante milenios por el viento del desierto. 

En la aproximación se puede apreciar que las dimensiones son descomunales. Un muro de circunvalación de piedra caliza pulida, de más de 10 metros de altura delimita el conjunto formando un rectángulo de 15 hectáreas, o de 544 mt x 277 mt, con apilastramientos y resaltes según el modelo tipológico "fachada de palacio real" de las construcciones de los tiempos protodinásticos, y de las mastabas funerarias de Abidos.

La estructura del muro se articula imitando quizás la muralla que rodeaba Menfis, y simulando disponer de 14 puertas, pero en realidad son todas falsas excepto una, situada en el ángulo Sur-Este por la que se accedió siempre, y también hoy. Una estrecha entrada de apenas un metro de ancho, es el único acceso al recinto.


Puerta de entrada al Complejo Funerario de Djoser Netjery-Khet ( Foto Nacho SM)
Muro de circunvalación y Pirámide Escalonada de Djoser Netjery-Khet ( Foto Nacho SM)
Una vez cruzado el umbral del hueco en el muro y tras atravesar un pequeño patio abierto, se entra en una estrecha y larga galería corredor de más de 50 mt de largo, flanqueada por una doble hilera de 20 columnas fasciculadas de 6,60 mt de altura, que finaliza en un pórtico transversal de 4 dobles columnas, un metro más bajas que las precedentes, unidas por muros de piedra caliza, y que introducen al visitante en el Gran Patio de la Pirámide. Es el espacio columnado cubierto más antiguo del mundo.


Corredor interior de acceso. (Fuente Iteru Travel Services)
Pórtico final de la Galería. (Foto Nacho SM)
 Pórtico final de la Galería. y muro en "Fachada de Palacio" (Foto Nacho SM)
La galería está cubierta con una estructura de hormigón armado a base de losa ligera sustentada por pilares cuadrados, siguiendo la estrategia de reconstrucción interpretada con elementos modernos. Fue ejecutada por el Arquitecto y Arqueólogo francés Jean-Philippe Lauer (1902-2001), que dedicó su vida, desde 1926, a recuperar de las arenas, restaurar, y reconstruir el Conjunto Funerario de Djoser, tal como lo vemos hoy.

Imhotep, el arquitecto de las piedras pulidas...

" ...He caminado siguiendo tus rayos sobre una rampa de luz para ascender hasta Ra...el cielo ha vuelto sólidos los rayos del Sol para que puedan elevarme hasta los ojos de Ra...Han construido una escalera hasta el cielo para que yo pueda alcanzarlo..."  
(Textos de las Pirámides)


Pirámide de Djoser (Fuente: Despiertacordoba.worldpress.com)
La Pirámide Escalonada de Djoser es la primera construcción monumental conocida del mundo ejecutada en bloques de piedra pulida. Su diseño y organización funcional interior, así como la planta general del conjunto funerario, se atribuyen tanto al Faraón como a su Arquitecto Imhotep. El material utilizado fue piedra caliza blanca de las Canteras de Tura, próximas a Menfis, y su brillo provocaba tal admiración en los visitantes, que un grafitti de la XVIII Dinastía lo describe así: "...el escriba Ahmose, hijo de Iptah, vio la Casa de Netjery-Khet como si el cielo estuviera dentro y Ra saliera de él ".

En esta grandiosa obra Djoser, el Osiris Netjery- Khet alcanzó la eternidad, el Arquitecto Imhotep la divinidad, y ambos unidos por el destino, entraron para siempre en el imaginario del mito y la leyenda. Tal es el poder de su Arquitectura.


Gran Patio Complejo Funerario de Djoser. (Foto Nacho SM)

Las tumbas protodinásticas eran macizas, de ladrillo crudo de gran formato, visto o revocado como evolución. Eran construcciones rectangulares y de techo plano, con caras algo inclinadas y grandes pilastras vistas, que servían de contrafuertes para contrarrestar los empujes. La técnica constructiva de aquel tiempo era la misma para los muros de las fachadas de los edificios nobles, o palacios, que para las tumbas reales aunque estas fueran construcciones macizas. Ello facilitó la identificación de la casa en la muerte, con la prolongación de la casa en vida. De ahí nace la definición de "Fachada de Palacio"  
Esta construcción se llama "Mastaba".

La primera evolución es con Djoser e Imhotep, III Dinastía - 2650 a.C. en Saqqara.
El conjunto funerario se plantea como residencia más allá de la vida. Su muro exterior de circunvalación, construido en "Fachada de Palacio" hereda la tradición protodinástica aunque se construye, como novedad, en piedra caliza lisa de Tura. En el interior del complejo funerario se desarrollan una serie de funciones y edificios asociados. 
Entre ellos el principal: la Tumba Pirámide.


Sección Sur-Norte de la Pirámide de Djoser, según el Arquitecto Jean-Philppe Lauer

Se pueden establecer 3 fases diferenciadas en su construcción.  
En un principio la tumba fue una gran mastaba plana de piedra pulida, con la cámara funeraria en pozo vertical siguiendo el modelo protodinástico. Posteriormente se amplió a los cuatro lados y se elevó convirtiéndose en una pirámide de cuatro gradas que se podrían considerar como cuatro mastabas superpuestas a modo de escalera. Finalmente, y en sorprendente decisión, se volvió a ampliar hacia el Norte y Oeste, a más del doble de volumen, para formar una Gran Pirámide Escalonada de seis gradas. 
( Ver dibujo de la sección original de JP Lauer).

Desaparece la referencia a la "casa-tumba" de la mastaba original, y nace la primera pirámide escalonada de piedra caliza pulida, como metáfora de escalera de ascensión al cielo del Ba, o alma del difunto. 
Este fantástico proceso, que también conllevó una intrincada y laberíntica red interior de pozos, corredores, galerías, salas, cámaras de bloqueo, cámaras funerarias de príncipes y princesas, almacenes, etc... se dio durante los 20 años de su construcción. 

El siguiente paso evolutivo de la Arquitectura Funeraria fue la pirámide de caras lisas, que se inicia 100 años después, en la IV Dinastía, con la Pirámide de Snofru en Maidum, de las que son paradigma las 3 Pirámides de Giza de Keops, Kefren y Micerinos.

En la actualidad están registradas unas 120 pirámides en la orilla occidental del Nilo, desde Giza hasta El Fayum, de las que 46 pertenecen a faraones, según la lista del historiador y egiptólogo Dr. Jose Miguel Parra. El resto son pirámides satélite, las que aún están sin localizar o las completamente destruidas. 
La Pirámide Escalonada de Saqqara es la primera de todas. 


Estatua sedente de Djoser Netjery-Khet . Museo Egipcio El Cairo.
Complejo Funerario de Saqqara
Quedé impresionado la primera vez que vi el rostro primitivo, fiero, amenazador pero magnífico del Faraón Djoser. Está en la entrada del Museo Egipcio de El Cairo. En origen esta estatua sedente, de tamaño natural, estaba en el interior del Serdab de la pirámide, pero ahora ha sido sustituida por una réplica exacta. Con el manto del Heb-Sed, tocado plisado Nemes y perilla azules casi negro, la cara maquillada en color ocre rojizo, de perfil felino, duras facciones, pequeño bigote negro y gruesos labios de aspecto nubio, casi africano, nos hablan de un mundo primitivo perdido en el tiempo. 
El talante rígido, solemne, hierático y autoritario con mirada fija al frente, expresan poder y convicción en un destino. Sus ojos, arrancados en la antigüedad, y que sin duda fueron de extremo realismo, tallados en cristal de roca y cuarzo, tuvieron que causar una honda impresión en quien los mirase. 

Un destino unido al del genial Imhotep : "el que llega en paz", Sabio, Médico, Arquitecto, Mago, Conocedor de los Números Sagrados, la Geometría y la Aritmética, Astrónomo, Sumo Sacerdote de Heliópolis, Tesorero del Rey del Bajo Egipto, Primero después del Rey del Alto Egipto, el Dos veces adorado, el Hijo de Ptah y de Nut, la voz de Thot, Jefe de la Justicia de Maat, el Mayor de los Videntes, Patrono de los Escribas y una infinidad de atributos más... fue elevado al rango divino mil años después, en el Imperio Nuevo. Su fama y culto trascendieron fronteras y mares. De nombre griego Imouthes fue asimilado a Asclepios, y por los romanos a Esculapio.


Imhotep ( Periodo Ptolemaico). The Art Institute of Chicago

"...Te saludo divino Imhotep, hijo de Ptah. Los hombres te aplauden y las mujeres te adoran. Todos exaltan tu bondad para que les cures. Te traen ofrendas y regalos. Te profieren alabanzas. Que ingieras cerveza con tus hermanos los viejos dioses, y alimenta luego a los espíritus rectos"
( Inscripción del Templo de Karnak-Tebas)

La Casa de Eternidad del Osiris Netjery-Khet
2650 a.C. III Dinastía - Imperio Antiguo.
Saqqara-Menfis. 
Arquitecto: Imhotep


Complejo Funerario de Djoser Netjery-Khet.
(Sobre recreación de Sofía Saez- Instituto Uruguayo de Egiptología) 
  1) Entrada al Complejo Funerario. Columnata
  2) Muro de circunvalación en "Fachada de Palacio"
  3) Gran Patio Central
  4) Tumba Sur y Muro de cobras
  5) Pirámide Escalonada
  6) Templo T, Capillas y Patio del Heb-Sed
  7) Casa del Sur
  8) Casa del Norte
  9) Patio del Serdab
10) Templo Funerario y Entrada a la Pirámide
11) Patio Norte


Gran Patio, Pirámide y Templo T (Fuente Iteru Travel Services)  

Las reconstrucciones acometidas por el Arquitecto francés J.P. Lauer han permitido darnos una somera idea de las diferentes edificaciones que componen la arquitectura general del Conjunto Funerario. Hay que tener en cuenta que las construcciones faraónicas de la orilla occidental y la antigua Menfis, fueron utilizadas como cantera de materiales para la ciudad de El Cairo, y principalmente para la construcción de sus palacios y mezquitas, por lo que los restos actuales, arruinados y desprovistos de su identidad arquitectónica, hacen irreconocible la grandeza original.
En el centro del lateral Sur Este del Gran Patio, en posición predominante, se levanta una curiosa construcción, que él mismo denominó como "Templo T".

Gran Patio y Templo T. (Foto: Nacho SM) 
Templo T. (Foto: Nacho SM) 
La función del Templo T se ha venido asociando a la celebración del Festival Heb-Sed, también llamado Jubileo Real. Un conjunto de rituales que conmemoraba durante una semana, a principios del invierno, la renovación del poder del Faraón tras 30 años de reinado. Una vez celebrado el primero, se repetía cada 3/4 años. 

No obstante, y dada la larga duración del período, a la que no llegaban todos los faraones, durante las XVIII, XIX y XX Dinastías del Imperio Nuevo, éstos vieron en los festivales del Heb-Sed, o Jubileo Real, la oportunidad propagandística de la confirmación de su poder, abreviando considerablemente los plazos a unos pocos años de reinado. 
Su origen está en los tiempos remotos predinásticos, y probablemente anteriores.

Pese a la documentación existente, y los estudios realizados por eminentes egiptólogos, el desarrollo de los rituales Heb-Sed es bastante desconocido, y sujeto a interpretaciones. Parece ser que el reinado de Osiris fue de 30 días, que extrapolado a la vida humana sería un periodo de 30 años, tras el cual el Faraón debía de someterse al ritual de renacer con energías renovadas para seguir reinando. No obstante la ubicación del Templo T en el patio, parece estar asociado a un estrado, kiosko o pabellón de autoridades, donde se situaría el Faraón y la Familia real, o la estatua de su Ka, si ya hubiera fallecido, presidiendo los distintos rituales o espectáculos del Gran Patio Sur.

Quizás también habría que especular que, en este Gran Patio se celebrasen, además de Jubileos Reales, otro tipo de actividades, espectáculos y actos públicos a lo largo del Imperio Antiguo, no necesariamente asociados a glorificar en concreto la figura del Faraón Djoser, pues puede haber coincidencia entre la terminación de la obra y el final de la vida del Faraón. Podemos interpretar que sus sucesores pudieron utilizarlo para sus propios actos, o fiestas.
  
Hay que tener en cuenta que el recinto funerario no se clausura con la muerte del Faraón, permaneciendo abierto al público, como demuestra la inexistencia de puertas de cierre. Para los egipcios, los conjuntos solares y funerarios piramidales del Imperio Antiguo, al igual que los "Templos de Millones de Años" de Tebas, previos al  Valle de los Reyes, son palacios de vida eterna, y como tal reciben con hospitalidad a sus visitantes. También hay que tener presente que en el antiguo Egipto se celebraban más de cien festividades anuales de carácter religioso o civil, que requerían de espacios adecuados para los rituales colectivos: desfiles, celebraciones multitudinarias, etc.
  
Templo T. (Foto: Nacho SM) 

En su parte posterior Oeste están las denominadas Capillas y Patio Heb-Sed
De forma rectangular y paralelo al Gran Patio, está flanqueado en sus lados Este y Oeste por dos series de 12 y 13 capillas, algunas de ellas reconstruidas por Lauer a partir de restos originales. Se trata de edificios ficticios independientes entre sí, sin espacios interiores funcionales, escenarios que solamente tienen portada. Tienen un acceso en zig zag, paralelo a la fachada que va salvando la altura, disponiendo de un mínimo santuario en cota del patio. Algunas, sin explicación aparente, disponen de un nicho exterior descentrado para alojar, supuestamente, la estatua del Ka del Faraón, a fin de representar eternamente su Heb-Sed.


Capillas Heb-Sed. (Foto: Nacho SM) 
Capillas tipo 2 Heb-Sed. (Foto: Nacho SM) 

Las fachadas de las capillas son de tres tipos: 1) Las lineales adinteladas de cubierta plana, con remate de bocel semicircular toroidal en sus aristas perimetrales. Están ubicadas en los extremos y centro del patio. 2) Las de cubierta curvada simulando bóveda rebajada, con alero de sección rectangular de coronación, grandes pilastras rectangulares de esquina y tres finas semicolumnas adosadas, acanaladas, con capiteles perforados, para alojar probablemente, banderas o pendolones, y 3) Las de coronación curvada y fachada lisa, más estrechas y con imposta de bocel en esquinas y curva superior suplementada con un peto curvado o cresta, de ángulo abierto en los remates.

Los tres modelos han sido reconstruidos por Lauer en diferentes ángulos del Patio. 
La diferencia entre ellas parece deberse a que representan las arquitecturas construidas en madera, de los antiguos santuarios protodinásticos del Alto y Bajo Egipto.  

Capillas tipo 3 Heb-Sed. (Foto: Nacho SM) 

En otro lateral del Patio aparecen una serie de columnas cariátides antropomórficas sin terminar, representando al Faraón Djoser, y cuyo emplazamiento original se desconoce.

Cariátides de Djoser. (Foto: Nacho SM)

Un poco más allá, en el mismo lateral del Patio Heb-Sed, y tomando la dirección norte nos encontramos con las llamadas "Casa del Sur" y "Casa del Norte". 
Cada una, con su patio delantero cerrado e independientes en origen, representan el Alto y Bajo Egipto respectivamente, países unificados bajo el Faraón Djoser.


Casa del Norte. (Foto: Nacho SM)
Casa del Sur. (Foto: Nacho SM)

Por su proximidad, debían de tener alguna relación con la celebración del Heb-Sed. 
Quizás allí recibía los tributos, tras la renovación como Faraón del Alto y Bajo Egipto. 
Su acceso sería a través del lateral Este de la pirámide, y con sus recintos protegidos por los correspondientes muros de los que quedan unos vestigios, reconstruidos por Lauer.

La "Casa del Sur", construcción ficticia que simula tipos arquitectónicos protodinásticos al igual que las capillas anteriores, fue reconstruida parcialmente con restos originales. 
Dispone de un muro liso de contención, de piedra caliza pulida, con arquitrabe a base de un friso Kheker, una solución decorativa para las partes altas de los muros que representa ramos de plantas de loto unidas y atadas con nudos. A los lados de la puerta tiene dos columnas acanaladas, coronadas con capiteles de flor de loto, simbolizando el Alto Egipto. Su interior es un espacio vacío con tres cámaras, e inscripciones en hierático, grabadas por los visitantes del Imperio Nuevo, y que mencionan al Faraón como Osiris Netjery-Khet.

La "Casa del Norte" es una construcción similar, pero sus columnas tienen los capiteles papiriformes del Bajo Egipto, como se puede apreciar en los restos del patio delantero.

Ambas construcciones tendrían una altura aproximada de 12 mt, por lo que serían muy esbeltas, con sus finas columnas policromadas en negro, blanco y rojo, terminadas en elegantes capiteles imitando hojas, y su coronación curvada con alero imposta recto, según la tipología 2 de las capillas del Patio del Heb-Sed

En la cara norte de la pirámide se encuentra un pequeño patio con la cámara del Serdab, descubierta en 1924 por Cecil Firth. Es una construcción complementaria propia de las mastabas y pirámides del Imperio Antiguo. No tiene acceso, y en su angosto interior, cúbico y cerrado estaba la impresionante estatua policromada que se conserva en la entrada del Museo Egipcio de El Cairo. Hoy podemos admirar in situ una réplica idéntica. 

Se trata del Ka del Osiris Netjery-Khet. La fuerza vital de su inmortalidad. 
La fachada del Serdab dispone de 2 mínimos orificios por los que el Ka de Djoser puede establecer contacto y salir al mundo exterior de los vivos. En su interior contenía inscripciones jeroglíficas mencionando a Imhotep como Arquitecto del conjunto funerario. 

Su fachada, de piedra caliza pulida de Tura, tiene una inclinación de 17º, la misma de las caras de la pirámide. Estaría integrada en la fachada del primer escalón, por lo que podemos hacernos una idea del material sustraído como cantera para otras construcciones, viendo el hueco existente hasta el núcleo pétreo actual, parcialmente desmoronado.

Serdab y estatua del Ka. (Foto izqda: Wikipedia. Foto dcha: Jon Bodsworth-Wikimedia)

El Templo Funerario y el acceso a las cámaras subterráneas sepulcrales de la pirámide se encuentran en su cara Norte, concepto que fue modificado en las pirámides posteriores, ubicando este equipamiento en la Cara Este. 
Los extensos vestigios arquitectónicos dan testimonio de la grandeza de este templo. El trazado de sus restos nos indica que es un edificio con un complejo programa funcional duplicado, disponiendo de largos recorridos internos, patios, estancias, salas de abluciones dobles, y guardando una cierta simetría, quizás debida a usos separados, pero comunicados en sus zonas abiertas centrales, aludiendo a singularidad diferenciada de los Dos Países Alto y Bajo Egipto.
  
Templo funerario Norte. (Foto: Nacho SM)

La Pirámide de Djoser

Entrada a la Pirámide. (Foto: Nacho SM)
En ninguna de las dos ocasiones que estuve en Saqqara (1988 y 1999), pude entrar en el interior de la pirámide. Un laberinto de galerías y pozos que cuesta entender. 
Recuerdo que un buen amigo me decía: "...cuando vas a Egipto, no regresas nunca"
Y tenía razón: a partir de aquel viaje de 1988 no paré de leer libros, textos, revistas y novelas sobre el Antiguo Egipto, y poco a poco fui comprendiendo el laberinto interno de la Pirámide de Djoser, y todos los misterios que aún encierra.

Pero la mole de esta Gran Pirámide Escalonada, que defiende su estabilidad como puede desafiando al tiempo, impresiona cuando estás a sus pies. Parece que se va a desmoronar en cualquier momento. De sus dimensiones actuales habría que añadir una línea virtual de 3/4 mt, por cada lado, y más en la base, que es el volumen de piedra que falta, por haber sido sustraído como cantera: revestimiento pulido, primeras capas de piedra y todos los pavimentos exteriores. Es decir que vemos una pirámide mermada en un 10/15 % de su volumen teórico inicial.


Pirámide de Djoser. (Foto: Nacho SM)
Su construcción tiene tres fases principales:
1) Mastaba, una construcción maciza de piedra caliza, de planta cuadrada de 63 mt de lado y 8,50 mt de altura construida sobre un gigantesco pozo central cuadrado de 9 mt de lado, y 28 mt de profundidad, donde se encontraba la cámara sepulcral y una red de galerías destinadas al ajuar funerario. En una fase posterior pudieron añadirse 11 pozos de 32 mt de profundidad, que finalizaban en largas galerías horizontales que van desde los 30 mt hasta 60 mt de longitud. Estaban destinadas a incorporar a la mastaba inicial las sepulturas de la Familia Real: esposas, hijas e hijos y sus correspondientes almacenes. 
Cuestión que obligó a ensancharla hacia el Este.

2) Una pequeña ampliación de 4 mt en todo su perímetro permitió acometer una segunda e importante ampliación: una elevación de cuatro escalones o mastabas superpuestas en disminución, simulando una escalera hacia el cielo. La nueva construcción alcanzó una altura total de 40 mt, con unas dimensiones en planta Este/Oeste x Norte/Sur de 79 mt x 70 mt. pasando a tener una proporción rectangular. Nacía así la primera pirámide escalonada de la Historia de la Arquitectura.

3) Pero no satisfecho el Faraón, una inexplicada decisión motivó el extraordinario aumento de las dimensiones generales de la pirámide tanto en planta como en altura, pasando a tener seis escalones, con una altura total de 63 mt, y unas medidas Este/Oeste x Norte/Sur de 125 mt x 109 mt. Finalizada, se aplicó el revestimiento de piedra caliza blanca pulida de Tura a toda la construcción.
A su alrededor se fueron construyendo todas las edificaciones que componen el conjunto.

Ampliación de la Mastaba inicial Cara Este. (Foto: Nacho SM)
Ampliación de la Mastaba inicial Cara Sur. (Foto: Nacho SM)
Las tres fases de su construcción han dejado su huella con claridad, evidenciando que las ampliaciones en arquitectura nunca han sido fáciles, y ni el mismísimo Imhotep estuvo libre de la improvisación y el apaño, que a lo largo de los siglos se ha disimulado siempre con los revestimientos finales. Siempre dije que ahí es donde se ve la sabiduría y pericia de los grandes arquitectos. 

Analizando la construcción, he visto el trabajo ingente de un gran arquitecto, no tan divino como humano. Cercano a sus "colegas" contemporáneos, aunque fuera en el 2650 a.C., y a los problemas que se sufren diariamente en casi todas las obras, al arbitrio de los caprichosos clientes, y resolviendo las incidencias sobre la marcha, a base de ingenio, toma de grandes decisiones y tirando para adelante. 

Me imagino la cara que puso el arquitecto al escuchar "...la quiero mucho mayor, que se vea bien desde lejos, y mucho más alta... como para subir al cielo."
Dos plantas más y el doble de ancho...¿Quién dijo miedo...?

Esquina Sur - Este de la Pirámide de Djoser. (Foto: Nacho SM)
Cara Sur de la Pirámide de Djoser. (Foto: Nacho SM)
Esquina Sur - Oeste de la Pirámide de Djoser. (Foto: Nacho SM)
- No te acerques tanto Nacho, a ver si te va a caer una piedra encima, que están de mírame y no me toques...- me decían, cuando hacía estas fotos por aquellos años...
- ¡¡¡ Tranquilos todos... ¿cómo se va a caer una piedra precisamente ahora, si lleva así casi cincuenta siglos...?  ¡¡¡ Además lo hizo Imhotep, que no era un arquitecto cualquiera. Esto no se caerá en la vida...¡¡¡ - gritaba feliz y sudoroso desde la fachada.


Pozos y galerías


Entrada Saíta XXVI Dinastía. (Foto: Nacho SM)
Se sabe que la pirámide fue violada, con probabilidad en el Primer Período Intermedio, unos 500 años después de su construcción. Más tarde en la XXVI Dinastía, período Saíta s.VII/VI a.C. se abrió una entrada en el Gran Patio, próxima a la cara Sur de la pirámide. Entrada que desemboca en el gran pozo central. ( En color verde en el esquema axonométrico inferior, de Franck Monnier).

Izqda. Sección y Planta (Fuente: StrudyBlue.com-Ancient Egypt) 
Dcha. Axonométrica (Fuente: Dibujo de Franck Monnier)


La pirámide tuvo una primera entrada, en la cara Norte, en su fase inicial como Mastaba. Más tarde, y debido a la ampliación como pirámide escalonada, en su tercera fase, se hizo una nueva entrada ( ver fotografía y sección) que enlaza con la inicial a través de una galería horizontal subterránea, y que es la que se utiliza hoy, cuando dan permiso. 
En tiempo saíta se practicó una entrada por el sur ( ver fotografía) que conduce directamente hacia el pozo central. Este túnel fue entibado por los saítas, con columnas de madera y vigas procedentes de las propias edificaciones del complejo funerario, por lo que su estabilidad fue siempre precaria. 

El pozo estaba completamente relleno de piedras, arena y escombro, siendo vaciado en esta operación. En su cota más baja, a 28 mt de profundidad, se encuentra una cámara revestida con grandes sillares de granito rosa de Asuán, donde se aloja el sarcófago de Djoser. Dicha cámara está protegida con grandes losas, y cerrada con un gran cilindro de granito, que hace de tapón bloqueando el acceso.

De las paredes de la cámara sepulcral, arranca en las cuatro direcciones una laberíntica red de galerías horizontales que a veces se conectan entre sí, y que desembocan a su vez en otras cámaras decoradas con la célebre loza o fayenza verde azulada, color llamado "azul egipcio", en alusión a los frescos colores de las riberas del Nilo y del Delta. Una composición horizontal y vertical en mosaico, rematada en arco rebajado sustentado por pilares sagrados Dyed, que representan la estabilidad del poder faraónico. Un símbolo de gran importancia en Menfis, asociado a la unión entre Osiris, Ptah y Sokar. 

De estas cámaras nacen nuevas galerías y pasillos, que se van bifurcando y extendiendo, como si colonizarán el subsuelo en su cota más profunda ( ver planta). Esta red conforma las dependencias del ajuar funerario de la tumba real, habiendo sido encontrados sarcófagos, con restos momificados, vasijas de piedra, de alabastro, etc, y algunas con inscripciones de faraones de tiempos protodinásticos.

Paneles decorados en fayenza azul y verde. (Fuente: National Geographic)
En los fondos de algunas galerías aparecen relieves del faraón, practicando las carreras rituales relacionados con la celebración del Jubileo Real o Heb-Sed.

Relieve de la Carrera ritual Heb-Sed (Fuente: Quadernsdigital.net)

Una vez cerrado el pozo, esta red de galerías quedaba aislada, por lo que tuvieron que perforar otras nuevas y angostas ascendentes, hasta configurar un auténtico laberinto. 

Pero lo más sorprendente son los 11 pozos de 32 mt de profundidad y que, en recorrido horizontal Este/Oeste avanzan entre 30 mt y 60 mt de longitud, pasando algunos de ellos 4 mt por debajo de la red de galerías vinculadas a la cámara funeraria del Faraón Djoser
Lo que hace pensar en un hipotético origen anterior a la pirámide escalonada. 

Son estrechas y angostas, con un hueco de paso útil libre +/- de 1,50 mt. Algunas tienen en su extremo final una cámara cúbica de desahogo de +/- 3 mt. Las de la zona norte están comunicadas entre sí por una galería transversal elevada. Aunque algunas conservan restos de sarcófagos, restos anatómicos momificados, vasijas, etc, la existencia de estos pozos siguen siendo un misterio abierto a todo tipo de conjeturas.

Tierras de Sokar. Necrópolis de Saqqara. (Foto: Nacho SM)
¡¡¡ Cuantas sorpresas guardarán estas montañas de arena y escombros ...¡¡¡
Las Tierras de Sokar, el dios del inframundo, de la oscuridad y la muerte, custodia sus milenarios secretos, que poco a poco y con gran esfuerzo están desvelando pacientemente los arqueólogos de medio mundo, en sus campañas de excavación. 

Subí a la duna Oeste, me agaché y cogí un puñado de arena que dejé escurrir entre los dedos mientras miraba este solitario y silencioso horizonte, salpicado de restos murarios, de pequeñas pirámides desmoronadas y de misteriosos agujeros en el suelo, mientras el aire me quemaba la cara... 
Fue una sensación difícil de describir, pero que quise atrapar como un tesoro, para poder contártela luego a ti, amigo lector, y a todos los que me quieran escuchar. 

Las arenas ardientes de Saqqara son como el borde de esos gigantescos pozos. Uno percibe aquí, más que en ningún otro lugar de Egipto, el vértigo de la Historia, el mareo de los siglos. Qué razón tenía aquel árabe de Giza...Es como asomarse a un mundo desconocido, al abismo del tiempo...

Y la Tumba Sur...

Tumba Sur. Necrópolis de Saqqara. (Foto: Nacho SM)
Frente a la pirámide y en el lado opuesto del Gran Patio se encuentra la construcción más enigmática del conjunto: la Tumba Sur. Consta de dos cuerpos formando una L, y delimitados por un muro en "Fachada de Palacio". Está coronada, en toda su longitud, por un friso de cabezas de cobra Uraeus, que representan a Uadyet, la serpiente sagrada de Buto, la ciudad protodinástica del Bajo Egipto, que llevaban los faraones en la frente, como diadema distintiva de la realeza.

Friso de Uraeus. Tumba Sur. (Foto: Mstyslav Chernov-Wikimedia)
Friso de Uraeus. Tumba Sur. (Foto: Iteru Travel Services)
De todo se ha especulado sobre esta construcción : Tumba del Osiris Netjery-Khet, Tumba de sus vísceras en Vasos Canópicos, Tumba del Ka de Djoser, Tumba ritual para el Festival Heb-Sed, incluso algunos historiadores dicen que se trata de una Tumba Real de la II Dinastía, ya que tiene todas sus características, pero de grandes proporciones. 
Y que ya estaba allí antes de Djoser... 

Pero lo más misterioso es su gigantesco pozo cuadrado de 9 mt de lado, y 28 mt de profundidad, idéntico al existente en el interior de la pirámide, al que no pudimos acceder. 
Asomarse a este pozo a plena luz del día, y mirar hacia el oscuro fondo de su abismo, que parece la boca de Sokar, produce vértigo, inquietud, desasosiego y una extraña sensación de no entender nada... de pertenecer a un mundo demasiado antiguo.

Tumba Sur. (Fotografía esférica: Nic Burger)
Tumba Sur. (Fotografía esférica: Nic Burger)
Tumba Sur y Pozo. (Fotografía esférica: Nic Burger)
Pozo Tumba Sur. (Fotografía esférica: Nic Burger)
Al igual que en la Pirámide Escalonada, en el foso se encuentra una cámara sepulcral revestida en granito rosa de Asuán, de la que parten dos series de galerías con estancias en distribución de peine, al Norte y al Sur de la cámara, perfectamente terminadas y dispuestas para diferentes usos. Algunas tienen elementos de decoración en fayenza de plaquetas azules, estelas e inscripciones con el nombre de Netjery-Khet
El volumen en L, adosado al pozo, con su frente en "fachada de palacio", y que tiene como coronación el friso de las uraeus, es en realidad el templo funerario de la Tumba. Una construcción maciza con una terraza a la que se puede acceder por una escalera. 

Como siempre sucede en estos casos la entrada, situada el extremo Oeste, es una larga y angosta galería descendente escalonada, no accesible para el turismo.

Es evidente el interés de esta gran tumba, pero resulta chocante la presencia de estos grigantescos pozos y su intrincada red de galerías subterráneas. Además de los dos principales de la Pirámide y la Tumba Sur, más los 11 auxiliares, hay otro similar en la vecina Pirámide de Unas (V Dinastía), y no habría que descartar más posibles pozos ocultos baja las arenas de Saqqara.
Obedece a una extraña práctica ritual perforar un pozo de semejantes dimensiones, en un sustrato rocoso, con tanto esfuerzo constructivo, para terminar rellenándolo luego con tongadas de piedras y arena. Aunque parezca ofrecer la máxima garantía ante los saqueadores de tumbas, no tiene demasiada racionalidad constructiva.

¿Sería posible que estos pozos ya existieran desde tiempos protodinásticos, y antes de la construcción de la Pirámide Escalonada, y por tanto de la inhumación de Djoser?
¿Que estos pozos tuvieran alguna relación con las festividades Heb-Sed, que ya venían celebrando allí anteriores faraones de la I y II Dinastía? 
¿Y que Imhotep hubiera edificado el gran complejo funerario de Saqqara, por encargo de su amado Horus Netjery-Khet, encima de ellos, y por alguna desconocida razón? 

Demasiadas preguntas cuyas inciertas respuestas abren nuevos interrogantes, máxime al saber que Djoser tiene otra tumba en Bet Jalaf, Abidos.

Saqqara 
Año 1999 d.C. Segundo viaje a Egipto

¿No habrá un sitio a la sombra donde pueda dibujar un rato...?
Nada... y además va a tener que ser de pie. Menos mal que son las seis de la tarde y el sol no quema tanto, porque hace un par de horas hubiera sido imposible.
Creo que el mejor sitio es en el Patio del Heb-Sed. Por lo menos el dibujo podrá ser más completo si meto esas dos capillas, y además tapan bastante la pirámide que es lo peor para dibujar al estar tan rota...
.....................
Bien...éste es un buen sitio. Vamos allá.
Bueno Imhotep, aquí estoy... 
Tú sabrás cuantos estudiantes de arquitectura y arquitectos, de todos los tiempos, habremos pasado por aquí a dibujar tu obra maestra.
¿Quién te lo iba a decir, verdad?... que después de... a ver...déjame echar la cuenta...2.650+1.999 = 4.649 años alguien iba a estar haciendo un apunte a lápiz de tu obra, aquí lleno de polvo hasta las orejas y con una sudada de no te menees...
Pero así es esta vocación de la Arquitectura. 
Ya sabes... madrugando, viéndolo todo, sudando, cruzando el mundo para ver edificios que a tus acompañantes les parecen horrorosos, haciéndoles fotos desde todos los ángulos, dibujándolos...
Pero no te quejes que aquí, con esta pirámide, tuviste un buen cliente y no te ha ido nada mal. Aunque eso sí, un poco caprichoso el faraón. Te contaré que ahora los clientes son iguales, no se aclaran, no entienden los planos, les hacen caso al primero que pasa por ahí antes que a su arquitecto.
¿Así que le parecía pequeña la pirámide, eh...? Y de ese pozo... ¿qué dijo?

Haré un dibujo rápido. Ahora tenemos unos lápices de grafito muy buenos. Es un carbón muy duro. Pero el truco del buen dibujante es no apoyar la mano nunca sobre el papel, y empezar a dibujar desde el lado izquierdo hacia la derecha, para no mancharlo todo de carbonilla. Ahh...y no usar la goma de borrar...¿a que no lo sabías?...Jajaja..¡¡¡ los tiempos han cambiado bastante, Imhotep...¡¡¡ 
Ya verás cómo te gusta el dibujo que voy a hacer de tu obra. 
Lo haré rápido porque hace mucho calor, y además me están esperando...
Vamos allá...

Pirámide de Djoser. Dibujo a lápiz 32x46 cm. Papel Canson. 1999. (Autor: Nacho SM)